viernes, 16 de junio de 2017

Aretha Franklin. I never loved a man the way I love you

Varios discos míticos cumplen cincuenta años en 2017. Muchos nos los van meter hasta en la sopa. Su repercusión mediática es inevitable y sus logros artísticas difícilmente cuestionables. Aunque para mi todo es cuestión de gustos. El primer disco que Aretha Franklin publicó en el sello Atlantic, I never loved a man the way I love you es uno de ellos. No pertenece a la categoría de los que nos los van meter hasta en la sopa. Es más, desconozco si van a reeditarlo con extras, maquetas y demás parafernalia. Da igual. Tal como vino al mundo sigue siendo atómico. No hay quién pueda con Aretha. A sus pies. La Reina del Soul y todo el cotarro. 


domingo, 4 de junio de 2017

Mad Season. Above

En la época grunge además de gozar con los discos de multitud de bandas que tuvieron en Seatle su centro de operaciones nos beneficiamos de la colaboración entre músicos que cuando se juntaban eran capaces de grabar artefactos tan poderosos como Above, el único álbum de Mad Season. La banda la componían Layne Staley (Alice In Chains), Mike McReady (Pearl Jam y Temple Of The Dog), Barret Martin (Screaming Trees) y Jon Baker Saunders (The Walkabouts). En mi casa este álbum juega en la misma liga que Sweet Oblivion, Dust, Badmotorfinger, Superunknown, Vs, No Code, Dirt... Es decir en lo más alto. No hay duda. 

Producido por la propia banda y Brett Eliason el disco tiene una inusitada conexión blues en algunos temas, toques hasta jazzys en otros y una instrumentación espartana, dura como una roca y que se te clava con inusitada fuerza. Imposible no destacar el trabajo de McReady a las seis cuerdas. El amigo Mike puede presumir de ser el principal hacha en dos discos colosales como son Above y el de Temple of The Dog. Y sus compañeros de viaje son a cual más talentoso. Staley tenía una voz personal y única, un arma de destrucción masiva, a veces duele escucharle pero no puedes dejar de hacerlo. Jon Baker Saunders es el menos conocido del cuarteto pero su entendimiento con el batería Barret Martin es de los que dejan huella y tiene el honor de que su bajo abra esta sabrosa rodaja.



El hipnótico y sugerente inicio de Wake Up se me clavó como un aguijón en cuanto mi colega Rober me paso la cinta en la que me lo grabó. Recuerdo ponerlo varias veces seguidas en bucle y volar alto con cada escucha. Uno de los puntos álgidos en la trayectoria de Staley. Pero es que lo mismo es aplicable a todos los temas de este disco. Es más hasta el orden de las canciones es exquisito. No se me ocurre un cierre mejor y más sugerente que All Alone

Entre medias nos hallamos ante ocho temas más a los que sigue siendo un placer hincarles el oído. Todo el material fue compuesto en apenas una semana y luego Staley le añadió las letras. No hace falta tirarse ni meses ni años para dar con algo bello y perecedero. A ver quién se puede resistir a River Of Deceit y I don´t Know Anything elegidas como singles. Aunque sinceramente hubiesen podido ser cualquiera de las otras ocho porque el nivel es igual de bueno. En el caso de estas siempre me encantó ese sencillo y emotivo inicio en River Of Deceit. McReady da con la tecla adecuada y prepara un comienzo elegante para que la voz de Staley rompa todo por los aires: My pain is self- chosen....




Artificial Red es un blues poderoso, pesado del que no te puedes librar... La letra es estremecedora, aspecto común a todo el disco. Y es que el amigo Staley no era precisamente un tipo estable. Multitud de demonios, innumerables problemas con las drogas, angustia vital extrema.... Nada para salir de fiesta vamos. En las antípodas de Van Halen. Pero uno no puede evitar en ocasiones regodearse en todo este material aunque su exposición continúa no es recomendable. No escucho a menudo este material pero mentiría si no escribiese que me parece tan bueno como cualquier otra cosa que forme parte de mi dieta habitual.

Las dos apariciones de Lanegan son fulgurantes. Es una gozada escuchar a Staley y Lanegan juntos en I´m Above y la presencia de Mark en Long Gone Day es fundamental. Es la canción más experimental del disco. Cuenta con un curioso y penetrante sólo de saxo cortesía de Skerik y la interpretación de Staley y Lanegan emociona. Si vas a una tienda de discos y no encuentras esta joya es que algo está mal en el puto universo. Y que me aspen si Barret Martin no es un batería colosal, a reivindicar hasta el fin de los días.



jueves, 1 de junio de 2017

Soundgarden. Never the Machine Forever


I can't live when it lives
It won't live if I die
Machine has no heart to give
Heart it takes could be mine

Come on
Come down
Come out from where you hide

Follows me down the river
Shadows me through the sky
A sideways glance in the mirror
Stalemate machine in a tie

Come on
Come down
Come out from where you hide
Get up
Get off
Get on with your life

Forever means all is not seen
Never means forever brings everything

I fashion will and desire
Always I and I survive
Mercurial mind the fire
Fervorous direction and drive

Come on
Come down
Come out from where you hide
Get up
Get off
Get on with your life

Presently, I see myself clearer
Why time I visualize
I spy device in the mirror
Checkmate watch machine die

martes, 30 de mayo de 2017

Soundgarden. Room A Thousand Years Wide


Listen, hear he is inside
One who lives while others lie
I close my eyes and walk a thousand years
A thousand years that aren't mine, hey
It seems he's near me when I walk
One who loved what love denied
He lives these years that I walk blind
All these years can not be mine


Tomorrow begat tomorrow
Tomorrow begat tomorrow
Tomorrow begat tomorrow


A thousand doors a thousand lies
Rooms a thousand years wide
I walks in the cold sun and wind
All these years can not begin


Tomorrow begat tomorrow
Tomorrow begat tomorrow
Tomorrow begat tomorrow
Tomorrow

Tomorrow begat tomorrow
Tomorrow, tomorrow, tomorrow

viernes, 26 de mayo de 2017

Soundgarden. Somewhere

Además de un cantante prodigioso Chris Cornell era un compositor prolífico y atinado. En Soundgarden un porcentaje muy alto de su catalogo procede de su inventiva. Letra y música. Lo extraordinario es que cuando Cameron, Thayil y Shepherd se sumaban a las tareas compositivas los resultados eran igual de brillantes. Y todos tenían su toque. Comienzo por el último que llegó al grupo, el peculiar e inimitable bajista Ben Shepherd. Todos los temas que compuso para Soundgarden tenía una chispa especial, de tintes psicodélicos. Hoy me he decidido por Somewhere de Badmotorfinger


I wish a wish I dream to dream
I try to try and I live to live
And die to die and I cry to cry
But I know why
I wish to wish and I dream to dream
I try to try and I live to live
But die to die and I cry to cry
But I know why
Somewhere in my dreams
Are those who should 
Still the willow weeps
On roses for the dead
In laughs of love
From the likes of her
To time of me
Like to moon to earth
And the sky to sea
?Only were no longer
Allowed to be, to be
Somewhere in the dreams
Things that should 
Live in all the keeps
Echo all the worlds
In laughs of love

lunes, 22 de mayo de 2017

viernes, 19 de mayo de 2017

En memoria de Cornell

Se me hace complicado escribir unas líneas sobre Chris Cornell. No lo he hecho de ninguna de las estrellas que se han ido en los últimos años. No creo que la muerte de Chris vaya a tener más trascendencia que la de otros iconos pero a mi me ha tocado de forma distinta. Es una cuestión generacional. Tenía veinte años cuando mi amigo Rober me grabó Superunkown y mi obsesión por ese disco y la carrera de estos tipos no conocía límites. Fuimos a verles a La Peineta en un triple cartel con Corrosion of Comformity y Metallica el 22 de septiembre de 1996. Y allí con más de veinte mil personas pululando me encontré con mi primo Oscar. 

Aquel concierto se me quedó grabado por varias razones. Para empezar la estrictamente musical. Recuerdo que sonaron poderosos, con la voz de Cornell retorciéndose como en sus mejores momentos, y la sección rítmica de Cameron y Shepherd bordandolo. Thayil parecía el sheriff en todo aquel tinglado. Era una banda que se comportaba de forma extraña en directo. No parecían tener buen feeling entre ellos, apenas gestos ni complicidades... Una descarga colosal previa a la actuación de las estrellas de la noche. 



Miro ahora el set list y pienso en lo traicionera que es la memoria. Juraría que abrieron con Searching With My God Eyed Closed pero no fue así sino que lo hicieron con Spoonman. Puedo verme con mi amigo Rober cantando a pleno pulmón aquello de I´m looking California, I feeling Minnessota..., mirarnos estupefactos ante el poderío vocal de Cornell en Slaves & Bulldozers, ver como entre tanto aficionado de Metallica también había pequeños grupos flotando con Soundgarden. No tocaron Room A Thousand Years Wide una de mis canciones favoritas de su repertorio que contiene todos los registros vocales que manejaba el amigo Cornell.

Siete meses después de aquel concierto se anunció la separación de la banda. Badmotorfinger, Superunknown y Down on The Upside sonaron en mi casa a todas horas aquellos años noventa e incluso compré en cuanto se editó el disco en solitario de Chris. Después, Audioslave fueron una de las mayores decepciones ante tamañas expectativas y la carrera posterior de Cornell tuvo momentos delirantes. Y le dejé de seguir con Scream. Esos cabreos que te pillas con tus ídolos cuando caen en lo que tu consideras patético. Pero años después lo ves con otra perspectiva y surgen los brotes verdes. Jugosas colaboraciones con Avett Brothers, conciertos acústicos con mucha clase. Vamos que deslices lo tiene cualquiera por mucho que haya recalcitrantes fans entre los que me encuentro que en un momento dado echen pestes....




La noticia como a millones de personas me cogió por sorpresa. Siempre tuve la imagen de un Cornell fuerte, decidido con un punto de arrogancia y siempre manejando el sarcasmo y la ironía. Un amigo me comentaba hace poco que tras la lectura de Todo el mundo adora nuestra ciudad se había quedado con la impresión de que Chris Cornell era un tipo ambicioso, que siempre tuvo claro que iba a ser una estrella y que haría lo que fuese por conseguirlo. Pero esto no son más que impresiones. Las investigaciones apuntan a un suicidio algo que no me esperaba ni por lo más remoto pero está claro que no conocemos ni siquiera a las personas que tenemos cerca como para siquiera atisbar lo que ha pasado por la mente de uno de tus músicos favoritos a miles de kilómetros de distancia.