sábado, 21 de noviembre de 2020

Led Zeppelin III

Quizás porque las verdes praderas galesas desde la bucólica granja de Bron-Yr-Aur en la que residieron Plant y Page por un tiempo les inspiraron, tal vez porque Jimmy estaba obsesionado con el estilo acústico de Bert Jansch o simplemente porque la banda estaba deseosa de demostrar que podían con todo lo cierto es que Led Zeppelin introdujeron unas jugosas variantes en su tercer álbum. La faceta acústica toma aquí una relevancia especial. La electricidad desbocada seguía ahí y la variable folk está condenadamente bien insertada. De lujo. Con el paso del los años este disco me gusta tanto como el Houses of The Holy o el Physical Graffitti. Y el tiempo lo ha situado muy bien en el legado zeppeliano tanto que más de una revista tuvo que borrar la despiadada crítica que hizo en su día para no quedar en el más absoluto ridículo ja ja ja. 

El disco se abre a todo trapo con uno de los temas míticos de la banda. Una de esas canciones infalibles, de los mejores ejemplos de lo que eran capaces estos cuatro. Porque Inmigrant Song con su delirante letra sobre batallas vikingas es un inicio portentoso que desde hace unos años tengo ineludiblemente asociado al jetorrio de Jack Black en School of Rock. No lo puedo evitar. Igual de desbocada y excitante es Celebration Day otro de esos clásicos ineludibles en el recopilatorio de rigor. Puede parecer increíble lo que hace Page con la guitarra pero si escuchas detenidamente el bajo de John Paul Jones... Vaya puta máquina. El arma secreta de esta banda con su cara de yo pasaba por aquí. Además de darle de lo lindo al bajo se encarga del órgano, mandolina, sintetitizador y coros.

Por seguir con la habitual vertiente eléctrica Out on the Tiles es uno de mis temas favoritos de la banda y de nuevo me rindo ante el jodido Jones. Plant hizo un chiste unos años después cuanto se junto con Page para No Quarter pero le hacía los recados a John Paul Jones ja ja ja. Jones podía estar aparcando el coche, si, pero mientras tocaba el piano, la mandolina, el sitar, el banjo, el bajo y lo que le pusiesen, igual hasta hacía el pino mientras, ja ja ja. 

Vamos con la en un principio vilipendiada y años después rescatada vertiente acústica del cuarteto. Maravillosa. Siguiendo la bendita influencia del mencionado Bert Jansch las canciones acústicas de este álbum no es que no tengan nada que envidiar a sus pelotazos rockeros es que los sitúo a la par si no por encima. Madre mía Gallows Pole, Friends, Bron-Yr-Aur Stomp, That´s The Way, Tangerine... Una detrás de otra son piezas que me dejaron noqueado porque cuando Su me regaló el Remasters hace treinta años los temas que venían de este álbum son los eléctricos: Celebration Day, Inmigrant Song y Since I´ve Been Loving You. De forma que descubrir esta faceta acústica tan bien hilvanada me causó tanta impresión como en su día escuchar esa misma veta en temas de Rory Gallagher como Just The Smile.

El pasado 5 de octubre se cumplieron cincuenta años de la publicación de este álbum y desconozco y me la trae al pairo el lugar que ocupará este disco entre los fanáticos de la banda (seguro que hay algún foro por ahí con el ranking de rigor), en mi casa desde luego para mi y Su algún otro de Led Zeppelin nos gusta tanto pero más seguro que no. Y para finalizar como no podía faltar esa pequeña polémica que siempre salpicó a Page. Dicen que Since I´ve Been Loving You  y Hats Off To (Roy Harper) se parecen sospechosamente a..... Si te interesa lo buscas ja ja. Yo escribo que si, en efecto se parecen pero estos cuatro cabronazos la hacen de traca. Always Look on the bright side of life, turu, turururururu.




martes, 17 de noviembre de 2020

BACK TO VINYL. Ray Lamontagne. Part Of The Light

Uno de los descubrimientos más impactantes de los últimos años en mi casa es sin atisbo de duda Ray Lamontagne. El pasado 26 de junio publicó Monovisión su octavo disco de estudio que ya me se de memoria de arriba a abajo como suelo hacer siempre con la música de este peculiar tipo. Tan sólo me falta pillar Supernova producido por el omnipresente Dan Auerbach. Lo escuché bastante en mi anterior curro pero no lo compré. También lo tengo en la lista. Mientras hoy reúno unas cuantas líneas sobre Part Of The Light de hace un par de años. Lo situé en mi top de ese curso pero hoy en día lo pondría mucho más arriba. 

Me lo regalaron en vinilo el pasado año por mi cumpleaños y rara es la semana que no lo pongo a todo volumen. La edición es un vinilo transparente acompañado de diez cartulinas una por canción más otra con los créditos. En unos colores guapos. Entra por la vista. Pero lo importante es la música y ésta es prodigiosa, gana enteros con cada escucha y aúna a la perfección todas las facetas de la música de este hombre, folk, toque blues aunque la que gana es la psicodelia elegantemente engarzada. Un puto placer para los oídos. 

Como me sucede en ocasiones con la música que me acaba flipando las primeras escuchas no fueron aplastantes. Pero fue creciendo hasta el infinito y más allá. Cuando se publicó la crítica lo señalo como la vuelta a las raíces folk de sus inicios tras sus devaneos con la psicodelia en Supernova y sobre todo en Ouroboros. Y no estoy de acuerdo porque todavía gana con creces la vertiente psicodélica pero a diferencia de Ouroboros, aquí las canciones funcionan perfectamente por separado y no son un todo como en el mencionado álbum.


Algunos cortes de este disco tal vez si que encajasen en su debut (Trouble) o en Till The Sun Turns Black. Por ejemplo el primer single Such A Simple Thing es una muestra de esos esplendorosos inicios en Trouble. Podría encajar perfectamente en aquel disco y destacar porque es una canción fantástica tan buena como la mejor del mencionado disco o como aquella arrebatadora New York City´s Killing Me. Pero insisto aunque las canciones partan de parámetros folk a veces se transforman en una montaña de psicodelia ante la que caes rendido como esa espectacular Goodbye Blue Sky final, perfecto resumen de todas las bazas que pone en liza con acierto el bueno de Ray Lamontagne

La autopista psicodélica esta trazada a la perfección en trallazos como As Back As Blood Is Blue y No Answer Arrives. Ambas poderosas con epatantes guitarras llevándose todo por delante. Unos trazos floydianos la mar de jugosos. De hecho en mi casa es una asociación que se establece a menudo: Ray Lamontagne - Pink Floyd.... Lo cual es todo un piropo para el barbas de New Hampshire. En ambos temas destaca como todos los instrumentos se van dejando su espacio y lo que domina el cotarro es la espectacular línea de bajo a cargo de Seth Kauffman y la batería de Dave Givan. Ambos soberbios. También cobran especial importancia los sintetizadores y órgano de Bo Koster (My Morning Jacket) que trepan en No Answer Arrives de forma prodigiosa. 


Me chifla cuando Lamontagne se desmelena y en este disco lo hace en varias ocasiones. Es capaz de sugerir con esa delicada voz y al rato cantar con mala hostia como en No Answer No arrives. Pero sin duda mi tema favorito del álbum y en el top five de toda su discografía es As Back As Blood Is Blue un torrente sonoro imbatible en el que perderse una y otra vez. Distorsión, energía absolutamente desbocada, filigranas sonoras perfectamente engarzadas en una canción monumental. Joder escucharla a tope en vinilo es la hostia y hacerlo con cascos es ya de enganche absoluto. Me encanta el detalle de que al abrupto final de As Back As Blood Is Blue le siga casi de forma inmediata Such A Simple Thing dos canciones muy diferentes, dos demostraciones perfectas de como se las gasta Lamontagne en la faceta eléctrica desbocada y en la acústica reposada.

A los que prefieran la vertiente más reposada o acústica de Lamontagne en este álbum también hay varios temas en esa onda supremos como el que da titulo al disco Part Of The LightIt´s Always Been You y Let´s Make It Last. En estas dos últimas adquiere protagonismo el piano de Bo Koster. Se trata de dos canciones muy tranquilas, atmosféricas que van ganando con las escuchas cuando descubres como se van incorporando con elegancia diferentes instrumentos dotándolas de interesantes matices. Así sucede forma sublime con el piano en la parte final de It´s Always Been You. Y no he mencionado las dos primeras To The Light otro tema fenomenal que prepara el terreno para la rompedora Paper Man de esas que se te queda a la primera con las guitarra de Carl Broemel sacando chispas y de nuevo con la fenomenal labor de Bo Koster al órgano, piano y sintetizador. En vena, amigos, en vena. 

                       


lunes, 16 de noviembre de 2020

Top Seventeen Van Halen

He disfrutado leyendo el especial sobre Eddie Van Halen que se han currado en Popular 1, especialmente los textos de The Man y David Ortega. Uno siempre quiere más y no le hubiese hecho ascos artículos más extensos. Como escribí hace unos años no hay una banda que encaje mejor en el universo Popular 1 que Van Halen. Y viceversa. De todas formas sobre Van Halen me parecen más completos los reportajes que el Popu hizo sobre la banda de Pasadena en los ejemplares 333, 411 y 460. He acompañado la lectura con Van Halen IIWomen And Children First y Fair Warning, aunque sinceramente cualquiera de los otros tres de la era Diamond Dave me gusta tanto como estos. Se trata de un sexteto imbatible, cual pack cervecil trasegado por Homer Simpson. Elegir sólo diecisiete canciones es una absoluta temeridad pero estas chorradas siempre me han gustado y la cabra tira al monte. Así que ahí van rigurosamente ordenadas:


Drop Dead Legs

Women In Love

Ain´t Talkin´Bout Love

Take Your Whiskey Home

Push Come To Shove

Hot For Teacher

Panama

In A Simple Rhyme

Unchained

Spanish Fly

Mean Street

Feel Your Love Tonight

viernes, 6 de noviembre de 2020

Will Hoge. Tiny Little Movies

El rock americano siempre me ha proporcionado grandes momentos. Algunos de sus iconos son enormes en mi casa. A saber, Tom PettyBruce SpringsteenJohn MellencampSteve EarleNeil Young.... La lista es afortunadamente muy larga y tan sólo he mencionado a los más populares, esos que han vendido millones de discos. Pero en un país como Estados Unidos puedes encontrar infinidad de músicos que siguen esa estela con brillantes resultados. Tal vez no vendan tantos discos como los antes mencionados pero en el mejor de los casos son capaces de labrarse una carrera la mar de interesante, un legado en el que bucear a gusto para descubrir imponentes canciones que en ocasiones no desmerecen en absoluto de las compuestas por esos indiscutibles clásicos. Es algo que sucede no sólo en el rock americano sino en muchos otros estilos. 

Sin duda uno de esos tipos que tiene algo especial es Will Hoge. Le descubrí hace unos cuantos años con Draw The Curtains tras leer una entusiasta reseña de Edu Izquierdo en su blog y ahora llevo unas semanas recuperando ese trabajo y redescubriendo discos tan buenos como The Wreckage o Small Town Dreams. Y tanto me ha dado con este tipo que tras escuchar un par de temas de su último disco Tiny Little Movies me ha lanzado de cabeza a por él. Todo un acierto. Tiny Little Movies es otro trabajo muy inspirado. Lo llevo triturando meses y cada día me gusta más y le encuentro nuevos matices. Enormes canciones, emocionantes, interpretadas con convicción y pasión por este hombre del que ya mismo voy a ir a por mas. Y cuidado que puede ser un filón porque tiene once discos en estudio más unos cuantos directos.


Despejemos primero lo único que no me encaja en el álbum. El corte 2, The Overthrow una canción cañera pero no demasiado inspirada y que en cuanto sonido no tiene mucho que ver con el resto del álbum. En cualquier caso puede que en directo fuese el primero en corearla birra en alto porque la cabra tira al monte pero prefiero el otro tema contundente Co Man Blues, me suena mejor, más directa con cierto toque punk y directa a la yugular. En delicioso contrate con ambas está My Worst un tema compuesto junto a Dan Baird, una excelente canción con un delicioso ribete soul en el que destaca la imponente interpretación vocal de Will y los acertados coros de Kendra Chantele y Hollie Hammel. Tan buena como aquella Washed By The Water que me voló la puta cabeza. 

Media sonrisa. Grandes canciones
Vaya por delante que Tiny Little Movies no ha sido un flechazo, uno de esos discos inmediatos que te entran a la primera y que en ocasiones se te acaban olvidando pronto. Por el contrario este disco de Will Hoge ha ido creciendo a cada escucha hasta llegar a ese punto en el que cada vez que lo pongo mis favoritas van cambiando lo cual quiere decir que todas (excepto The Overthrow ja ja) están a un alto nivel. Por ejemplo la apertura con Midway Motel está repleta de clase, uno de esos temas deudor de los grandes antes mencionados y que me gana por completo cuando suena la harmónica. Sin ser un tema acelerado tiene esa fuerza irresistible que también posee Maybe This Is Ok, canciones fenomenalmente construidas que tal vez de primeras no se te quedan pero que acabas por tararear. En el caso de esta última empieza con la batería de Allen Jones dando paso a una chula línea de bajo a cargo de Christopher Griffiths que se sale en todo el tema y se le van añadiendo el resto de instrumentos y la voz de Hoge hasta configurar un tema adictivo, de esos que poseen una fuerza descomunal independientemente del tempo en el que se desarrollen. 


Poco puedo escribir sobre Even the River Runs Out Of This Town una de las canciones más emocionantes que he escuchado últimamente con la acústica llevando el peso del tema pero con unos arreglos muy guapos con el piano y la eléctrica donde se luce Thom Donovan. Otro tema espectacular. That´s How You Lose Her tal vez fue de los que primero se me quedó. Una canción provista de todo lo bueno del rock americano. Te la puedes imaginar cantada por uno de tus iconos favoritos antes mencionados y sería un hit. En la excelente voz de Will Hoge es igual de buena pero no se va a comer un colín. That´s Life jaja. 

Otro tema que me tiene loco es Is This All That You Wanted Me For? donde el órgano y el piano de Michael Webb se asemejan a la labor de Bittan con Springsteen con esos subrayados tan especiales. The Likes Of You con toda su sencillez posee un algo que hace que te quedes rápido prendado de ella y The Curse es la típica canción para corear en concierto. El cierre con All The Pretty Horses tiene más que ver con el soul de My Worst y desde luego la veta soul es algo que Hoge tiene y pone sobre el tapete con mucha elegancia. 


martes, 3 de noviembre de 2020

viernes, 30 de octubre de 2020