jueves, 15 de noviembre de 2012

Hannah y sus hermanas


Hubo un tiempo en que Woody Allen era infalible. Prácticamente entregaba una película al año y aunque el asunto (por simplificar) no variaba en exceso del esquema neurotico neoyorquino de clase alta que va al psicoanalista y tiene unas cuantas pajas mentales por resolver sobre los grandes asuntos  de la vida (amor, sexo, muerte, filosofía y demás) en ocasiones alcanzaba la excelencia. Hannah y sus hermanas es una de esas películas que tiene los mejores ingredientes de mi tronado favorito.

A mediados de los ochenta Allen estaba en plena forma e inspirándose en una obra de Chejov (Tres Hermanas) y en sus propias vivencias y la gente que le rodeaba rodó Hannah y sus hermanas. Como sucedería muchas veces en sus películas parece que Woody se inspiró en la familia de Mia Farrow para dar forma al personaje de Hannah. Incluso muchos interiores se rodaron en el propio apartamento de Mia Farrow y sus hijos hicieron de eso, de sus hijos en la gran pantalla. Hay una escena muy divertida en la que Hannah le reprocha al personaje interpretado por Diane West el que haya cogido partes de su vida privada para ponerlas en su guión. En la vida real la madre de Mia Farrow se mostró molesta con Woody Allen porque éste había cogido muchos aspectos de su vida privada para insertarlos exagerándolos y llevándolos al límite en la película.


Hannah y sus hermanas es una película coral estructurada en episodios convenientemente titulados. Los actores y actrices no pueden estar mejor escogidos. Michael Caine te gana desde que pronuncia su primera frase, aquello de Dios mío qué hermosa es…. Max Von Sydow es el tipo apropiado para dar vida al cenizo del que Allen se ríe sin miramientos y el trío femenino protagonista (Mia Farrow, Barbara Hershey y Diane West) está mejor que nunca.

Pero lo más divertido de la película es el papel que interpreta el propio Woody. Mickey es un hipocondríaco llevado a la parodia que tiene unas cuantas escenas sublimes. Prácticamente todas sus apariciones son dignas de un sketch de los Hermanos Marx. Cuando va al médico pensando que tiene lo peor, cuando luego le dicen que no tiene nada y sale a la calle dando saltos, cuando va a un concierto de rock y le espeta a Diane West “creo que estos cuando acaban van a coger rehenes….

Mi escena favorita es una en la que el personaje que interpreta Michael Caine sigue al de Barbara Hershey para fingir un encuentro casual. Me gusta todo. Esto es para mí el cine. Una canción tremenda del jazz que me vuela la cabeza, dos actores dando lo mejor de si y unos diálogos acorde a la situación. 


2 comentarios:

Mansion On The Hill. dijo...

Una de mis favoritas del maestro. Un reparto en estado de gracia permanente. Me quedo con un Caine memorable, Von Sydow igual…. Una deliciosa de esa actriz secundaria de Dianne West y la preciosidad de Barbara Hersey (“dios mio, que hermosa es”, empieza la película). Solo me sobra Mia Farrow, aunque tampoco desentona.

Un guion excelente, un ritmo genial….Un Allen soberbio.

La escena de Caine dando la vuelta a la manzana de la biblioteca para cazar a Hersey es antológica.

Jim Garry dijo...

Mansion On The Hill: Tb de mis favoritas. Con Annie Hall y Manhattan forma una trilogía de traca.

Sex, love and rock´n soul