miércoles, 20 de septiembre de 2017

The Kinks. The Singles Collection

La primera vez que vi en directo a Ray Davies fue en la campa de Mendizabala en 2003 el debut del Festival Azkena en esa ubicación. Guardo un recuerdo atómico de aquella edición. Además de Ray Davies, Steve Earle, Iggy Pop, Cracker o The Jayhawks pasaron por aquellos escenarios. Acudí a la cita con el líder de The Kinks en pañales en cuanto a conocimiento de su obra se refiere. Tan sólo tenía un doble en directo que me había grabado mi amigo Rober, To The Bone se titula, un artefacto grabado en los noventa con todos los clásicos de los Kinks sonando a todo trapo en directo. Versiones crudas, directas y adictivas en vivo de un material que no envejece. Y lo comprobé allí mismo con un Davies dando un emocionante repaso a su espléndido repertorio.

Tras aquel concierto me hice con mucho material de los Kinks. Joseba, un compañero del trabajo de entonces me dejó varios discos y me compré unos cuantos más y fue una decisión acertada a más no poder. The Kinks es una banda que tal vez viva a la sombra de Beatles, Stones o The Who pero no hay duda de que juegan en esa liga. Sucede lo mismo como con The Faces, quizá no se les nombra tanto pero tiene una discografía en la que perderse y gozar con ella.

De todo el material que adquirí Lola vs Powerman es junto a Muswell Hillbillies y Village Green Preservation Society es mi trilogía favorita de estos británicos capaces de tanto de armar precisas canciones pop como de sacarse unos riff poderosos, cortantes y que se te clavan para siempre. Se les considera de alguna forma los padres del hard rock y seguro que mucho tuvo que ver las versiones de varios temas a cargo de Van Halen. Los de Pasadena elevaron al infinito y más allá tres temas de The Kinks con su inimitable estilo: You Really Got MeAll Day and All Of The Night y Where Have All The Good Times Gone.



Más allá de su carácter innovador, de piedra angular del hard rock y demás historias lo cierto es que los riffs de You Really Got Me, All Day and All Of The Night o Till the End Of The Day son un prodigio de electricidad, verdaderas gemmas del rock´n roll cocinadas con sumo gusto por este combo británico capaz de abordar también otras tesituras igualmente valiosas, joyas como Set Me Free, David Watts, Waterloo Sunset o esa brillante Dedicated Follower Of Fashion para mi siempre ligada a una cachonda escena de En el nombre del Padre.

The Singles collection recoge temas del periodo 1964 - 1970, 25 canciones compuestas en su mayoría por Ray Davies con la excepción de la versión de Little Richard, Long Tong Sally una canción que el propio Ray no estaba muy seguro de hacer como se indica en el libreto escrito por Peter Dogget en el que se repasan de forma amena las peculiaridades de estos 25 temas. Aunque The Kinks no hubiesen grabado nada más en su historia esto ya les otorga un pase a la eternidad. Y es un placer seguir su rastro en bandas que me apasionan como Marah, Cracker o Tom Petty & Heartbreakers.






domingo, 17 de septiembre de 2017

Eslovenia, campeona del Eurobasket 2017

Por primera vez en su historia Eslovenia se ha proclamado campeona del Eurobasket. Un país de apenas 2 millones de habitantes donde se respira baloncesto ha conseguido fulminar en semifinales a la gran favorita, España y vencer en la final a Serbia jugando el último cuarto sin sus dos principales estrellas, Doncic y Dragic (ambos en el quinteto ideal del campeonato) con una impresionante aportación de Prepelic y Anthony Randolph. Antes de llegar a ese emocionante último cuarto la exhibición que ha dado Goran Dragic me ha recordado sobremanera a la de uno de mis jugadores favoritos de la historia: Sarunas Marciulionis. De hecho la final me estaba remitiendo a aquella histórica del 95 entre Yugoslavia y Lituania. Sólo que hoy los eslovenos han podido con Serbia cuando lo tenían más complicado por la lesión de Doncic y el desfonde total de Dragic. La final ha tenido todos los ingredientes que hacen de este juego un deporte apasionante.

Unas horas antes España ha terminado mejor de lo esperado el campeonato ganando el bronce contra Rusia, demasiado irregular y con un hoy muy desaparecido Shved o por lo menos no tan determinante, de hecho restando más que sumando a su equipo. En España nueva exhibición de Pau Gasol (26 ptos 10 reb 3 tapones, muy bien secundado por Marc Gasol (25 ptos 4 reb) y con un Chacho espléndido (14 ptos 9 asistencias), un tipo que tiene esa chispa que le hace especial, diferente, vital para la selección. 



En conjunto a pesar de las innumerables ausencias de algunos cracks del basket hemos asistido a un campeonato muy interesante que nos deja a un chico dominando con 18 años todas las facetas del juego (Luca Doncic), a un veterano todavía decisivo (Pau Gasol), a un portento físico y técnico (Goran Dragic), a un genio loco capaz de lo mejor casi siempre (Alexey Shved) y a un todoterreno que sabe jugar a esto a las mil maravillas (Bogdan Bogdanovic).

También me gustaría destacar a otros grandes jugadores que han hecho una labor encomiable, más alejadas de los focos pero fundamental en todo caso, Lukic y Macvan en Serbia, Prepelic y Vidmar en Eslovenia, Vorontsevich y Zubkov en Rusia o Ricky Rubio y Juancho Hernangomez en España. Sin olvidarme de sorpresas como el húngaro Zoltan Perl, toda la selección letona con especial mención para Janis Timma y el archiconocido Porzingins, jugones como Schroeder y eternos seguros como Sloukas o Bellinelli. Y muchos más. En breve veremos a muchos de estos jugadores en la ACB y algunos en la NBA, así que a disfrutar....


viernes, 15 de septiembre de 2017

Eurobasket: las medallas en juego

Finiquitados los cuartos de final y las semifinales ya están definidos los partidos por las medallas, Eslovenia y Serbia lucharán por el oro y Rusia y España lo harán por el bronce. Se puede decir que llegan los cuatro mejores aunque me hubiese gustado que Letonia hubiese otro rival en lugar de Eslovenia para llegar más lejos. De todos los partidos que he visto me sigo quedando con el Letonia - Eslovenia de cuartos uno de esos partidos que se te graban a fuego. 

En los cuartos de final no hubo sorpresas pero si indicadores de que algunos equipos no estaban tan bien. Me refiero sobre todo a España que tras una primera fase en la que solventó todos los partidos de paliza ha sufrido en los cruces de lo lindo. Tanto contra Turquía como sobre todo contra Alemania los de Scariolo se salvaron de la quema por actuaciones individuales sobresalientes el primer día de Ricky Rubio y el segundo de Marc Gasol. Luego en semifinales Eslovenia les dio un baño de principio a fin, rotundo, mucho más claro de lo esperado. 

Ha finalizado hace unos minutos el Serbia - Rusia, otro muy buen partido con los rusos peleando hasta el final ante una selección disciplinada a más no poder y con jugadores de mucho talento como Bogdanovic, otro crack rumbo a la NBA. En el lado ruso mis huesos por jugadores como Shved uno de esos talentos con el punto de locura necesario para que este deporte no esté encorsetado. 

Final: Serbia - Eslovenia.

Duelo balcánico por todo lo alto. Eslovenia ha hecho un campeonato tremendo. Sus dos estrellas, Dragic y Doncic se están saliendo pero hay un tipo tosco, rocoso y que hace el trabajo sucio que les esta dando mucho más de lo que dicen las estadísticas: Vidmar. Este tío pone unos bloqueos brutales y hace un trabajo defensivo descomunal. A ver qué tal se desenvuelve con la batería de pivots serbios encabezados por Marjanovic un tío que además de ser muy alto e intimidar sabe leer muy bien el juego. En cuanto a talento Bogdanovic no está solo. Lucic está haciendo un campeonato excelso, Jovic es más intermitente pero muy bueno y Milosavlevic que jugará este año en el Unicaja es otro de esos tipos silenciosos que hace muy bien su trabajo. Se espera partidazo.

3-4 puesto: Rusia - España

Se suele decir que es mejor conseguir el bronce que la plata porque acabas ganando el último partido pero todos los equipos prefieren jugar la final. No hay duda. Vamos a ver como se presentan rusos y españoles a este partido. Rusia tiene a un genio loco al mando de la nave (Shved) y unos cuantos jugadores con la calidad suficiente para ganar a España. El combinado de Scariolo ha ido claramente de más a menos y la dependencia de los Gasol es manifiesta cuando se barrunta que pueden tener más soluciones. Veremos.






lunes, 11 de septiembre de 2017

Cuartos de Final Eurobasket 2017

Ayer me di un buen atracón de basket. Hasta ahora apenas había visto nigún partido entero tan solo ratos de cada uno pero cuando llega la hora de los cruces si puedo me los enchufo todos. Me apasiona este deporte y los octavos de final nos han dejado unos cuantos encuentros muy buenos entre ellos el Lituania - Grecia, Letonia - Montenegro y sobre todo Rusia - Croacia. Es el turno de los cuartos de final con ocho equipos de alto nivel que espero nos proporcionen tan buen entretenimiento como hasta ahora. 

Alemania - España.

Una de las sorpresas de los octavos de final la protagonizó Alemania que dejó fuera a la favorita Francia. Alemania tiene plantilla suficiente para ponerle las cosas difíciles a cualquier equipo y para eliminarle. Si España sale muy confiada puede verse fuera porque los alemanes son como un martillo pilón. Tienen físico y talento sobre todo en el puesto de base con Schroder y Maodo Lo. Por dentro Voigtmann tiene potencial aunque esté un poco verde y Daniel Theis, nuevo jugador de los Boston Celtics protagonizó una de las jugadas de octavos y tiene muchos recursos. Robin Benzing que jugó el año pasado en Zaragoza y ahora está sin equipo esta haciendo un Europeo muy interesante. Nada más destacable en el plano individual pero todos los jugadores soldados que saben hacer su trabajo.

Eslovenia - Letonia

Mi eliminatoria favorita. Los dos equipos que más me gustan. Una pena que uno de ellos se tenga que quedar fuera. Eslovenia tiene un trío de jugadores espectacular Goran Dragic, Luca Doncic y Anthony Randolph, una base más que sólida. Dragic es un jugón de cuidado capaz de finalizar y generar a partes iguales, Doncic cada partido es un poco mejor sumando en todas las facetas del juego y Randolph siempre cumple. Además Prepelic tiene talento y puede ser un revulsivo, Vidmar hace el trabajo sucio y los demás aportan muy a la sombra de estos cinco. Ese puede ser su problema. Letonia tiene más banquillo y un jugador determinante en los dos lados del campo: Porzingis. El de los Knicks está muy bien acompañado por los hermanos Bertans, Janis Timma fichajazo de de Baskonia, Strenielks un base más que fiable, Blums capaz todavía de dar minutos de calidad, Roland Smits... Un equipo muy completo aunque no tengan pivots puros (exceptuando Martin Meieres) pero les da de sobra.

Grecia - Rusia

Grecia se cargó merecidamente a Lituania en octavos y demostró una vez más que en estos partidos son capaces de dar su mejor nivel. Tienen una plantilla muy compensada, tal vez sin ninguna estrella pero el quinteto titular es de garantías y tienen un banquillo solvente encabezado por Bouroussis. Algo similar le ocurre a Rusia sólo que estos si que tienen a un jugador que puede ser determinante Shved. El jugador de Unics Kazan está muy bien acompañado con Mozgov determinante en la pintura y tipos tan solventes y polivalentes como Fridzon, Zubkov o Khostov. Contra Croacia fue un espectáculo verles atacar y defender. 

Italia - Serbia

Se me antoja díficil que Italia le pueda a hacer sombra a Serbia muy a mi pesar la gran favorita junto a España. Italia vive a la sombra de Bellinelli un tipo al que es una delicia verle jugar. Bellinelli tiene unos cuantos buenos escuderos, todos exteriores y por dentro no tienen casi nada para hacer frente a Serbia. O les cosen a triples o no lo veo. Los serbios pues bueno lo de siempre talento a raudales, incluso a pesar de que les faltan sus estrellas más mediáticas, y un jugador al que Italia no veo como puede parar Marjanovic. Ojalá gane Italia pero veo antes juntándose de nuevo a Waters y Gilmour. O sea imposible, ja ja.

domingo, 3 de septiembre de 2017

David Lee Roth. Skyscraper

No pasa mucho tiempo sin que busque noticias sobre el bueno de David Lee Roth. Cuando protagonizó aquel brillante retorno con Van Halen hace ya cinco años su actividad era frenética. A aquel excelente disco, se le añadió una gira que por desgracia desde el comienzo sabíamos que no iba a pasar por Europa, no digamos ya por España, y una constante presencia de David en publicaciones de diversa índole. Consultar su página web era y sigue siendo una sana costumbre en mi rutina semanal. Hazlo ahora mismo y pasarás un rato la mar de divertido. Dime si esa bienvenida que te brinda Dave no es lo más cool sobre la faz de la tierra. Hay pocos showman que puedan hacer sombra a este sujeto. 

Ahora voy a reunir unas cuantas líneas sobre su segundo disco en solitario, particularmente mi favorito en dura pugna con el imprescindible, Diamond Dave, la clase de álbum que me alegra el día al instante. Skyscraper cumplirá 30 años en 2018 y en mi casa sigue igual de vigente que siempre. Cada poco tiempo me lo tengo que enchufar, sin remedio. Para esta rodaja David contó con unos músicos que hacían algo más que cubrirle las espaldas, tenían su toque definitivo, eran cada uno con su instrumento unos auténticos prodigios y su unión funcionó a las mil maravillas. Steve Vai además de su espectacular técnica a la guitarra compone junto a David unos cuantos temas de muy diferente índole: pelotazos que te entran a la primera como The Botton Line, envolventes atmósferas como las de Skyscraper con mucho protagonismo tanto para la guitarra de Steve Vai como para los teclados de Brett Tuggle, delicias como Damn Good con unas guitarras acústicas absorbentes o canciones tan buenas como Hot Dog And A Shake o Hina que podrían figurar en cualquier disco clásico de Van Halen.



  
Curiosamente la canción de más éxito del disco no viene firmada por Vai, sino por David Lee RothBrett Tuggle, Just Like Paradise alcanzó el puesto 6 en el Billboard americano y es el clásico single que se te queda tatuado de por vida. Ninguna pega. En la misma onda va el otro tema compuesto por la mencionada pareja, Stand Up que podría perfectamente a ver seguido los pasos de Just Like Paradise en cuanto a éxito se refiere. Y Perfect Timing es incluso la mejor que compusieron juntos Tuggle y Roth. Sería de locos olvidarse de la base rítmica formada por el batería Gregg Bissonette y el bajista Billy Sheenan ambos dos portentos al servicio de la diversión en todo el disco y cuyo punto culminante puede ser la despampanante Two Fools A Minute. Imposible cerrar el disco de mejor forma. 


¿Y qué podemos decir de la portada? David Lee Roth en estado puro. Indicar que hay varias ediciones de este disco y yo por supuesto recomiendo la que incluye la apertura con  California Girls y Just A Gigolo. Dos temas que David se tritura de forma inconmensurable alcanzando sino superando las originales. Dos canciones que por muy oídas que estén fueron compuestas para que algún día este tipo las hiciese suyas y de paso nos regalase dos cachondos vídeos que hay que visionar semanalmente. 


martes, 15 de agosto de 2017

Cracker. Darling One

He tenido la fortuna de verles cinco veces en directo y me parecen pocas. Es más ya estoy deseando que se anuncie una nueva gira por estos lares donde parece que cuentan con una pequeña pero entusiasta y fiel parroquia de seguidores. La capacidad de esta banda para componer fantásticos temas que te encuentras tarareando a la menor ocasión es tremenda. Jamás me canso de ellos, cada vez me gustan más. No llenan grandes recintos, salas de poco más de 200 o 300 personas... Y qué lujo tener a un palmo de tus narices a unos jodidos clásicos. Cracker Forever!!!



I hear a voice that fights the wind,
the rain that keeps fallin'
And I feel a river rushin' in between you and me
And you keep on lookin' for something that's not lost
And I wish that somehow I could carry you across

Why don't you rest your worries darling one, sweetheart?
Why don't you rest your worries darling one, sweetheart? Sweetheart

When they told you that the great parade had long since passed
I saw you waiting there for the good times to come back
I'm feelin' blue 'cause there's so much to live up to
And I wish that somehow I could give it all to you

I'm feelin' blue 'cause there's so much to live up to
And I wish that somehow I could give it all to you





domingo, 30 de julio de 2017

Master Of None

Una inesperada, refrescante y diferente serie se ha colado en mi casa este verano. Master Of None ha resultado perfecta para esta época del año, esa en la que parece que todo es más relajado, el ritmo es más pausado y a priori no se quieren grandes comeduras de coco. Pero eso es la superficie. Si rascas encuentras más por lo menos en esta deliciosa Master Of None.

El planteamiento es sencillo. El protagonista es Dev un joven de origen hindú que trata de hacerse hueco como actor en NYC. Pero no le resulta fácil y acaba siempre encasillado en papales reservados para esa minoría étnica. Dev, magníficamente encarnado por Aziz Ansari que además es el creador de la serie, vive sólo y trata de encajar en el mundo que le ha tocado vivir, tiene los habituales encontronazos con sus progenitores muy anclados en la cultura de origen y tiene unos cuantos amigos a cada cual más peculiar. Puede que incluso muy estereotipados pero funcionan gracias a unos guiones imaginativos, que tratan temas universales sin demasiadas infulas pero con grandes resultados.

Puede verse claramente cuáles son los referentes de Ansari. Uno de ellos sin duda Woody Allen o determinadas comedias locas independientes que no gozan de muy buena crítica pero Aziz logra tejer unas historias honestas salpicadas con un constante humor, muy básico a veces, bruto en otras, entrañable casi siempre. Diálogos con chispa y una sensación de que a veces estás viendo a personajes que parecen cartoons, con una tendencia a la exageración en ocasiones que a mi me resulta la mar de divertida sobre todo en las escenas compartidas por el protagonista y uno de sus mejores amigos, Arnold (tremendo Eric Wareheim). 

La primera temporada me gustó lo suficiente como para continuar viéndola pero reconozco que no fue hasta el sexto episodio titulado Nashville cuando no caí rendido a sus pies. A partir de ahí la serie es cada vez mejor y la segunda temporada simplemente exquisita con un primer episodio de esos para revisionar varias veces. El titulo proviene de la frase hecha Jack of all trades, master of none. Brindo por Master Of None.


sábado, 15 de julio de 2017

William Bell. Festival Blues Getxo 14/07/2017

Hace unas semanas un amigo me envío un ws indicándome que William Bell iba a actuar en el Festival de Blues de Getxo. Días antes me había hecho con su último disco This Is Where I live que en Febrero ganó el grammy al mejor disco de Americana. La etiqueta me da igual. Es un álbum de soul de uno de los pioneros del género. Tal vez no tan conocido como otras luminarias pero con un bagaje de clásicos espectacular. El primer artista que tuvo un éxito en el mítico sello Stax, su casa donde ha vuelto con su última rodaja. De modo que mi primer impulso fue eufórico. Y en cuanto comprobé que la fecha me cuadraba compré las entradas.

Días después reconozco que me asaltaron las dudas. William Bell no deja de tener 77 años pensé, igual se trata del típico bolo en el que el personal acaba cantando más que el artista. Afortunadametne no hice caso a mi lado cenizo y la recompensa ha sido maravillosa. William Bell se ha cascado un emotivo y candente concierto soul, de menos a mas, con momentos brillantes y sin especular ni un poquito. Ha cantado sus nuevas canciones (hasta seis del último álbum aunque Born under a bad sign sea un clásico de los sesenta) con entusiasmo y una energía considerable. Y suertudo de mi ha coincidido que son mis favoritas del álbum en cuestión: The Three of me, Poison in the well, I will take care of you, This is Where I live y Mississippi-Arkansas Bridge... Todas han sonado de maravilla y no han desentonado al lado de los clásico de Mr Bell.

El material nuevo de Bell le muestra en una envidiable forma compositiva y el acercamiento a su pasado ha sido espectacular. Momentos increíbles, repletos de pasión y sutileza en temas tan redondos como Everybody loves a winner, Private Number, Eloise o Everyday Will Be Like a Holiday. Los grandes conciertos se pueden resumir en una frase que me ha dicho mi amigo mientras sonaba You Don´t Miss Water: En estos momentos la mejor canción del Universo. Suscribo la moción. 

No han faltado los guiños a clásicos del soul de algunos colegas como el Stand By Me de Ben E King o el You Send Me de Sam Cooke. Referencias hechas con sumo gusto, insertadas en sus propios temas con un par de estrofas de referencia que han quedado perfectas. Y para finalizar tras recibir una merecida ovación nos ha obsequiado con Hard To Handle de Otis Redding al que William Bell dedicó en su día a Tribute To A King










domingo, 9 de julio de 2017

Tom Petty & and The Heartbreakers It´s good to be King

En unas horas actuará en el Hyde Park londinense el hombre del millón de dólares. Ese tipo con miedo a volar que todos los veranos suena como sueño imposible para el Azkena Rock Festival. Ese sujeto que jamás se acuerda del Echo ni de She´s The One. Un músico con suerte. Y él lo sabe. Porque si mira a la derecha tiene a Mike Campbell y si lo hace a la izquierda a Scott Thurston. Y todos ellos arropados por el gran Benmont Tench. Unos cuantos amigos se han pirado a Londres y la van a gozar. Va por ellos.


domingo, 2 de julio de 2017

Pink Floyd. Live 8

Hace doce años David Gilmour y Roger Waters enterraron el hacha de guerra durante apenas 25 minutos para actuar ante miles de seguidores en el Hyde Park londinense. Era por una buena causa. Al menos eso nos contaron. Vamos a creerles. Lo cierto es que esa esperada actuación dejó con ganas de mucho más a los miles de fanáticos de la banda pero parece más probable que los cerdos vuelen (y esto me viene al pelo) a que Gilmour y Waters se junten de nuevo más ahora que ya no está Richard Wright. En cualquier caso todavía se puede disfrutar de la música de ambos por separado. No me importaría nada asistir a un concierto de David Gilmour, sería de esos shows por los que haría un esfuerzo extra para acudir. Tampoco parece fácil esta opción. Pero la otra es una quimera.



lunes, 26 de junio de 2017

Thunder, Chris Isaak y The Cult. Festival Azkena 24/06/2017

Tras gozar de lo lindo la jornada del viernes con el potente show de John Fogerty el sábado sabiamente nos concentramos en tres conciertos. Y dimos en el clavo. Los tres con un denominador común. Excelente sonido y las voces de los cantantes pletóricas. Creo que en ese aspecto ha sido una de las ediciones más cuidadas. Así lo percibí al menos situado en las primeras filas en los tres conciertos. Sonido peRfecto.

El sábado llegamos a Mendizabala a las 21 horas con tiempo suficiente para nuestros objetivos. Había que decidirse y aunque aprecio algunas canciones de Kiwanuka y aunque los primeros temas que escuché desde la parte de atrás con un comienzo floydiano total sonaban bien nos fuimos a coger sitio en las primeras filas para ver a Thunder. No conocía nada de esta banda excepto su último disco que me lo puso mi colega Rober en el coche al ir a Vitoria. Sonaba bien pero lo que obtuve en directo fue mucho mejor. Un cantante solvente a más no poder excelentemente arropado. La banda sonaba perfecta. Con suerte todos los años en el Azkena descubres alguna banda. Thunder ha sido mi descubrimiento de este año. Sin conocer casi nada de su material la gocé de lo lindo. Un show vitalista, optimista perfectamente guiado por su cantante Dany Bowes . Me recordó sin que su música tenga mucho que ver al show que Tesla ofrecieron en el Kobetasonik hace unos años. Me pongo con estos tipos ya.


Después de Thunder algo de alimento y a pillar sitio en las primeras filas para presenciar el concierto de Chris Isaak cerquita. Un tipo sobrado de voz y que sabe manejar el show como pocos. Nos contó que lo que más le gusta de formar parte del show business es lucir esos fabulosos trajes y que le quedan fenomenal pero lo que es imbatible son sus cuerdas vocales y el acompañamiento de su exquisita banda.  Un show cargado de matices en el que perderse una y otra vez. Mi reino por guitarristas como Hershel Yatovitz hace lo que tiene que hacer con una precisión tremenda, sin florituras, joder, escucharle es un lujo. El batería no sólo se encarga de su instrumento sino que es vital para las armonías vocales como así lo reconoció el propio Isaak que le dio protagonismo para entre otras Graduation Day.

No recuerdo con que tema abrió pero sonaron Somebody´s crying, I Believe, Two Hearts, San Francisco Days, One Day... Absolutamente prendado ante tal despliegue. Igual que con la cover de Pretty Woman, Ring of Fire o con I´ll go Crazy de James Brown contando una cachonda anécdota de cuando conoció al Padrino del Soul. Incluso cuando a mitad de show optó por unos cuantos temas más relajados y sutiles no me desenganché del show. Sentirlo ahí adelante rodeado de fanáticos de este tipo fue una experiencia inolvidable. Cuando abordó esa parte más tranquila estábamos todos embelesados. Se me hizo corto.

Lo de The Cult fue la culminación perfecta. Ni en mis mejores sueños me esperaba un final así. Salieron a matar en una forma envidiable. Mucho mejor que cuando les vi en la Rock Star hace años. El estado vocal de Astbury alucinante. Juro que en un momento pensé que eso tenía que ser playback ja ja. Ian estuvo fantástico en tareas vocales y con chispa, moviéndose con gracejo por el escenario, jugueteando con su pandereta e incluso comunicativo y el resto de la banda no suele fallar con Duffy amo y señor de todos los riffs y un Tempesta que es sencillamente aplastante.

Eligieron un inicio demoledor. Tienen repertorio de sobra pero que me aspen si una ristra con RainPeace Dog y Wild Flower para abrir el show e intercalando Dark Energy no es para perder directamente la chaveta. El nivel no bajo en ningún momento. Ni siquiera con algún tema de su último disco que aunque está muy bien es material bastante más oscuro que los pildorazos de Electric o Sonic Temple. No podían fallar Sweet Soul Sister y Fire Woman interpretadas con ganas y me encantó el final con Love Removal Machine. Por la gloria de todos los astros que estos tíos continúen juntos que todavía nos van a dar muchas alegrías. ¡Menudo final de festival!


John Fogerty. Azkena Rock Festival 23/06/2017

Nueva cita en las campas de Mendizabala con una de esas leyendas que estira su pasado a base de bien. Y nosotros miserables roedores a gozar. En esta ocasión el show de Fogerty se anunciaba como 1969 Show performing songs of Creedence Clearwater Revival y eso es una apuesta más que segura. Porque sin nos fijamos en ese año nos percatamos que de que amigo Fogerty se sacó de la manga Bayou Country, Green River y Willy and The Poor Boys, tres discos de escándalo. Lo que a otras bandas le cuesta décadas este pájaro se lo saco de la chistera en un intervalo irrisorio de meses. 

Además de ver muy bien acompañado a Fogerty gocé del bolo de The Shelters apuntando detalles interesantes, de unos cuantos buenos chispazos de Cheap Trick, a pesar de ser un desconocedor absoluto de la obra de estos tipos y me cuentan que Graveyard dieron un bolo muy bueno pero eso no lo presencié porque mi objetivo era amarrar primeras filas para ver a John Fogerty. Y la espera mereció la pena. Con creces.

Antes del concierto de John Fogerty en el escenario principal del Azkena nos deleitaron con un vídeo glosando las hazañas de John al frente de la Creedence en aquel ya mítico 1969. Está claro que Fogerty vive en un continuo egotrip (licencia popuhead) y no es para menos. Como se ha señalado aquel año quedó grabado a fuego con decenas de canciones antológicas obra de este tipo. El concierto comenzó fusionándose una actuación de Born on The Bayou con la salida a escena de la actual banda de Fogerty. Y eso fue lo único que no me encandiló del show. La quería escuchar entera en directo, leñe. Un detalle sin importancia que coincidió además con el calentamiento de la voz de Fogerty.

A partir de ahí la gloria absoluta. El concierto me pareció más contundente que el de hace tres años en Ávila. Y con aquel flipé. Así que no hagas cuentas. El show tuvo momentos apoteósicos. Difícil que no sea así ante tamaño repertorio. Mi momento favorito llegó con la cover de la factoría Motown I Heard it throught the Grapevine deliciosamente estirada por una fantástica de banda en la que destacan Shane Fogerty a la guitarra, los eclécticos teclados de Bob Malone y el incombustible Kenny Aronoff a la batería. Fogerty se desenvolvió con igual soltura en esos hits cortos, certeros que se te clavan sin remedio como Green River, Lookin´my out back door, Up Around the ben o Fortunate son que cuando alargaba los temas.


Me llamó la atención la contundencia del show. Respecto a Ávila Fogerty metió incluso más caña propulsado por una sección rítmica agresiva a más no poder guiada por Kenny Aronoff a las baquetas que tenía en James Lomenzo un socio igual de contudente. La conexión guitarristica entre padre e hijo (John y Sean) fue perfecta. En todo el concierto me encantó su feeling, juntos bordaron Down on the corner y The Old Man Down the Road. Los momentos pausados llegaron con dos clásicos imperecederos Who´ll stop the rain y Have You Ever Seen the Rain que Fogerty dedicó a su hija. 

Para la traca final no hubo sorpresas Rockin´All Over The World, Bad Moon Rising y Proud Mary. Con la cantidad de material que tiene este tipo podría salir otro concierto con 20 temas diferentes y el nivel de las canciones sería igual de bueno. El estado de forma ya lo comprobamos: Imbatible. Uno de esos shows que te acompaña para siempre. 

viernes, 16 de junio de 2017

Aretha Franklin. I never loved a man the way I love you

Varios discos míticos cumplen cincuenta años en 2017. Muchos nos los van meter hasta en la sopa. Su repercusión mediática es inevitable y sus logros artísticas difícilmente cuestionables. Aunque para mi todo es cuestión de gustos. El primer disco que Aretha Franklin publicó en el sello Atlantic, I never loved a man the way I love you es uno de ellos. No pertenece a la categoría de los que nos los van meter hasta en la sopa. Es más, desconozco si van a reeditarlo con extras, maquetas y demás parafernalia. Da igual. Tal como vino al mundo sigue siendo atómico. No hay quién pueda con Aretha. A sus pies. La Reina del Soul y todo el cotarro. 


domingo, 4 de junio de 2017

Mad Season. Above

En la época grunge además de gozar con los discos de multitud de bandas que tuvieron en Seatle su centro de operaciones nos beneficiamos de la colaboración entre músicos que cuando se juntaban eran capaces de grabar artefactos tan poderosos como Above, el único álbum de Mad Season. La banda la componían Layne Staley (Alice In Chains), Mike McReady (Pearl Jam y Temple Of The Dog), Barret Martin (Screaming Trees) y Jon Baker Saunders (The Walkabouts). En mi casa este álbum juega en la misma liga que Sweet Oblivion, Dust, Badmotorfinger, Superunknown, Vs, No Code, Dirt... Es decir en lo más alto. No hay duda. 

Producido por la propia banda y Brett Eliason el disco tiene una inusitada conexión blues en algunos temas, toques hasta jazzys en otros y una instrumentación espartana, dura como una roca y que se te clava con inusitada fuerza. Imposible no destacar el trabajo de McReady a las seis cuerdas. El amigo Mike puede presumir de ser el principal hacha en dos discos colosales como son Above y el de Temple of The Dog. Y sus compañeros de viaje son a cual más talentoso. Staley tenía una voz personal y única, un arma de destrucción masiva, a veces duele escucharle pero no puedes dejar de hacerlo. Jon Baker Saunders es el menos conocido del cuarteto pero su entendimiento con el batería Barret Martin es de los que dejan huella y tiene el honor de que su bajo abra esta sabrosa rodaja.



El hipnótico y sugerente inicio de Wake Up se me clavó como un aguijón en cuanto mi colega Rober me paso la cinta en la que me lo grabó. Recuerdo ponerlo varias veces seguidas en bucle y volar alto con cada escucha. Uno de los puntos álgidos en la trayectoria de Staley. Pero es que lo mismo es aplicable a todos los temas de este disco. Es más hasta el orden de las canciones es exquisito. No se me ocurre un cierre mejor y más sugerente que All Alone

Entre medias nos hallamos ante ocho temas más a los que sigue siendo un placer hincarles el oído. Todo el material fue compuesto en apenas una semana y luego Staley le añadió las letras. No hace falta tirarse ni meses ni años para dar con algo bello y perecedero. A ver quién se puede resistir a River Of Deceit y I don´t Know Anything elegidas como singles. Aunque sinceramente hubiesen podido ser cualquiera de las otras ocho porque el nivel es igual de bueno. En el caso de estas siempre me encantó ese sencillo y emotivo inicio en River Of Deceit. McReady da con la tecla adecuada y prepara un comienzo elegante para que la voz de Staley rompa todo por los aires: My pain is self- chosen....




Artificial Red es un blues poderoso, pesado del que no te puedes librar... La letra es estremecedora, aspecto común a todo el disco. Y es que el amigo Staley no era precisamente un tipo estable. Multitud de demonios, innumerables problemas con las drogas, angustia vital extrema.... Nada para salir de fiesta vamos. En las antípodas de Van Halen. Pero uno no puede evitar en ocasiones regodearse en todo este material aunque su exposición continúa no es recomendable. No escucho a menudo este material pero mentiría si no escribiese que me parece tan bueno como cualquier otra cosa que forme parte de mi dieta habitual.

Las dos apariciones de Lanegan son fulgurantes. Es una gozada escuchar a Staley y Lanegan juntos en I´m Above y la presencia de Mark en Long Gone Day es fundamental. Es la canción más experimental del disco. Cuenta con un curioso y penetrante sólo de saxo cortesía de Skerik y la interpretación de Staley y Lanegan emociona. Si vas a una tienda de discos y no encuentras esta joya es que algo está mal en el puto universo. Y que me aspen si Barret Martin no es un batería colosal, a reivindicar hasta el fin de los días.



jueves, 1 de junio de 2017

Soundgarden. Never the Machine Forever


I can't live when it lives
It won't live if I die
Machine has no heart to give
Heart it takes could be mine

Come on
Come down
Come out from where you hide

Follows me down the river
Shadows me through the sky
A sideways glance in the mirror
Stalemate machine in a tie

Come on
Come down
Come out from where you hide
Get up
Get off
Get on with your life

Forever means all is not seen
Never means forever brings everything

I fashion will and desire
Always I and I survive
Mercurial mind the fire
Fervorous direction and drive

Come on
Come down
Come out from where you hide
Get up
Get off
Get on with your life

Presently, I see myself clearer
Why time I visualize
I spy device in the mirror
Checkmate watch machine die

martes, 30 de mayo de 2017

Soundgarden. Room A Thousand Years Wide


Listen, hear he is inside
One who lives while others lie
I close my eyes and walk a thousand years
A thousand years that aren't mine, hey
It seems he's near me when I walk
One who loved what love denied
He lives these years that I walk blind
All these years can not be mine


Tomorrow begat tomorrow
Tomorrow begat tomorrow
Tomorrow begat tomorrow


A thousand doors a thousand lies
Rooms a thousand years wide
I walks in the cold sun and wind
All these years can not begin


Tomorrow begat tomorrow
Tomorrow begat tomorrow
Tomorrow begat tomorrow
Tomorrow

Tomorrow begat tomorrow
Tomorrow, tomorrow, tomorrow

viernes, 26 de mayo de 2017

Soundgarden. Somewhere

Además de un cantante prodigioso Chris Cornell era un compositor prolífico y atinado. En Soundgarden un porcentaje muy alto de su catalogo procede de su inventiva. Letra y música. Lo extraordinario es que cuando Cameron, Thayil y Shepherd se sumaban a las tareas compositivas los resultados eran igual de brillantes. Y todos tenían su toque. Comienzo por el último que llegó al grupo, el peculiar e inimitable bajista Ben Shepherd. Todos los temas que compuso para Soundgarden tenía una chispa especial, de tintes psicodélicos. Hoy me he decidido por Somewhere de Badmotorfinger


I wish a wish I dream to dream
I try to try and I live to live
And die to die and I cry to cry
But I know why
I wish to wish and I dream to dream
I try to try and I live to live
But die to die and I cry to cry
But I know why
Somewhere in my dreams
Are those who should 
Still the willow weeps
On roses for the dead
In laughs of love
From the likes of her
To time of me
Like to moon to earth
And the sky to sea
?Only were no longer
Allowed to be, to be
Somewhere in the dreams
Things that should 
Live in all the keeps
Echo all the worlds
In laughs of love

lunes, 22 de mayo de 2017

viernes, 19 de mayo de 2017

En memoria de Cornell

Se me hace complicado escribir unas líneas sobre Chris Cornell. No lo he hecho de ninguna de las estrellas que se han ido en los últimos años. No creo que la muerte de Chris vaya a tener más trascendencia que la de otros iconos pero a mi me ha tocado de forma distinta. Es una cuestión generacional. Tenía veinte años cuando mi amigo Rober me grabó Superunkown y mi obsesión por ese disco y la carrera de estos tipos no conocía límites. Fuimos a verles a La Peineta en un triple cartel con Corrosion of Comformity y Metallica el 22 de septiembre de 1996. Y allí con más de veinte mil personas pululando me encontré con mi primo Oscar. 

Aquel concierto se me quedó grabado por varias razones. Para empezar la estrictamente musical. Recuerdo que sonaron poderosos, con la voz de Cornell retorciéndose como en sus mejores momentos, y la sección rítmica de Cameron y Shepherd bordandolo. Thayil parecía el sheriff en todo aquel tinglado. Era una banda que se comportaba de forma extraña en directo. No parecían tener buen feeling entre ellos, apenas gestos ni complicidades... Una descarga colosal previa a la actuación de las estrellas de la noche. 



Miro ahora el set list y pienso en lo traicionera que es la memoria. Juraría que abrieron con Searching With My God Eyed Closed pero no fue así sino que lo hicieron con Spoonman. Puedo verme con mi amigo Rober cantando a pleno pulmón aquello de I´m looking California, I feeling Minnessota..., mirarnos estupefactos ante el poderío vocal de Cornell en Slaves & Bulldozers, ver como entre tanto aficionado de Metallica también había pequeños grupos flotando con Soundgarden. No tocaron Room A Thousand Years Wide una de mis canciones favoritas de su repertorio que contiene todos los registros vocales que manejaba el amigo Cornell.

Siete meses después de aquel concierto se anunció la separación de la banda. Badmotorfinger, Superunknown y Down on The Upside sonaron en mi casa a todas horas aquellos años noventa e incluso compré en cuanto se editó el disco en solitario de Chris. Después, Audioslave fueron una de las mayores decepciones ante tamañas expectativas y la carrera posterior de Cornell tuvo momentos delirantes. Y le dejé de seguir con Scream. Esos cabreos que te pillas con tus ídolos cuando caen en lo que tu consideras patético. Pero años después lo ves con otra perspectiva y surgen los brotes verdes. Jugosas colaboraciones con Avett Brothers, conciertos acústicos con mucha clase. Vamos que deslices lo tiene cualquiera por mucho que haya recalcitrantes fans entre los que me encuentro que en un momento dado echen pestes....




La noticia como a millones de personas me cogió por sorpresa. Siempre tuve la imagen de un Cornell fuerte, decidido con un punto de arrogancia y siempre manejando el sarcasmo y la ironía. Un amigo me comentaba hace poco que tras la lectura de Todo el mundo adora nuestra ciudad se había quedado con la impresión de que Chris Cornell era un tipo ambicioso, que siempre tuvo claro que iba a ser una estrella y que haría lo que fuese por conseguirlo. Pero esto no son más que impresiones. Las investigaciones apuntan a un suicidio algo que no me esperaba ni por lo más remoto pero está claro que no conocemos ni siquiera a las personas que tenemos cerca como para siquiera atisbar lo que ha pasado por la mente de uno de tus músicos favoritos a miles de kilómetros de distancia.