domingo, 22 de octubre de 2017

Algunos de mis productores musicales favoritos

El pasado viernes llegó a la tienda el primer disco en solitario de Billy Corgan. Vaya por delante que nunca conecté demasiado con la música de Smashing Pumpkins a pesar de que algún amigo me hablaba constantemente de la grandeza de Mellon Collie and the Infinite Sadness. Lo pusimos y leí en los créditos que esta producido por Rick Rubin y eso nos dio pie para iniciar un debate sobre los productores musicales. En su día escribí un pequeño post sobre el tema. Vamos con la segunda parte o algo parecido.

El caso de Rick Rubin es peculiar. Comenzó su carrera produciendo bandas de hip hop y metal y obtuvo su mayor reconocimiento con los American Recordings de Johnny Cash. Según me comenta un amigo al parecer Rubin no es que tenga muchos conocimientos en cuanto a sonido, no es un ingeniero de sonido al uso sino que su labor es otra. No sé cuál pero le alabo el gusto. Algunos de mis discos favoritos llevan su firma y aunque siempre comento que las canciones son los más importante a veces un productor las puede hundir y en otras realzar como en el caso de Rubin. Desconozco qué caché tendrá hoy la marca Rubin o si ya simplemente es eso una marca. Pero que le quiten lo producido. 

Si su asociación con Cash fue antológica no le va a la zaga la que le reunió con Tom Petty & Heartbreakers en sus tres rodajas imprescindibles de los noventa: Wildflowers, She´s the one y Echo. También en esa década dio forma al imbatible Blood Sugar Sex Magik de Red Hot Chilli Peppers o al triunfo absoluto que supuso Wandering Spirit de Mick Jagger con el que no congenió ni un poquito. Su fórmula mágica parecía no tener fin pero confieso que después le he perdido la pista. Eso si admito que el de Corgan suena muy bien. 



Un tipo cercano a Rubin es otro de mis favoritos. Se trata de George Drakoulias en cuyo haber figuran obras imperecederas tan hondas y distintas entre si como The Souther Harmony & Musical Companion, Dust, Hollywood Town Hall, Tomorrow the green grass, The Last Dj o Back to the River. A este le he perdido más la pista todavía que a Rubin. Y parece jugar en otra liga más modesta que Rubin. Lo último que sé de él es que trabajaba como supervisor de bandas sonoras. 

Y finalizo con tres de mis productores favoritos que sin duda no son tan conocidos como los anteriormente mencionados: Hendrik Röver, Buddy Miller y Joe Henry. El primero además de ser el artífice del sonido de unos cuantos discos de Los Deltonos que me vuelven loco (GT, Buenos Tiempos o Salud) ha producido uno de las rodajas que más me han gustado de los últimos años: Black Cotton Limited de The Soul Jacket. Su fórmula parece consistir en condimentar los elementos básicos de una grabación de forma sencilla. Sin artificios ni mandangas raras. Directo, crudo a la par que sutil de la escuela del siguiente artista Buddy Miller.

Buddy Miller además de encargarse de la tarea de producción en todos sus discos, algunos arrebatadores (Universal United House of Prayer o Written In Chalk) ha dejado su impronta en Nashville de Solomon Burke aunando a la perfección el country y el soul y se ha adaptado perfectamente a las exigencias de Robert Plant en Band of Joy. Me quedan pendientes de escuchar Let´s Go de The McCrary Sisters y Leavin Eden de Carolina Chocolate Drops.

Y para el final el hombre tras el disco más maravilloso sobre la faz de la tierra. Ese que van a enviar al espacio exterior por si acaso para que escuchen como se las gastan los terrícolas. Don´t Give Up On Me. ¿Alguien lo dudaba? Además de aportar toda su sapiencia a semejante rodaja sus propios discos Scar, Civilians o Blood from the stars son una muestra inequívoca del saber hacer de este tipo. Al igual que el áspero duro pero entrañable I´ve Got My Own Hell To Raise de Bettye Lavette





miércoles, 4 de octubre de 2017

Tom Petty & The Heartbreakers. Have Love Will Travel

Un aura mítica como de culto rodeó siempre a Tom Petty por estas latitudes. Siendo un rockero muy popular en Estados Unidos con capacidad para llenar grandes arenas todos los veranos, su predicamento por Europa era algo menor, y ya ni mencionar Spain. Pero por aquí goza de una intenso y furibundo grupo de seguidores. Muchos de los cuales se desplazaron a Dublín y París hace unos años o a Londres el pasado mes de julio. Siempre se le mencionaba en las quinielas del Azkena pero no sé si la organización intentó traerlo alguna vez o sólo era un deseo expresado en alto en los más diversos foros de las redes. Hay un rumor que dice que era el chico del millón de dolares porque ese era su caché. Lo desconozco. 



Lo que sí se es que desde que mi primo Oscar me lo descubrió a finales de los ochenta con Full Moon Fever se hizo un hueco en mi casa. No había quién lo moviese de ahí. Mi trilogía favorita de su excelsa discografía es Wildflowers, Shes´s the one y Echo. En los noventa con la complicidad de Rick Rubin explotó todo su potencial, enorme. Un artesano de las canciones. Un mago de las melodías y de las armonías vocales. Alguien que recogía el legado de los más grandes sin ningún tipo de complejo. Tenía temas para parar un tren. Para recorrer el mundo de arriba abajo. Una banda sonora vital. Canciones luminosas, melancólicas, cañeras.... De todo. En los últimos tiempos incluso se sumergía en adictivas jams donde todo lo que sonaba tenía sentido.

Hoy mi pensamiento está con su familia y su banda. No se podía estar mejor rodeado. Mike Campbell y Benmon Tench le acompañaban desde siempre. Y elevaban su música a los altares. Scott Thurston era un de sus amigos más cercanos, un músico de esos en la sombra capaz de tocar varios instrumentos y hacer unas armonías vocales fantásticas. Steve Ferrone, Ron Blair, todos formaban una banda única. Y parecía que les quedaban todavía jugosas rodajas por grabar, cientos de conciertos por disfrutar, nuevos lugares que visitar.

En esto de juntar letras una de mis experiencias más satisfactorias fue escribir para la This is Rock hace unos años una pequeña sección habitual en la revista dedicada a Tom Petty. The Essential se titulaba y consistía en elegir dos discos denominados básicos, cuatro fantásticos, tres invitados y el polizón. Y a pesar de las sanas discrepancias con algunos redactores disfruté haciéndolo al ritmo de su música y quedé satisfecho con el resultado (algo poco habitual). Años después esa misma revista publicó una excelente entrevista con el rubio de Florida a cargo de Mat Snow. 

Como he escrito tengo claro cual es mi trilogía favorita de este hombre pero en casi todos sus discos hay maravillosas canciones. Puro rock´n roll, auténtico, ejecutado con maestría por Tom y la banda más fiable sobre la faz de la tierra: The Heartbreakers. De los que nunca se menciona tengo especial predilección por The Last Dj, favorito personal que siempre me viene bien escuchar. Hay van dos de mis temas fetiche de dicho álbum: Money Becomes King y Blue Sunday.




lunes, 2 de octubre de 2017

domingo, 1 de octubre de 2017

sábado, 30 de septiembre de 2017

Bilbao Basket 2017-18

Nueva temporada de RetaBet Bilbao Basket en la Liga ACB lo que viendo como está el patio es motivo de celebración. El club tiene una deuda importante y los pasos que se están dando van encaminados a contener el gasto y saldar lo que se debe en unos años. El camino está marcado y salirse de él sería un error mayúsculo. Las estrecheces económicas son compañeras de viaje y la dirección deportiva encabezada por Raül López con la ayuda de Igor Minteguia se ha movido rápido en el mercado para fichar. Se intentará lo de siempre bueno, bonito y barato. A ver qué tal salen los fichajes, hasta 6, que tendrán que ser ayudados por el núcleo duro formado por Mumbrú, Hervelle, Tabu y en menor medida Salgado. Dejan Todorovic parece que está ante la temporada más importante de su carrera. Todo indica que tendrá más minutos y responsabilidad. Cualidades tiene. Veremos. 

Fichajes

En el apartado de incorporaciones la primera que se realizó también ha sido la primera en abandonar el barco. Por lo que sea Jameel Mckay no ha convencido y se le ha dado puerta rápido. Se le ha sustituido por un pivot de esos trotamundos con experiencia en ligas tan variopintas como la australiana o la estonia, además de en la D-League y una treintena de partidos en la NBA. Mickell Gladness se llama y parece el típico especialista defensivo y reboteador con limitaciones en ataque. Una incógnita más a sumar a la larga lista.

Ricardo Fischer.

A priori junto a Peré Tomas uno de los jugadores que más rendimiento inmediato puede ofrecer. El brasileño llega de la liga de su país ha sido internacional y parece un buen complemento para el puesto de base. En teoría es el suplente y con la puntual ayuda de Javi Salgado (todavía con capacidad para ayudar unos minutos) puede dar cobertura al teórico titular: Jonathan Tabu.

Lucio Redivo

El fichaje que más ruido mediático ha despertado es el de este bajito escolta argentino (apenas 1,80) Lucio Redivo. Internacional, viene de jugar con su selección la America Fibacup en la que Argentina disputó la final contra Estados Unidos. En la pretemporada con Bilbao Basket ha tenido una actuación destacable con mucho protagonismo ofensivo y con un par de actuaciones muy ilusionantes. Las dudas vienen por su escasa estatura y un físico limitado para la ACB pero si con Argentina ha jugado a un nivel alto por qué no va a trasladarlo a esta liga. Expectación.


Peré Tomas.

Recién cumplidos los 28 años Peré Tomas está ante una oportunidad de brillar en un equipo en principio con más posibilidades que su anterior club: Assignia Manresa. Ha jugado más de 250 partidos en la ACB y prometía más de lo que ha dado hasta ahora pero nunca es tarde y todo indica que Duran confía en el plenamente y le va a dar muchos minutos y un papel estelar. Su rendimiento parece garantizado y lo que en el fondo se espera es que explote definitivamente teniendo un rol más protagonista. Podría ser. Eso esperamos.

Shanne Hammink

Procedente de la Universidad de Valparaíso de la NCAA Hammink es un escolta-alero holandés sin experiencia profesional que ha estado en el quinteto de mejores europeos que juega en la liga universitaria americana. Lo poco que le he visto tiene buena pinta, un jugador con buen físico y aptitud defensiva. Sus números en la NCAA son muy buenos pero trasladar eso al ámbito profesional puede ser muy complicado. En principio parece que será el jugador que de descanso a Pere Tomás

Tim Kempton Jr.

Otro universitario de la NCAA con muy buenos números allí ante su primera experiencia profesional. Otra incógnita que en principio partirá como cinco suplente. Es una apuesta arriesgada como casi todos los fichajes y entre sus reclamos está el haber sido uno de los dos únicos jugadores que ha superado la media de 10 rebotes por partido en la liga universitaria americana.

Vasiile Vujetic

Cedido el año pasado en Zornotza donde tuvo un papel estelar en Leb Plata se supone que este año irá poco a poco cogiendo minutos teniendo en cuenta que el club juega en dos competiciones. Barrunto que pueda tener más presencia en Eurocup. Otro que es muy joven (21 años) y con el que habrá que tener mucha paciencia, la clave este año.

Tengo claro que con la plantilla que tiene el RetaBet Bilbao Basket el objetivo no es otro que la permanencia. Cualquier otra posibilidad sería una sorpresa para mi. Hay un núcleo duro ya mencionado y no menos de la mitad de la plantilla nueva en estas lides, algunos sin ninguna experiencia y otros con muchos partidos pero en otras ligas de menos nivel. Por lo tanto paciencia y a disfrutar. Seguro que lo hago. Me gusta ir a Miribilla a seis o siete partidos al año, quiero que gane el BB pero me flipa tanto el basket que disfruto por igual del juego de los rivales. Espero divertirme y si el BB llega como el año pasado con opciones de playoff hasta el final será una macanuda sorpresa para el que escribe.

sábado, 23 de septiembre de 2017

Chris Robinson & Brotherhood. Barefoot in the head

Las buenas vibraciones y paz que desprende la música de Chris Robinson es inversamente proporcional a su modus operandi con sus compañeros y hermano en Black Crowes. Rich Robinson se despacha a gusto en Popular 1 de este mes contra Chris. Entre otras cosas comenta que es un amargado al que le fastidia que las canciones de los Cuervos sean también de él, que si Magpie Salute es una banda tributo a Black Crowes la de su hermano Chris es un vulgar copia de Grateful Dead.... En fin que no parece que vayan a celebrar la Navidad ni comer el pavo de Acción de Gracias juntos. 

Lo cierto es que no recuerdo demasiados períodos de armonía entre estos dos sujetos. Cara al público siempre parecía que Chris era el dicharachero, juerguista y hippie y Rich el serio, amargado y en guardia permanente. Pero parece que bajo la alfombra hippie de Chris se esconde una ambición desmedida. Proponer a su hermano que es el que compone toda la música de la banda, y al batería original (Steve Gorman) que sean sus asalariados es echarle mucho morro. No le critico. Yo hubiese intentado lo mismo. Si cuela... 

Dejando todas estas zarandajas a un lado lo cierto es que el último disco de Chris Robinson, Barefoot in the head le muestra en un excelente estado de forma. La música fluye y Chris pone su maravillosa voz a una ristra de canciones que siguen la línea estílistica de sus dos anteriores discos pero con variantes más jugosas, de hecho mejora ostensiblemente las anteriores propuestas sencillamente porque las canciones son mejores, van más al grano, están mejor construidas. 

Toda esta nueva etapa de Chris Robinson Brotherhood está marcada por la obsesión de Chris con Grateful Dead. Incluso algunos señalan que esto no es más que una copia de los de Jerry García y cía... Sinceramente no tengo ni idea. Apenas piloto un par de discos de Grateful Dead y desconozco si las canciones de Chris son originales, copias o sinceros homenajes. Como la ignorancia es atrevida me limito a disfrutar con estas diez canciones y lo hago de lo lindo además.


El disco llegó a la tienda en mi periodo vacacional y nadie lo había hecho sonar. A los dos o tres días de mi reincorporación le di cancha y poco a poco me fue cautivando y también a bastantes clientes porque esa semana varios me preguntaron qué era lo que sonaba y las ventas fueron buenas. Good vibrations con Chris. Una diferencia sustancial respecto a sus anteriores trabajos es la duración de las canciones. Ninguna sobrepasa los seis minutos, le veo potencial comercial incluso, algunas enganchan que no veas, las tarareas una y otra vez...

Así de primeras se me quedaron Hark, The Herald Hermit Speaks y Blonde Light Of Morning. No me las podía quitar de la cabeza. La primera más movidita la segunda con unos coros ultra cool, dos muestras perfectas de los derroteros por los que se mueve Chris en la actualidad. Y en ambas hay espacio para que brillen los escuderos de Chris. Tanto Neal Casal a la guitarra como Adam McDougall están excelsos. Eso si me imagino que les pagara poco.


Una de mis favoritas es Blue Star Woman, una pieza que podría haber encajado perfectamente en Amorica. Aquí la guitarra de Neal Casal echa chispas y le secunda de forma maravillosa el piano llegando a un minuto final psicodelico que mola mucho. High is Not The Top es otra destacada, más campestre un tema que me recuerda a Neil Young. En If You Had a Heart To Break los coros juegan un papel fundamental. Es la canción más larga del disco y no aburre en ningún momento. Impagable escuchar a Chris cantando Love come to me en Glow con instrumentación hippiosa a más no poder... Tal vez canta Love pero esta pensando en Money. En cualquier caso maravilloso disco tan luminoso como su debut, al mismo nivel que This Magnificed distance y superior a Big Moon Ritual. Una carrera en solitario muy interesante la de este encantador cabroncete.