viernes, 17 de enero de 2020

Mark Lanegan y ¿la electrónica?

Siempre se ha dicho que la parroquia rockera es muy conservadora. No le gustan los cambios ni las sofisticaciones. ¿Para qué cambiar algo si funciona como esta? ¿Acaso no sería inconcebible que AC/DC grabasen una balada? ¿o que a Pearl Jam les diese por grabar un disco con una sección de viento? o qué leches que ¿a Mark Lanegan le diese por la electrónica? Pues le ha dado. Y desde hace muchos años. Aunque realmente no es para tanto. Son unos cuantos elementos sonoros intrusos en el universo rockero. Ni que decir tiene que la primera vez que mis oídos escucharon su mutación salió ese rockero rancio y de postín que todos llevamos dentro (y mucho más si estás contaminado por Popular 1 ja ja) y dije alto y bien claro: esto es una puta mierda...

Ahora he cambiado de opinión. Soy un veleta. Lo reconozco. ¿Pero acaso avezado lector sospechas que he vendido mi culo a la electrónica? Ni de coña. Todavía salgo a cazar a ritmo de Monster Magnet, The Stooges, Anthrax, Iggy Pop o Corrosion of Comformity. Eso sí, que nadie me quite mi bailoteo nocturno al ritmo de Sam CookeMarvin Gaye, Al Green o Curtis Mayfield. Gladiador romano de día, florecilla silvestre de noche. Es una constante en mi vida. Ecléctico que es uno. Y le sale de natural. Así que, ¿quién cojones soy yo para negarle al bueno de Mark Lanegan que tire por dónde quiera? Se lo ha ganado.



Vayamos al asunto musical. ¿Son Bublegum, Blues Funeral, Phantom Radio, Gargoyle, With Animals y el reciente Somebody´s Knocking una mierda pinchada en un palo? Rotundamente no. ¿Abrazan todos ellos la electrónica como Dios único y sacrosanto, como la única tierra firme a la que aferrarse? Tampoco. Ni de lejos. Todos ellos, algunos en mayor medida otros en menor tienen trucos electrónicos que en el mejor de los casos le dan un toque sorprendente al vozarrón barítono de Mark y en el peor arruinan alguna que otra canción. Que cada uno decida por sí mismo. Yo desde luego no voy a cometer el error de desechar esta nueva era de Lanegan sólo porque a priori no conecte con su actual modus operandi. De hecho, llevo unas semanas descubriendo temas a los que no había hecho ni puto caso de Blues Funeral o Gargoyle. Me cuesta más Phantom Radio por ahora y ya escrito que me gustan tanto With Animals como Somebody´s Knoking de hecho he metido a ambos en mi top de los dos últimos años.

Por si su carrera en solitario no fuese suficiente Lanegan ha tenido tiempo en estos años de colaborar con músicos diversos: tres discos a pachas con Isobell Cambpell, jugosas colaboraciones con Greg Dulli (Gutter Twins y Twilight Singers), voz principal en dos rodajas de Soulsavers. Nada parece detener  a Mark, parece como si quisiese recuperar el tiempo perdido aunque si repasamos su trayectoria nos percatamos de que con diferencia es el tipo más currela de Seatle.




Por otro lado veo un paralelismo entre las trayectorias de Mark Lanegan y Tom Waits. Ambos reniegan de su primera época. Al menos no incluyen casi material de esos años en los conciertos. El que quiera escuchar temas anteriores a Bublegum mejor que ni se acerque a los conciertos de Lanegan al igual que el que desee catar algo anterior al Swordfishtrombones en el caso de Waits. Así son las cosas y dudo mucho que cambien. Lanegan a veces se descuelga con Gospel Plow de Screaming Trees en algún bis pero más del 90% del repertorio es de Bublegum para adelante. 

Los próximos meses se presentan interesantes en el universo Lanegan. En abril se publicará en el Reino Unido y EEUU un libro de memorias que abarca desde finales de los ochenta hasta más o menos en el 98 cuando Mark Lanegan abandonó Seatle para pirarse a Los Ángeles. Ardo en deseos de leer semejante material. Estamos hablando de un período la mar de excitante a la par que caótico en lo personal. Vamos que a priori va a haber carroña por lo que se desprenden de sus propias palabras en entrevistas que dio tanto a Ruta 66 como a Mondo Sonoro en la gira de presentación de Somebody´s Knocking. Y por si esto fuera poco el libro irá acompañado de un nuevo disco inspirado en ese periodo. No sé si lo sazonará con algún elemento electrónico o volverá a grabar más orgánico digamos. En cualquier caso atento siempre. En mi casa sigue siendo el puto amo.






sábado, 11 de enero de 2020

Mikal Cronin. Seeker

Seeker es el cuarto álbum en solitario de Mikal Cronin. He llegado a este músico vía Ty Segall ya que Cronin es uno de sus lugartenientes de confianza. Hasta ahora había escuchado su labor en esas lides en Freedom´s Globin, ese descomunal álbum de Segall repleto de matices. Un cajón desastre en el que cabe de todo en bendita armonía. En Seeker el bueno de Mikal no va tan lejos en cuanto a variedad estilística aunque tampoco es desdeñable el buen manejo de diferentes géneros que acomete con soltura y brío. Conviven sin problemas ciertos toques pop, evidentes influencias de Neil Young (Show Me) y ramalazos noventeros deudores del grunge.

Si con Ty Segall, Mikal Cronin suele encargarse del bajo y el saxo, en este trabajo extiende su pericia a la guitarra acústica y eléctrica, sintetizador, la armónica... Puede con todo y lo mejor es que lo hace al servicio de unos cuantos temas muy buenos ya sea en tempo lento o rápido. El sonido es envolvente y poderoso. Un ciclón. La primera cara del álbum es una buena presentación. Un compendio de lo que es capaz este chico deudor de sonidos clásicos pero con arranque, con su propio toque. Y esa característica es mucho más palpable en la segunda cara del álbum. Ahí se sale de la tabla.

Pero vayamos al principio. Shelter es una canción curiosa con una percusión la mar de atractiva, diferente que llamó poderosamente mi atención. Un tema en el que se integran a la perfección instrumentos como el violín y el cello sin que el conjunto pierda ni un ápice de su fuerza. La anteriormente mencionada Show me se abre con una cadencia Neil Young total. Un corte muy clásico en el que según avanza se vuelvan a integrar violín, cello y piano conformando otro corte rockero de altos vuelos. La calma y la introspección llegan con Feel It All una excelsa balada provista de un par de arrebatos sonoros en el estribillo. Es ahí donde aparecen con fuerza la trompeta, el trombón y el saxo éste último soplado por Cronin.


Fire es otro puzzle sonoro espectacular que se abre con protagonismo para el saxo y que en el camino encuentra unos espectaculares punteos a la guitarra cortesía de Emmett Kelly. La canción va ganando fuerza y aunque no es de las que entra a la primera con las sucesivas escuchas va ganando enteros. Sold es el momento más relajado del álbum con protagonismo absoluto para el piano tocado por el propio Mikal Cronin. Al final del tema se produce un in crescendo perfecto 

Donde todo salta por los aires es en el primer tema de la segunda cara. I´ve got a reason es sencillamente una de mis canciones favoritas de los últimos años. Reúne todo el poderío de Cronin. Curiosamente aquí del bajo se encarga Ty Segall en un sano y divertido cambio de papeles. Y suena portentoso. Las guitarras del propio Mikal Cronin y Emmett Kelly (otro músico de Segall) se entrecruzan a la perfección y la interpretación vocal de Cronin por momentos me recuerda a los mejores arrebatos de Cobain. Si a eso le añadimos una certera utilización del sintetizador. A veces no se necesita más que voz, guitarra, bajo y batería para liarla parda. Y en otras como en Caravan al sustento básico le colocas un saxo arrebatador y ya tienes otro temazo de armas tomar. Esta última se abre con un riff irresistible de esos que no te quitas de la cabeza en todo el día.


Sin respiro Guardian Well continúa la increíble racha de temas clásicos. En esta ocasión la armónica toma protagonismo y nuevamente me viene a la mente el mejor Neil Young. Otra canción que va creciendo poco a poco y que tiene un final explosivo lo mismo que le sucede a Lost a year donde las guitarras de Cronin y Emmett Kelly se marcan un festín sonoro acompañadas por saxos, trompetas y trombones. Tras la tormenta la calma absoluta con On the Shelf. Se despide de forma espartana la voz y guitarra de Cronin. Hubiese preferido un final más en todo lo alto y encajar este tema en otro lugar. Un detalle que no resta nada de valor a un disco que me trae loco. Cuarenta minutos para de puro deleite.

domingo, 5 de enero de 2020

Queridos Reyes Magos...

Queridos Reyes Magos un año más dado mi excelente comportamiento y lo buen tipo que soy vengo a pedir... Será por pedir. Lo primero y fundamental: Salud, la paz mundial y buenas vibraciones que estoy hasta el gorro de personal cenizo.  Y ahora una pequeña lista de minucias que podréis conseguir con facilidad. Quiero que Buddy Miller y Jim Lauderdale vengan a tocar a la sala BBK de Bilbao con todos sus músicos de confianza y las McCrary Sisters. Una gira en condiciones por la piel de toro de John Mellencamp y Van Halen. Si estos no pueden venir me conformo con David Lee Roth en plan crooner secundado por una Big Band. Me gustaría ver a Walking Papers, Duff MckaganRay Lamontagne, Andrew BirdTeskey BrothersYola, Mikal CroninThe Avett BrothersSteve Conte, Tedeschi Trucks Band, Tom Jones, Gregory Porter... 

Me gustaría que Charlie Benante y Scott Ian se arrastrasen hasta la puerta de John Bush para pedirle que regresase a Anthrax y que éste en un principio les despreciase pero luego demostrando lo gran tipo que es accediese a realizar una gira tocando exclusivamente material de cuando Bush estaba en la banda. Y que esa gira pasase por aquí, por supuesto.

Molaría mucho ver de nuevo a CrackerThe HangmenThe JayhawksBruce Springsteen & E Street BandNeil Young & Crazy HorseMichael MonroeSteve Earle & The DukesChris IsaakTom Petty & The HeartbreakersNorth Mississippi Allstars (a ser posible con Chris Chew), Social Distortion (superando los 70 minutos de duración), Chris Isaak, Los Deltonos, Levi ParhamTom WaitsBlind MelonMike Farris, Mark Lanegan o Alice Cooper. Y se me olvidan unos cuantos. Improvisad.


Estaría de traca que se editase en castellano Hard To Handle: The Life and Death of Black Crowes de Steve GormanOver the top and Back de Tom JonesFortunate Son de John Fogerty, The Renegades of Music & Why we still need them de Huey MorganSweet Soul Music y Dream Boogie: The Triumph of Sam Cooke de Peter Guralnick, Crazy from the Heat de David Lee Roth, Don´t let the Green Grass Fool You: A Siblings Memoir about legendary Soul Singer Wilson Pickett de Louella Pickett, Divided Soul: The Life of Marvin Gaye de David Ritz, Sammy Davis Jr: A personal Journey with my father de Tracey Davis, Respect Yourself: Stax Records and the Soul Explosion de Robert Gordon, Soulsville USA: The story of the Stax de Robert Bowman... Los de Es Pop Ediciones seguro que se currarían unas traducciones fantásticas de todo este material. Sin ir más lejos el año pasado pedí uno de Curtis Mayfield y se ha cumplido lo edita la mencionada editorial en Febrero. Este año pido que se decidan por el libro de memorias que va a publicar Mark Lanegan en Abril.

En fin majestades que no voy a daros más la chapa. Haced lo que podáis. La prioridad lo del principio: Salud y Paz Mundial. Eso si que es serio. Porque además algunas cosas que os he puesto son harto complicadas. Eso de que Social Distortion pasen de 70 minutos en un concierto.... Caro me lo fías....



sábado, 4 de enero de 2020

domingo, 29 de diciembre de 2019

Top Seventeen 2019

Siempre he sido de listas aunque en este cochambroso blog no las he hecho casi nunca. Pero aquí está por segundo año consecutivo la mía con lo que más me ha gustado de este 2019. He escuchado bastante material nuevo fundamentalmente en mi trabajo que precisamente consistía en eso, vender discos, ja ja. Un amigo me dice que no estamos en 1994 y que le cuesta hacer un top ten y le voy a llevar la contraria y pensar siempre en que el vaso está medio lleno y que no sólo pongo más de diez si no que seguro en el camino me he dejado muchos que tal vez descubra el año que viene o dentro de tres, quizá nunca. Sigo degustando la música con sumo placer sin ningún tipo de prisa y dando mucha cancha a cada álbum en cuestión. No concibo otra forma de hacerlo. 

Andrew Bird - My Finest Work. Ni idea de cómo calificar la música de este tío. Supongo que tiende más al pop aunque con lo despectivo que se ha vuelto el término puede dar lugar a equívoco. A mi me ha impresionado tanto como el año pasado lo hizo el God´s Favorite Costumer de Father John Misty y por alguna razón que se me escapa los pongo en la misma categoría que es sublime. Toma esa. Trío de ases: Sysyphus, Cracking Codes y Proxy War.

Mikal Cronin - Seeker. Escudero de Ty Segall este es su cuarto álbum en solitario y el primero que entra en mi casa con inusitada fuerza. Benditas influencias de Neil Young, Nirvana o de sonidos clásicos bañados con su propia y aplastante personalidad. Multi-instrumentista esta vez pone su pericia al servicio de un álbum ecléctico y que gana con las escuchas. Lo descubrí en la tienda como el anterior y sonó días y días de principio a fin en un bucle continuo. Trío de ases: Show Me, Shelter e I´ve Got Reason.

The Hangmen - Cactusville. Da pena pensar que estos tipos no se comen un colín y que encontrar su disco es toda una odisea. Perdedores de manual pero en mi casa recibidos con algarabía. Me sigue fascinando la chulería y la mala hostia con la que canta Bryan Small. Y el disco entra como un ciclón. Suciedad y mala baba punkarra y un aderezo country en algunos temas al que no me puedo resistir. En su día les produjo Mike Ness pero ni por esas salen del más absoluto underground. Trío de ases: Man In Black´s HandCactusville y Cold Memory Blues

Lee Fields - It Rains Love. Un superviviente que ahora recoge algunos frutos mejores. Un disco clásico de soul al que no le falta nada. Si me dicen que es un álbum grabado en 1971 me lo creo. Pura elegancia. El disco que más me gusta de Lee Fields. Algo más de 36 minutos sin desperdicio. Trío de ases: It Rains Love, Wake Up, A promise is a promise

Michael Monroe - One Man Gang. Este sigue a lo suyo. Jamás podrá grabar otro Demolition 23 porque eso es la puta bomba mundial pero no anda muy lejos y continúa rockeando de lo lindo sin complejos y rodeándose de los mejores músicos en su estilo. Me sigue flipando cuando agarra la armónica y quiero volver a verle en directo. Eterno. Trío de ases: Junk Planet, The Pitfalls of a Being a Outsider, Low Life In a High Places



Duff Mckagan - Tenderness. Muy alejado de los parámetros punkarras y hard rockeros por los que es más conocido Duff ha sabido rodearse de los músicos adecuados y se le ve muy cómodo en esta tesitura. Y viene cargado de muy buenas canciones. Cada día me gusta un poco más. Trío de ases: Don´t Look Behind You, Feel y Wasted Heart

Steve Gunn - The Unseen In Between. Se publicó a principios de año pero no me olvidado de él. Otro que descubrí en el laboro sin tener ni puta idea de quién era. Y me cautivo como suenan las guitarra acústicas en todo el álbum y esas canciones tan bien construidas. No sé, a veces me recordaba al Rory Gallagher otras a la Velvet. En cualquier caso otro pedazo de descubrimiento. Trío de ases: New Moon, Vagabond y Lightning Field

The Raconteurs - Help Us Stranger. Nunca he sido muy de Jack White. Para qué voy a mentir no he sido nada de este tipo. Su aventura con White Stripes la ventilo con un recopilatorio y ya. Pero reconozco que este álbum se me ha pegado como un puto chicle y no hay forma de despegarlo. Clasicote a más no poder. Trío de ases: Thoughts And PrayersHelp Me Stranger Somedays (I don´t Feel like trying)

Teskey Brothers - Run Home Slow. Son de Australia pero cualquiera lo diría tras escucharlos. Un álbum que remite claramente a Otis Redding, Stax, Muscle Shoals. Nada nuevo bajo el sol pero soy incapaz de ponerle ninguna pega todo lo contrario engancha que no veas. Ya me molaría ver a estos tipos en un garito pequeño y comprobar si son capaces de trasladar al directo esas fantásticas canciones de este disco o del anterior. Trío de ases: That Bird, Hold Me y Let Me let you down.  

Whiskey Myers - Whiskey Myers. No hace ni un mes que he descubierto a estos texanos gracias a la crítica del disco que en Popular 1 hace Marcos Delahueria, con diferencia el redactor con el que más conecto en esas lides. Country rock potente con temas que se quedan a la primera. Trío de ases: Die Rockin´Glitter Ain´t GoldCalifornia To Caroline

Ryan Bingham - American Love Song. Me sigue impresionando su voz rasposa y su convencimiento a la hora de interpretar. Le veo un potencial enorme y que lo mejor está por llegar pero si el nivel va a ser siempre como el de este álbum bienvenido sea. Tal vez le sobre algún tema pero la ristra que me gusta me vuela la puta cabeza. Trío de ases: Jingle And Go, Got Damn Blues y Situation Station

Calexico & Iron Wine - Years To Burn. Un amigo siempre me recomienda a Calexico pero hasta ahora no les he prestado demasiada atención. Un compañero puso en la tienda este disco a pachas con Iron Wine de los que apenas tengo referencias y la primera canción me voló la puta cabeza. Y el resto del disco aguantó el tirón. Trío de ases: What Heaven´s Left, Father Mountain y Midnight Sun

Mavis Staples - We Get By. Ahí sigue esta veterana del mundo del gospel soul en plena forma y muy bien acompañada por Ben Harper en tareas compositivas y de producción. Les ha salido un disco la mar de molón, mucho mejor que la última aventura de Staples con Jeff Tweedy. Por mi pueden seguir uniendo sus fuerzas. Trío de ases: ChangeAnytime We Get By 

North Mississippi Allstars - Up and rollin. Lo esperaba con mucha ganas y las primeras escuchas no me saciaron. Poco a poco ha ido calando y me gusta como no podía ser de otra forma. Los hermanos Dickinson rinden tributo a la música negra de Mississippi con su clase y elegancia habituales y algunos invitados lucen mucho (Mavis Staples y Jason Isbell). Trío de ases: What you gonna do?Bump That MotherMean Old World

The Delines - Imperial. Hace poco actuaron en Bilbao y se me pasó. Se me fue la pinza con la fecha y la verdad es que me hubiese gustado acudir porque este disco es delicioso. Country soul de la mejor escuela. Para escucharlo con sumo detenimiento y perderse en él. Trío de ases: Eddie & PollyLet´s Be Us Again y Roll Back My Life.

Better Oblivion Community Center. Ni puta idea de quiénes eran ni Conor Oberst ni Phoebe Bridgers dúo que se esconde tras este curioso nombre. El disco no es la alegría de la huerta pero a veces uno no puede evitar regodearse en canciones folk tristonas y meláncolicas cantadas con exquisitas armonías vocales. Ya pondré Van Halen después. Trío de ases: Dylan ThomasDidn´t Know What I Was In For y Chesapake

Mark Lanegan Band - Somebody´s Knocking. Comentaba The Man hace poco en el correo de Popular 1 que no le interesa en absoluto la música que factura Lanegan hoy en día. Duras palabras. Como diría Flynn Rider: Duele. Ja, ja. Y si, yo también echo de menos al Lanegan de WhiskeyField Songs o Scraps at Midnighpero para mi sorpresa estoy conectando bastante con este disco, mucho más de lo esperado. Así que a seguir disfrutando. Trío de ases: Paper Hat, Letter Never Sent y Two Bells Ringing At Once.