martes, 30 de abril de 2013

The Bottle Rockets. The Brooklyn Side


Una de las frases que más he leído asociadas a The Bottle Rockets es que son la mejor banda de bar de América. Algo que se repite cuando se menciona a estos tipos y que se ha convertido una marca de la casa. Curiosamente la primera vez que les vi en directo fue en el Azkena Rock Festival de hace unos años y no se si porque el escenario les quedaba grande o porque yo no tenía el día pero no me convencieron. Años después en las distancias cortas del Kafe Antzoki la cosa fue mucho mejor.

El primer álbum que cayó en mis manos fue Brand New Year, un acertado pelotazo que fue disco en un mes de 1999 en Popular 1. Un colega me lo grabó y lo rayé mucho durante una buena temporada. Sigue sonando tremendo. Me costó mucho más conseguir sus discos antiguos que siempre los mencionaban como obras maestras: 24 hour for a day y The Brooklyn Side. Y lo he comprobado. Si Brand New Year fue un muy buen inicio para mí, The Brooklyn Side es uno de esos discos que se te quedan grabados a fuego. Se editó en 1995 y dieciocho años después sigue sonando muy bien.
Como siempre escribo los fundamental son las canciones. Todas buenas y muchas de esas que se quedan a la primera escucha. Pero quiero resaltar el sonido de este álbum. Cortante, poderoso como en esa adictiva Radar Gun. Lo produce Eric Roscoe Ambel uno de esos tipos alejados de los grandes focos pero que siempre sabe lo que se hace. Aquel fue uno de sus primeros trabajos y casi veinte años después el bueno de Eric no ha trascendido a circuitos de mucha popularidad pero ha contribuido con unas cuantas jugosas producciones a que este mundo suene mejor. Su trabajo más reciente es la producción de White Buffalo último álbum de Jimbo Mathus. 


El álbum se abre de forma tranquila con una preciosa canción. Welfare music es uno de los mejores temas lentos en la carrera de estos tipos. Y eso para el que esto escribe es para tener muy en cuenta. Pero son las canciones de corte más duro tipo Sunday Sports, en la que Brian Henneman canta con una inusitada rabia, las que primero llamaron mi atención. Otra que me voló la cabeza desde el principio fue Thousand Dollar Car, un tema que siempre me pareció que encajaría perfectamente en el repertorio de Neil Young.

Entre las cualidades de esta banda está que saben aportarle a cada canción que abordan su toque personal sea cual sea el estilo del tema en cuestión. Son una banda de rock y son del sur. Bien, es una combinación mil veces escuchada pero estos tíos tienen su toque, sin duda. La voz de Henneman es peculiar. Como hablaba con Diego esta misma tarde hay tipos que tal vez no tengan una gran voz pero que saben cantar de perlas. Ese es el caso de Henneman. Y las guitarras suena que cortan el hielo. Ahí está esa tremenda Stuck In A Rut para comprobarlo. Larga vida a The Brooklyn Side!

domingo, 28 de abril de 2013

Sarunas Marciulionis, un pionero en la sombra


Hoy en día en la NBA juegan un buen número de jugadores europeos. Muchos con un rol de relevancia en sus equipos. Grandes estrellas que han jugado All Stars y que han sido decisivos en los triunfos de sus conjuntos. Pero hace veinticinco años la cosa era muy diferente. Los primeros europeos en tener una presencia destacable en aquella liga fueron Vlade Divac y Sarunas Marciulionis. En la temporada 1988-89 cinco jugadores del Viejo Continente desembarcaron en la mejor liga del mundo: los mencionados Divac (Los Angeles Lakers) y Marciulionis (Golden State Warriors) junto a Zelko Paspalj (San Antonio Spurs), Alexander Volkov (Atlanta Hawks) y el malogrado Dratzen Petrovic (Portland Trail Blazers).

Los primeros jugadores europeos no formados en universidades norteamericanas que cruzaron el charcho fueron el búlgaro Glouchkov y Fernando Martín. Ambos tuvieron una presencia testimonial. Y su aportación se limitaba a ayudar en los entrenamientos y completar el rooster. Eran otros tiempos en todos los sentidos y los jugadores europeos se enfrentaban a la reticencia yanqui. Los dos primeros jugadores que tuvieron abundantes minutos y un rol más que interesante fueron Divac y Marciulionis. Ambos harían carrera en la NBA y hoy voy a escribir sobre uno de mis favoritos de todos los tiempos: el gran Sarunas Marciulionis, un pionero en la sombra.

Marciulonis desembarcó en la NBA gracias al esfuerzo del hijo de Don Nelson por llevarlo. En el año 87 los Atlanta Hawks jugaron contra la selección rusa en suelo americano una serie de encuentros amistosos. Allí los técnicos yanquis se dieron cuenta de que los atléticos jugadores negros tenían algo más que dificultades para frenar el potentísimo primer paso de Sarunas. Nelson tomó buena nota. Más cuando los rusos eliminaron en las semifinales de los JJOO de Seúl al combinado norteamericano de entre otros David Robinson y Mitch Richmond y ganando la final contra el potente conjunto yugoslavo.  De modo que la temporada siguiente Marciulonis fue fichado por los Warriors en una trama digna de espionaje. Eran los tiempos de la Guerra Fría y que un jugador soviético jugase en USA era todo un acontecimiento.




Sarunas Marciulonis  cayó perfectamente en los Golden State Warriors donde permanecería cinco temporadas convirtiéndose en uno de los favoritos de la grada de Oakland. Con los Warriors disfrutó de la ciudad y del juego de un equipo diferente que lo basaba todo en la velocidad en el famoso Run&Gun de Don Nelson. Fue nombrado segundo mejor sexto hombre dos años consecutivos y estaba entre los mejores jugadores de la competición hasta que su progresión se cortó de raíz cuando padeció la temible lesión de la triada. Una vez recuperado continúo su carrera en otros tres equipos más (Seatle Supersonics, Sacramento Kings y Denver Nuggets). Los tres equipos disfrutarían de fogonazos del talento del lituano bastante mermado por problemas físicos.

Y para finalizar la conexión rockera. Muchos aficionados al basket puede que se acuerden del podio de basket de los JJOO de Barcelona. Ahí estaban el Dream Team, la Croacia de Petrovic, Kukoc, Radja y cía y los lituanos luciendo unas camisetas que llamaron mucho la atención. Marciulonis era amigo de los Grateful Dead y la banda de California contribuyó a la causa lituana con dinero y diseñando esas camisetas inolvidables. Incluso hay un documental titulado The Other Dream Team donde se cuenta parte de esa historia y como lucharon los lituanos para tener su propia selección. Pero eso da para dar la brasa en otro post.


sábado, 27 de abril de 2013

Rory Gallagher. Livin´Like a Trucker


Well I've been livin' like a truckerFor a month or moreWell, I'm steaming like dieselThat cannot feel it's throat

Well, I'm closing all the windowsKeeping out the rainBut I'm not complainingIn fact, I'd do it all againI'm a ramblin' manCannot stop a travelin' man

I've been singing for my supperBut I never get to eatWell, I queue up at the dinerBut I cannot find a seat

Well, I've been livin' like a gypsyFeeling like a kingReally feel like singin', you knowThat's the mood I'm inI'm a ramblin' manSome kind of travelin' man

You'll never catch me working 9 to 5That's for some people, but me, I wanna rideAll around the world, to the planet's endI've seen some places, but more, I ain't seen yet, yeah

Lose an hour, gain an hourSomewhere on a mapFlying through the time zoneAnother plane to catch

Why, I've always gotta seeWhat's on the other sideSo I pack my bag, get on my wayAnd catch my train and ride

I've been livin' like a hawkerIn days, both hot and coldWell, I'm sleeping if I have toBefore the wagons roll

Well, I've been hopin' and I've been prayinSince I was last hereTell your mama not to worryCome on, baby, get on up hereI'm a ramblin' manSome kind of travelin' man

Well, I've been livin' like a truckerFor a month or moreWell, I'm steaming like dieselThat cannot feel it's throat

Well, I'm closing all the windowsKeeping out the rainBut you won't hear me complainingIn fact, I'd do it all againI'm a travelin' manSome kind of ramblin' man

Yes, I'd do it all againI'd do it all again, babyTravelin' man, travelin' manYeah

viernes, 26 de abril de 2013

Todavía Radio 3


Hace muchos años una de mis cadenas de radio favoritas  era Radio 3. La escuchaba prácticamente a diario y los fines de semana no me perdía aquel mítico De 4 a 3 presentado con su peculiar estilo por Paco Pérez Brian. Otro de los programas que seguía atentamente era Tren Tres de Jorge Muñoz y El Ambigú de Diego Manrique. Gracias a todos ellos descubrí a un montón de bandas y pasé momentos entretenidos. Después muchos de esos espacios desaparecieron, hubo abundantes cambios de horarios y programación y entre eso y la falta de tiempo dejé de escuchar la mencionada emisora durante unos cuantos años.

En los últimos tiempos he vuelto a Radio 3 con la comodidad que hoy en día suponen los podcast. Y aunque no conozco toda la programación en los últimos tiempos he descubierto dos programas que me están gustando bastante. Por un lado Ruta 61 presentado y dirigido por Justin Coe un norteamericano que se sumerge en las leyendas del blues y gracias al cual me he empapado a tope de Junior Wells y por otro Sonideros que lo cacé un domingo a la noche a eso de las nueve mientras preparaba la cena. Sonideros dura cuatro horas y mi espacio favorito es el que le corresponde a Luis Lapuente conocido como el Dr Soul. El pasado fin de semana dedicó el programa a Nina Simone y a George Jackson del que no había oído hablar y que resulta ser otro de esos soulman bastante desconocido en los que por lo que he escuchado merecerá la pena indagar. 

miércoles, 24 de abril de 2013

Steve Earle. Rosas de redención

Hace unos años Steve Earle vino con The Dukes a dar un concierto a la sala Santana de Bolueta y por supuesto hice todo lo posible por acudir. Fue la tercera y hasta ahora última vez que le he visto en directo. Un gran concierto. Rockero y divertido. Una velada de esas que te gustaría repetir si fuese posible todos los sábados, por lo menos. Tras el concierto en el merchandising  tenían un libro de relatos de Steve Earle titulado Rosas de Redención. Cayó como no podía ser de otra manera. 

Ya he escrito, pero no esta de más repetirlo que este sujeto es uno de mis favoritos. Puede que las discografías de otros sean más famosas y consistentes pero este tipo tiene unos cuantos discos referentes en mi casa. Y si, lo reconozco le tengo un aprecio especial. Uno de los puntos fuertes de Steve Earle son las letras. Pero de ser un buen letrista a escribir relatos con enjundia y habilidad hay un salto que el de Virginia dio con creces en este maravilloso Rosas de Redención. En casi todos los relatos de Steve hay partes de su vida y es que el amigo las ha visto de todos los colores y por lo que se lee en este libro sabe cómo contarlo. A Steve se le reconoce en el protagonista de relato que abre y da título al libro: Rosas de Redención. Excepto un relato titulado La Internacional que me pareció aburrido, el resto son desde interesantes hasta apasionantes historias contadas con pulso por el amigo Steve.

El libro está editado por Gamuza Azul (y que creo que ya no funciona, yo al menos no encuentro nada de información sobre ella) una editorial de Bilbao que nació de la inquietud de una filóloga en paro Teresa Fernández Ulloa a la que le gustaba el rock. En este enlace lo explica. La traducción del libro es de Carlos Bastero Rey y desde aquí mi felicitación para ambos por esta iniciativa. Mola encontrarse con gente que se curra proyectos así sabiendo que poca pasta van a sacar de todo esto.

Por cierto cuando compré el libro al llegar a casa me percaté de que en uno de los relatos, concretamente en el titulado La danza del Jaguar, por algún error de imprenta había varias páginas en blanco de modo que llamé a la Editorial y se lo comenté. Me atendió una chica que me dijo que me mandaban otro ejemplar. Yo le respondí que si quería le devolvía el que estaba defectuoso pero me dijo que no hacía falta. Me llegó al buzón el que supuestamente estaba bien pero éste también tenía otro error de imprenta sólo que en otro relato. De modo que entre los dos fotocopié lo que le faltaba a cada uno y uno de ellos se lo di a mi primo Oscar que espero lo haya disfrutado.

Uno de mis relatos favoritos es Taneytown, el mismo título que la canción de El Corazón:



lunes, 22 de abril de 2013

Caminando al trabajo...


Uno de los aspectos que más valoro del trabajo es ir al mismo andando. Para mi que no tengo carnet de conducir, ni intención de sacármelo (otra cosa es aprender a manejar un automóvil) ir a al laboro caminando es un privilegio. Hasta ahora siempre había tenido que coger autobús, metro o ambas cosas. Y siempre aprovechaba ese trayecto en transporte público para leer un buen libro o revista. Un buen rato de lectura. Estos días no tengo letras que devorar. De modo que reina la música. Perpetrado con mi imprescindible mp4 camino treinta minutos desde el portal de mi casa hasta la oficina por llamarlo de alguna forma. En ese tiempo me da tiempo a devorar un buen álbum. Algo que te cargue las pilas y te prepara para el momento de la verdad: la venta. Algo que de momento todavía no se ha producido. En cualquier caso me encanta ir contemplando el paisaje al ritmo de un buen disco. Y en mi colección tengo unos cuantos que apenas sobrepasan la media hora. Discos perfectos para encarar de forma positiva una jornada en la que el no es la palabra que más escucho con diferencia.

Y en esta tesitura Van Halen son los reyes. Para ir y para volver. Para cargarte las pilas y para recordarte que es mejor encontrar el lado positivo a todo por muy chunga que esta la cosa, que en lo laboral lo está.


viernes, 19 de abril de 2013

Por encima de sus posibilidades


Una de las frases más recurrentes en estos tiempos de crisis es esa que se repite hasta la saciedad y que me cabrea bastante: esa falacia de que todos somos culpables, que todos hemos contribuido a generar la situación actual, que vivíamos por encima de nuestras posibilidades. Es impresionante como una mentira tan gorda constantemente repetida puede llegar a parecer verdad. Y si, es posible que haya mucha gente que ha vivido por encima de sus posibilidades, es más, es una verdad como un templo que casi todo el mundo esta en la rueda del sistema y contribuye más o menos a su mantenimiento. Pero eso, casi todo el mundo, por favor que la mierda no salpique a todos por igual, o no debería al menos.

Me viene esto a la mente tras enterarme ayer que la Diputación de Vizcaya va a rescatar al Bilbao Basket porque corre riesgo de desaparecer. Curioso, la semana antes de la final que de ganar les hubiese llevado a jugar la Euroliga, el máximo accionista del club, Gorka Arrinda dio una rueda de prensa en la que dijo entre otras cosas que el Bilbao Basket estaba entre los quince proyectos más sólidos de Europa. Una semana después dice que si la Diputación no pone pasta el baloncesto de élite en Vizcaya peligra. Hay que tener jeta. A esto si que le llamo yo vivir por encima de sus posibilidades. A ver cuando llega el día que aparezca alguien sensato que sepa hacer las cuentas de forma sencilla: cuadrar ingresos y gastos, no pido más. Y si no se puede tener una plantilla millonaria porque no hay cash para pagar pues a echarle imaginación y buscar otro tipo de equipo igual de ilusionante. En fin, antes de eso, los cerdos volarán...

sábado, 13 de abril de 2013

The Rascals. A Beautiful Morning



It's a beautiful mornin', ah

I think I'll go outside a while
And just smile
Just take in some clean fresh air, boy!
Ain't no sense in stayin' inside
If the weather's fine, and you got the time
It's your chance to wake up and plan another brand new day
Either way
It's a beautiful mornin', ah
Each bird keeps singin' his own song
So long!
I've got to be on my way now
Ain't no fun just hangin' around
I've got to cover ground; you couldn't keep me down
It just ain't no good if the sun shines
When you're still inside
Shouldn't hide, still inside, shouldn't hide
Ah, oh! (Shouldn't hide) Ah, ah, oh

(Doo, doo-wa) (Doo, doo-wa)

There will be children with robins and flowers
Sunshine caresses each new waking hour
Seems to me that the people keep seeing
More and more each day; gotta say, lead the way
It's okay, Wednesday, Thursday, it's okay
(Ah) Monday, Wednesday, Friday, weekday, ah, ah, oh

(Doo, doo-wa)

Ah, ah, oh, oh (do, doo-wa)
Woo, ooo, ooo, oh, oh, oh, ah, woo, doo-wa
Oh, oh, oh, oh

viernes, 12 de abril de 2013

Mike Ness. Dope Fiend Blues



In a police car I feel so very small

I see my lover's face and I watch her teardrops fall
And I try to figure out where I'd fallen off the track
I sold my soul to the devil and then I stole it back

Chorus
And in the end, you know a dope fiend ain't got no friends
And a junkie is a junkie to the bitter end
Hope to die now, cuz you know I'm better off dead
Hey brother, won't you lend me a helpin' hand?

I tie myself off, shoot it in my veins
I feel like Marlon Brando and I've hid another day's pain
I'm goin' back where it's safe, goin' back to the womb
I find my mother's comfort, here in a needle and spoon

Chorus
And Christmas for a dope fiend ain't no fun
Waitin' for good times that seem to never come
Goin' out now, gonna get myself a gun
Please stop me, don't you know I'm on a run?

Aren't you tired of the detox and the places in the mind?
Aren't you tired of the misery, aren't you tired of doin' time?
And I try to figure out where I'd fallen off the track
You know I sold my soul to the devil and then I stole it back

Chorus
I'm a dope fiend, I'm a liar, a cheat and a thief
At my funeral, won't you bring me a red rose wreath?
Dress in black now, show everyone your grief
Well, I'm gone now, you can all feel relief!

viernes, 5 de abril de 2013

The Wire. Quinta temporada


Terminada la quinta temporada de The Wire entiendo los elogios que ha recibido. Hay muchos y de toda índole. Ha sido comparada con los más grandes. Desde Dickens, a Joyce pasando por Tolstoi o Shakespeare por no mencionar que en la Universidad Harvard, los profesores de sociología la utilizan para ilustrar sus contenidos. Y sinceramente de los que mencionan sólo he leído a Dickens y algo de Shakespeare, y si The Wire me parece eso y mejor. Así de claro. Así que siento no ser muy original pero me uno al club de los que está absolutamente rendidos ante semejante obra de arte. Y solo se me ocurre escribir que si alguien lee esto le de una oportunidad a The Wire y que lo haga en versión original. Ver esto doblado es un pecado.

Finalizado su visionado me pregunto a qué serie le voy hincar los ojos ahora. Tal vez de vea de nuevo Los Soprano. O quizá lo más sensato sea intentarlo con Treme, otra ficción creada por David Simon. Este sujeto se ha ganado que preste atención a todo lo que ha hecho. Quizá The Wire sea su obra cumbre y jamás logre hilar todo de forma tan increíble como en la serie sobre Baltimore. The Corner, también de Simon y antecesora de The Wire es otra opción.

La quinta temporada, no obstante, me ha dejado un regusto agridulce. Por una parte, me fastidia que termine porque creo que podría dar para más (aunque, insisto está todo perfectamente hilado) y por otra he disfrutado como un enano con las historias que se han contado desde Baltimore. Es como cuando lees una gran novela, de esas que te enganchas y no puedes parar de leer, que te hacen perder horas de sueño… The Wire juega en esa liga. Me entretiene a la vez que me hace pensar, casi sin darme cuenta. Todo un logro. La serie te exige que estés un poco atento y a cambio te ofrece mucho.

La quinta temporada ha tenido como eje los medios de comunicación. Y como en las anteriores, David Simon no se ha dejado nada en la recámara. Es más, estoy seguro de que esta es una de las que más ha disfrutado elaborando porque él mismo fue periodista en el Baltimore Sun. Todo ese mundo le toca muy de cerca. Y se acabó. Y la echó de menos. Si, es solo una serie, pero vaya nivel. Ahora me tengo que hacer con el libro The Wire. Toda la verdad  porque quiero seguir sabiendo cosas sobre este monumento a la cultura.  Y seguro que algún día la volveré haber. Porque The Wire habla de la condición humana y seguirá vigente.

jueves, 4 de abril de 2013

Aretha Franklin. People Get Ready

El otro día escuché en la radio que Otis Redding se mosqueó un poco con Aretha Franklin cuando ésta cantó Respect porque en la voz de Aretha fue un éxito. Se la robó. No sé si el dato será cierto pero la verdad es cuando esta muchacha cantaba cualquier tema lo elevaba a las alturas. Hizo innumerables versiones de temas popularizados por otros pero cuando Aretha los interpreta. Como mucho, otros, en el mejor de los casos podían empatar...




People get ready, there's a train comin'

You don't need no baggage, you just get on board
All you need is faith to hear the diesels hummin'
You don't need no ticket you just thank the lord
People get ready, there's a train to Jordan
Picking up passengers coast to coast
Faith is the key, open the doors and board them
There's hope for all among those loved the most
There ain't no room for the hopeless sinner whom would hurt all mankind
Just to save his own
Have pity on those whose chances grow thinner
For there is no hiding place against the kingdoms throne
People get ready there's a train comin'
You don't need no baggage, just get on board
All you need is faith to hear the diesels hummin'
You don't need no ticket, just thank the lord.