martes, 1 de marzo de 2011

Social Distortion. Hard times and Nursery rhymes

Hace unas tres semanas mi amigo Grushecky me pasó una copia de Hard times and Nursery rhymes de Social Distortion unos de los discos que más ganas tenía de escuchar en los últimos años. Mike Ness no es precisamente prolífico y pasan unos cuantos años entre cada lanzamiento. Lo cogí con ganas, con muchas ganas, hasta quemarlo. Las expectativas eran altas y la primera escucha invitaba a seguir y seguir… Tal sea vez uno de los discos más accesibles de esta banda, de esos que entran a la primera. Un fogonazo irresistible. Luego lo he dejado de escuchar una semana( ha surgido así) y he empezado de nuevo esta y mis conclusiones no difieren demasiado de las impresiones iniciales.

Escucho a una banda siguiendo su camino con una coherencia admirable. Todo arranca con Hank Williams y Johnny Cash como le gusta siempre decir a Ness. Para este grupo las influencias siempre han estado bien marcadas. No hay que esconderse. Están en la contraportada del Cheating at solitaire. Hay que disponer de las suficientes canciones e historias que contar. Y el amigo Mike Ness dispone de ambas. La temática es la habitual, ¿Y?. También lo suele ser en Woody Allen o Paul Auster y cuando las musas les rondan con acierto para mi son irresitibles. Las esperas merecen la pena cuando en tu equipo de música suenan maravillas como California (Hustle and Flow), Diamond in the rough, Machine gun blues, Bakersfield o Can´t take it with you.

Hay algunos matices nuevos o al menos no escuchados anteriormente en ningún disco de Social Distortion , como los maravillosos coros femeninos con un toque góspel de California (Hustle and Flow) y de Can´t take it with you y algunas canciones que explotan una vena más melódica, incluso pop como Far Side of Nowhere o Writing on the wall. En el primer caso con resultado brillante en el segundo no tanto. La versión de Alone and Forsaken de Hank Williams encaja perfectamente en un disco que se abre con otra curiosidad una instrumental perfecta para calentar el ambiente, Road Zombie. Los temas que menos me convencen son Writing on the Wall y Still Alive, a ambos como diría un buen amigo les falta punch pero en el camino Ness me ha dejado las suficientes canciones para que revoloteen por mi cabeza una buena temporada y vuelvan cuando menos te los esperes como clásicos.



3 comentarios:

Anónimo dijo...

bueno,parece que no te menti no??
Para mi es uno de sus mejores discos,por que es muy completo.
Y,esos coros!!!!te imaginas viendoles en el Azkena(la sala)y con dos negras al estilo de Farris.Joder ya me relamo....

GRUSHECKY

Jim Garry dijo...

Esta muy chulo el disco. De hecho las primeras escucha era adictivo. Ahora he bajado el pistón un poco pero me sigue gustando mucho y molaría verle en un festival porque ya que siempre tocan una hora escasita en el marco de un festival te deja mejor sabor de boca que si vienen solos.

Sex, love and rock´n roll

elJose dijo...

¡Hala, bajando y escuchando! Ya te diré...
Gracias mil por participar en mi retoño de blog. Nada más que por eso ya te he puesto el refugee en mi lista de enlaces. Y me hago seguidor, ¡toma!.
Soy bastante novato blogeando, pero a ver si el boca a boca funciona y se me va leyendo porque si no, me esfumo y es una lástima que el ciberespacio se pierda mi talento jajaja.
un abrazo y sigo leyendote.