miércoles, 27 de octubre de 2010

Un libro para mi primo: Tom Waits. La coz cantante

De casa al trabajo tengo un trayecto en metro de apenas 15 minutos. Me gusta aprovechar ese tiempo para leer. Y debería dedicarme a uno de esos tochos que tengo acumulados para una posible oposición. Pero la cabra tira al monte y al final siempre termino llevándome algún libro de cine o música. Esta mañana el elegido ha sido Tom Waits, la coz cantante. Biografía en dos actos de Barney Hoskyns. Y lo he hecho sabiendo que no lo iba a tener para mi trayecto de vuelta.

El caso es que este libro me lo regaló Susana hace unos cuantos meses. Y a pesar de arder en deseos de tenerlo por una razón u otra todavía no le había hincado el diente. A veces pasan estas cosas. Deseas algo con fuerza y cuando lo tienes en tus manos lo vas posponiendo por circunstancias diversas.


En junio cuando estuve con mi primo en el Azkena Rock Festival le comenté que para su cumpleaños le iba a regalar este libro. Eso fue en agosto y todavía no se lo he enviado. Ole mis huevos!!! Un par de veces fui a la FNAC a comprarlo y estaba agotado. Así que el final decidí que le mandaría el mío (en perfecto estado, soy cutre pero no tanto) en cuanto Susana se lo terminase de leer. Tarea ardua, no porque Susana no tuviese ganas de leerlo sino porque con dos criaturas el tiempo escasea.


Asi que hoy sin falta voy a Correos que lo tengo aquí al lado del trabajo y se lo mandó. No sin antes comentar que me ha dado tiempo a leer el prologo lo que ha multiplicado por mil las ganas que tenía de leerlo. El autor nos explica en esas primeras páginas por qué terminó escribiendo una biografía sobre un tipo que no quería que contasen nada sobre él. Admite que ese hecho no le ha frenado pero le ha hecho cuestionarse algunas cosas. Esa fascinación que tenemos algunos además de por la obra por la vida del artista en cuestión. Qué es real y qué inventado. Y qué importancia tiene si es inventado.

Al fin y al cabo como dice el propio Tom Waits: “ No se si la sinceridad es importante en el mundo del espectáculo. A la gente no le importa si le estas contanto la verdad o no, solo quieren que les digan algo que no sepan. Hazme llorar o hazme reir, da igual. Si estas viendo una película muy mala y alguien te dice “esta es una historia real, sabes? ¿Hace eso que la película sea mejor? La verdad es que no. Sigue siendo una mala película". Un crack, Tom Waits.

4 comentarios:

manel dijo...

Estupendo libro, antes yo también usaba esos trayectos para leer pero ahora con los ipods , Mp 3 y compañía voy escuchando música...Saludos.

jaytowerr dijo...

Yo meleí elotro,pero algún día,cuando ordene mi vida me lo leeré

Saludos

jipi dijo...

Yo creo que el interes por la vida de los artistas es totalmente natural y lo antinatural es precisamente lo contrario, el interes exclusivo por la obra sin importar la evolución personal de su creador o el contexto histórico en el que se ha desarrollado.

El arte en general puede pero no tiene por que disfrutarse solo a un nivel sensorial. También puede disfrutarse a un nivel intelectual (aunque a veces son niveles incompatibles).

El caso es que resultaría bastante raro encontrar un amante por ejemplo de la pintura de Rafael que no sin ningún interes por El Renacimiento o de Picasso que no supiera nada de las Vanguardias, pero es bastante natural encontrar personas que escuchan música pop, rock... sin ningún interes en quien como y donde se creó esa música.

En cuanto a si la sinceridad es importante en el mundo del espectáculo pues claro que no ¿quién ha dicho lo contrario? pero fuera de él si que lo es. Si sabes que en una película muy mala se cuenta una historia real no por ello va a ser mejor pero tu percepción de ella va a cambiar sobre todo si la historia que cuenta te resulta cercana.

ander dijo...

la verdad, tiene que ser interesante la vida de este tipo, cargada de anecdotas y situaciones rockambolescas imagino
rock on