jueves, 16 de agosto de 2018

Aretha, sing one for me

George Jackson uno de esos compositores e interpretes infravalorados de los años dorados del soul hizo suya una canción firmada por Eugene Williams y John Harris titulada Aretha, sing one for me. Una delicada pieza, emotiva dedicada a la mejor cantante de la historia según una encuesta publicada en la Rolling Stone americana en 2008. En mi casa, la más grande, eso seguro. Ni sé las veces que me he calzado aquel 100 Hits que me pillé por nueve miserables euros lo flipado que estuve hace dos años cuando por fin adquirí Rare & Unreleased Recordings From The Golden Reign of The Queen of Soul. Las noches que me he acostado tan ricamente paladeando Souls Sister: The Classic Aretha Franklin, una colección de su época en Columbia.

Aretha se ha ido. Estaba gravemente enferma desde hace mucho tiempo. Parecía indestructible la tipa. Su música es una de esas cosas que merecen la pena en este confuso mundo. Cualquier día es mejor si oyes su voz. Su legado en Atlantic es inmenso. Espero que las publicaciones rockeras que suelo comprar le dediquen la portada y artículos con enjundia. Ya lo deberían haber hecho en vida no sé por qué esperar al fatal desenlace. Lo contrario sería un ultraje. Y que todos los días suene su música en todos los rincones del planeta.





Van Hale. Feel Your Love Tonight


All right
We're gettin' funny in the back of my car
I'm sorry honey if I took it just a little too far, yes
Ah too, too far
So I, I told the fellas out behind the bar
Told them to tell you honey just how fine you are, yes
Uh yes, you are
You see I'm beggin' you please
(Beggin' you baby, beggin' on my bended knees)
On my knees
Sayin', "I can't wait to feel your love tonight", ooo
See you drivin' up and down my road
I tell you honey you're the prettiest girl I know, yes
Uh, that's for sure
But uh, better use it up before it gets old, no
I tell you honey now you've let your life grow cold, no
Uh no, no, no
I'm a beggin' you
(Beggin' you baby, beggin' on my bended knees)
I'm on my knees
I can't wait to feel your love tonight
(I can't wait to feel your love tonight)
I can't wait to feel your love tonight
(I can't wait, I can't wait)
Well, I been workin' since a ten of nine
I tell you sugar by midnight I'll be flyin'
Flyin' high
Woo! We'll hit the town, we'll have a hell of a time
I'll tell you honey by morning you'll be mine, yes
All mine
You know I'm beggin' you baby
(Beggin' you baby, beggin' on my bended knees)
I'm on my knees
I can't wait to feel your love tonight
(I can't wait to feel your love tonight)
I can't wait, to be your lover tonight
(I can't wait, I can't wait)
I can't wait to feel your love tonight
(I can't wait to feel your love tonight)
I can't wait to feel your lovin' tonight
(I can't wait to feel your love tonight)
I can't wait to be your lover tonight
(I can't wait to feel your love tonight)
I can't wait to feel your love, love, love, love tonight, awh mah
(I can't wait, I can't wait)
I can't wait to feel your love tonight

miércoles, 15 de agosto de 2018

Van Halen. Atomic Punk


I am a victim of the science age, uh
A child of the storm, whoa yes
I can't remember when I was your age
For me, it says no more, no more
Nobody rules these streets at night like me, the atomic punk
Whoa yeah, wow
I am the ruler of these nether worlds
The underground, whoa yes
On every wall and place my fearsome name is heard
Just look around, whoa yes
Nobody rules these streets at night like me, the atomic punk
Ooo, ahhh
I am the ruler of these nether worlds
The underground, oh, oh
On every wall and place my fearsome name is heard
Look around, whoa yeah
Nobody rules these streets at night like me, nobody, ah
The atomic punk
Feel your love tonight
Right
We're gettin' funny in the back of my car
I'm sorry honey if I took you just a little too far, yes
Uh too

martes, 14 de agosto de 2018

Van Halen. Jamie's Cryin


She saw the look in his eyes
And she knew better
He wanted her tonight
And it was now or never
He made her feel so sad
Oh, oh, oh, Jamie's cryin'
Oh, oh, oh, Jamie's cryin'
Now Jamie wouldn't say, "All right"
She knew he'd forget her
And so they said goodnight
And now he's gone forever
She wants to send him a letter
Just to try to make herself feel better
It said, "Give me"
("Give me a call sometime")
But she knows what that'll get her
Oh, oh, oh, Jamie's cryin'
Oh, oh, oh, Jamie's cryin'
Now Jamie's been in love before
And she knows what love is for
It should mean, a little, a little more
Than one-night stands
She wants

Van Halen. I'm The One


We came here to entertain you
Leaving here we aggravate you
Don't you know it means the same to me
Honey I'm the one, the one you love
Come on baby, show your love
Hey, give it to me
I see a glow that fills this room
I see it rolling off of you
And now your message from above
I'm tellin' you
Show, come on and show your love
Show your love, show
Show, show, show your love babe
Ah, yeah, show your, show it
Look at all these little kids
Takin' care of the music biz
Do their business take good care of me
Honey I'm the one, the one you love
Come on baby show your love
Hey, give it to me
I see a glow that fills this room
I see it rolling off of you
And now your message from above
I'm tellin' you
Show show your love babe
Show your love
Show, show, show your love babe
Ah, yeah, show your, show me
Alright
Show your love
Oh, come on and show me
Show your love
Better show, better show your love now
Show me your love
Show your love, yeah

domingo, 12 de agosto de 2018

Van Halen. Eruption / You Really Got Me


Girl, you really got me now 
You got me so I don't know what I'm doin' 
Girl, you really got me now 
You got me so I can't sleep at night 
Girl, you really got me now 
You got me so I don't know where I'm goin', yeah 
Oh Girl, you really got me now 
You got me so I can't sleep at night 
You really got me 
You really got me 
You really got me 
Please, don't ever let me be 
I only wanna be by your side 
Please, don't ever let me be 
I only wanna be by your side 
Girl, you really got me now 
You got me so I don't know what I'm doin', yeah 
Oh yeah, you really got me now 
Got me so I can't sleep at night 
You really got me 
You really got me 
You really got me 
Oh no, no, ah 
Girl, you really got me now 
You got me so I don't know what I'm doin' 
Ah girl, you really got me now 
You got me so I can't sleep at night 
Girl, you really got me now 
You got me so I don't know where I'm goin', yeah 
Oh yeah, you really got me now 
Got me so I can't sleep at night 
You really got me 
You really got me 
You really got me 
Oh Oh Oh

sábado, 11 de agosto de 2018

domingo, 22 de julio de 2018

sábado, 21 de julio de 2018

Bette Smith. Festival Blues Getxo 20/07/2018

La primera vez que supe algo sobre Bette Smith fue por una contestación de The Man en el correo de Popular 1. Era una misiva sobre la muerte de Charles Bradley creo recordar y CM mencionaba en la respuesta Jetlagger como uno de esos discos con gancho que siguen la estela del soul clásico. Poco después me enteré de que lo producía Jimbo Mathus y la ecuación se completaba. El siguiente paso era pedirlo en la tienda y hacerlo sonar. Un álbum directo, potente que entra a la primera con unos cuantos singles irresistibles y con todos los aspectos positivos del género.

Un cliente al que se lo recomendé me comentó hace un par de semanas que Bette Smith venía al Festival de Blues de Getxo. Al lado de casa. Y por diez euros. Y ahí que me he presentado a las 21 horas por tercer año consecutivo. Y me lo he pasado pipa. Bette Smith ha descargado prácticamente al completo su disco Jetlagger y lo ha sazonado con unas cuantas jugosas versiones que además son de mis favoritas de ese maravilloso universo soul.

Con un poco de retraso la banda ha salido a calentar el ambiente con la inicial French Fries y ya me he percatado de que le daban bien al asunto. Han comenzado suave presentado guitarra, bajo, batería, trompeta y saxo y han pegado el acelerón preciso para la imponente puesta en escena de Bette Smith que se ha comido el escenario al ritmo de Shackle & Chain. Nos ha comunicado que viene de Brooklyn y a continuación ha rendido tributo a una de sus cantantes favoritas: Etta James para marcarse un picante Tell Mama. Ha vuelto a su debut con Dirty Hustlin, otra exquisitez servida con pericia por una voz espectacular y arropada con elegancia por la banda que se movía igual de bien en estos temas más sutiles que en los desbocados.


La siguiente diva que ha sido homenajeada ha sido Tina Turner con el tremendo Nutbush City Limits. A la tipa se la ha visto gozarla tanto con el material ajeno como con el propio. Manchild o Jetlagger han sonado tremendas y uno de mis momentos favoritos ha sido con I will feed you con Bette sentada emocionada y dándolo todo. Un par de canciones ha abandonado el escenario para tomar un poco de aire y cuando volvía lo hacía con todo el ardor posible. Las versiones de I found love (Maria Mckee) y Do Your Thing (Isaac Hayes) han dado paso al tema que da título al álbum. Aunque no venga en el set list también se ha cascado una muy buena The Thrill is gone de B.B.King. Después me ha parecido entenderla que presentaba Sinner una canción del que va a ser su segundo disco de nuevo producido por Jimbo Mathus y se ha despedido por todo lo alto con Livin For the City de Stevie Wonder en una centelleante apropiación de tan mítico tema. A dormir con sonrisa millonario.






martes, 17 de julio de 2018

The War and Treaty. Down To The River

No pasa mucho tiempo sin que busque noticias del gran Buddy Miller y hace unos días leí que iba a ser el productor de Michael Tanya TrotterNi idea de quiénes eran estos dos. Me informo y descubro que son el dueto The War and Treaty.   Comencé a seguir su rastro por el tubo y lo que encontré me puso los dientes largos. El próximo 10 de agosto se publicará su debut Healing Tide producido por Buddy Miller y esa es mi conexión definitiva con este artefacto.  Tengo unas ganas enormes de escuchar el resultado. Mientras, sacio la espera con los temas de su Ep Down To The River, aquí va el que le da título pero podría haber escogido cualquiera de la otras seis que conforma el EP porque todas me parecen igual de buenas. Una gozada. 

jueves, 12 de julio de 2018

Steve Earle y Little Steven

Leo con placer y envidia para que nos vamos a engañar reseñas de los conciertos que en fechas recientes han ofrecido cerca de estos lares Steve Earle y Little Steven. Mi outlaw favorito lo ha hecho en el marco del Huercasa Country Festival en Riaza y Little Steven en las Noches del Botánico en Madrid. A ambas citas me hubiese encantado acudir. Pero es complicado cuadrar fechas, logística  y demás. Espero que haya más oportunidades de ver a estos colosos. 

En el caso de Earle he tenido la fortuna de verle tres veces y por lo que leo en la crónica de Manel Celeiro y Edu Izquierdo en el Ruta 66 el tipo sigue igual que siempre, cabreado con el mundo, especialmente con el técnico de sonido y derrochando mala hostia. Puede que Steve haya perdido algo de fuerza pero su carácter indomable sigue ahí y la ristra de clásicos que lleva a sus espaldas es de traca. En mi casa sigue siendo grande. Además los actuales The Dukes suenan perfectos.


Y qué puedo escribir de Little Steven. A este no he tenido la suerte de verle y ya me jode que se me haya escapado en un año un par de veces porque lo que el bueno de Steven Van Zant ofrece esta hecho a mi medida: sudorosas celebraciones de rock´n and soul con todos los ingredientes básicos que me chiflan, guitarras, piano, coristas y potente sección de viento. Y con el aliciente de poder escuchar en directo los temas de su adictivo Soulfire. Además leo una entusiasta reseña de Luis Lapuente con una guinda apoteósica ya que subió a compartir escenario con la banda nada más y nada menos que Michael Monroe que se cascó una contundente versión de Dead Jail or RnR. Por la gloria de Solomon Burke, la hostia bendita....


miércoles, 4 de julio de 2018

Anthrax. The Sound Of White Noise

El pasado mayo se cumplieron 25 años de la edición de The Sound Of White Noise el álbum más exitoso en la carrera de Anthrax (disco de oro en USA, 511.284 copias vendidas). El inicio de la andadura de John Bush en el combo neoyorkino no pudo ser mejor. Muchas cosas cambiaron con la entrada del cantante de Armored Saint. El sonido anterior fue mejorado y de alguna forma modernizado. Desconozco si Charlie Benante y Scott Ian ya tenían en mente este viraje, se produjo por la llegada de Bush o la contribución del productor Dave Jerden fue clave. Tal vez un poco de las tres. Lo cierto es que The Sound Of White Noise es un pelotazo que no ha perdido ni un ápice de vigencia y que fue el mayor éxito de Anthrax propulsado por los singles Only y Black Lodge

Dave Jerden había trabajado con Jane´s Addiction en Nothing´s shocking, Red Hot Chilli Peppers en Mother´s Milk, Alice in Chains en Sap y Dirt o en el disco homónimo de Social Distortion. Un bagaje más que interesante y a todas luces ecléctico. Parecía un tipo versátil con la visión adecuada para pasar a Anthrax a otro nivel. Y si las canciones no fallaban y doy fe de que no el asunto podía funcionar y lo hizo, de forma descomunal, añado. A ver quién puede resistirse a esa tromba que se nos viene encima con Potters Field. Una apertura que ya muestra por donde va ir el sonido, una muralla sónica imponente con las guitarras de Scott Ian y Dan Spitz entrelazándose a la perfección, Frank Bello y Benante conformando una sección rítmica aplastante y versátil y un John Bush pletórico a la voz con las ocasionales réplicas cafres de Scott Ian y los coros enriquecedores de Frank Bello. Un equipo ganador. 



Only es la clase de single que todo trabajo necesita, el empujoncito necesario para alcanzar un puesto alto en los charts. Una canción perfecta según James Hettfield de Metallica y esto de acuerdo con el. Igualito que Black Lodge un corte experimental, el tema más pausado del álbum coescrito con Angelo Badalamenti de Twin Peaks, una canción hipnótica con unas guitarras que nunca habían sonado así en sus discos anteriores y una interpretación vocal de John Bush magnética, sobrecogedora. Pero es que este disco no sólo vive de esos arrebatadores singles. 

Ahí están esas inmaculadas Room For One More, Hy Pro Glo e Invisible, tres temazos plagados de riffs penetrantes, baterías imposibles o sólo posibles si el que le zumba es el bendito Charlie Benante y un trabajo vocal de John Bush cargado de matices, nada de ir todo el rato al mismo registro, a piñon, dándole la vuelta a cada canción con decisión. Una puta maravilla. Y no exagero sin escribo que en mi casa tanto este disco como los otros tres de estudio que grabaron con Bush (Stomp 442, Volume 8 y We´ve Come For You All) juegan en la misma liga que el Black Album de Metallica, Powertrip de Monster Magnet o America´s Volume Dealer de Corrosion of Comformity o Badmotorfinger de Soundgarden.





lunes, 25 de junio de 2018

Screaming Trees. Dust Expanded Editition

Tal día como hoy hace veintidós años se publicó Dust de Screaming Trees. Y lo escribo de nuevo: una banda que se despide con su mejor trabajo. Porca miseria. Cuatro años después también un 25 de junio ofrecen un último concierto en el Memorial Stadium de Seatle antes 20.000 espectadores. Por el camino se dejan un álbum guardado en los estudios de Stone Gossard, otro pedazo de disco, perfecta continuación de Dust que no verá la luz hasta 2011. La suerte siempre esquiva con esta banda. Pero afortunadamente un pequeño sello inglés tuvo la visión de recuperar esa obra de arte y añadirle un jugoso cd de material extra.

Me enteré de la existencia de este artefacto porque a finales del pasado año un cliente me preguntó a ver si lo teníamos en la tienda. Ni puta idea de su existencia. En aquel momento ni siquiera estaba disponible de importación. Y no me preguntéis por qué. No tiene ningún puto sentido. Por supuesto ese mismo día en cuanto fui a casa lo busqué en la red y lo localicé rápido. Y más veloz di al click. Días después me contestó el proveedor de que no lo tenían disponible, me devolvían la pasta y decían que estaba fuera de stock. Caguen todo. Afortunadamente poco después lo encontré por otra tienda y cayó en mi poder para la Navidad. Y desde entonces le he sacado un jugo que no veas.

Hay varios tipos de reediciones. Las que más abundan son aquellas en las que te inundan con tomas alternativas de la misma canción, en acústico, sin los arreglos de viento, con una turuta.... En fin suele haber mucha paja, para que nos vamos a engañar. Las buenas reediciones son aquellas que traen caras B tan buenas como las A que se publicaron en el álbum en cuestión. Y éstas no abundan. El punto fuerte de este Dust Expanded Edition es que recopila unas cuantas caras atómicas, de pellizcarte de lo buenas que son: Paperback Bible, Watchpocket Blues, Wasted Time y Silver Tongue. Madre del amor hermoso... La misma sensación eufórica que sentí cuando escuché por primera vez Breath y State and Love and Trust de Pearl Jam, canciones que se quedaron fuera del Ten.




Ya sólo con esos cuatro temas que encima no los había escuchado, este segundo disco valdría la pena pero es que además me deleito con la apabullante versión de Darkness, Darnkness de The Youngbloods, la emblemática Working Class Hero de John Lennon, esa extraña y oscura Morning Dew que popularizaron Grateful Dead y esa pieza pesada y atormentada titulada Freedom del grupo australiano Buffalo A todo este material le acompañan unas cuantas canciones en directo que siempre es un placer escuchar: Butterfly, Dollar Bill, Caught Between y The Secret Kind.

El contenido musical viene acompañado por un libreto en el que Matt Reynolds escribe un interesante texto sobre sus impresiones trabajando al lado de la banda en la gira de 1996 por el Reino Unido y recoge opiniones tan certeras como las de Peter Buck de REM que cataloga Dust como un álbum de gospel rock, las siempre atinadas aportaciones de Barrett Martin o esa afirmación de Mark Lanegan que abre el texto: "I´m not saying we´re the best fucking band ever. I´m just saying we are in the top 10". Más arriba, amigo, más, por lo menos en mi casa. 





sábado, 23 de junio de 2018

A todas horas y en cualquier lugar, música

Ayer fue el Día de la Música. En mi casa todos los días. No concibo un día sin ella. Me acompaña a todas horas y en cualquier lugar. Si voy a por el pan tengo calculado el trayecto lo hago en lo que tardo en escuchar I feel alright y Hard Core Troubadour. Desde casa al trabajo encaja perfecto el Live At The Harlem Square Club de Sam Cooke. Cuando tengo que hacer un recado a Portu ida y vuelta me meto el Van Halen II tan ricamente. Imposible que salga sin mi mp4, siempre cargadito con mis obsesiones recurrentes y con dos o tres novedades de las que voy empapándome. 

No me quiero poner tremendo pero la música es una pasión que me viene de muy lejos. En mi casa mi aita siempre la tenía puesta y aunque lo que predominaba eran cantantes como Plácido Domingo, Carreras, Pavarotti o música clásica, de alguna forma todo eso me cautivó. Luego cada uno toma su camino pero la verdad es que escucho muchos estilos diferentes y la gozó con cada cosa a tope. Puedo volar alto con Torna a Surriento de Pavarotti y luego calzarme Nothing´s alright y Hammersmith Palais de Demolition 23 y venirme arriba que no veas. Cuando llega la noche nada mejor que una buena ristra de soul con Mr Al Green guiando el camino.




Se sigue publicando mucha música que me atrae. Seguiremos escuchando y leyendo hasta el fin de los tiempos aquello de que el rock está muerto, que si ya no salen grupos como los de antes, que si ya no hay obras maestras como antaño, bla bla bla bla bla bla.... Lo de siempre. En los últimos años varios discos se han colado en mi reproductor y se han hecho fuertes ahí, A Sailor´s Guide to Earth, Hallelujah Anyhow, This is Where I Live, Liquid Spirit, Barefoot in the head, Walking Papers, Burn Something Beatiful, Soulfire..... Este mismo año ando loco con Ty Segall y Father John Misty y ese increíble God´s Favorite Costumer... Si a todo esto le añades descubrimientos de discos clásicos.... Una gozada. 

Me interesan las conexiones musicales. Las que se establecen entre diferentes artistas y las que tienen lugar en nuestro cerebro. Por eso tengo para el verano una lectura que quiero abordar con total tranquilidad (mientras escucho música, por supuesto), Tu cerebro y la música de Daniel J Levitin. Tiene buena pinta y esta parte de la sinopsis ha decantado mi decisión: Recurriendo a las últimas investigaciones y con ejemplos de piezas musicales que van desde Mozart hasta Van Halen pasando por Duke Ellington, Levitin desvela multitud de misterios... A gozar.



lunes, 18 de junio de 2018

domingo, 10 de junio de 2018

Lou Reed. Atraviesa el fuego. Todas las canciones

La concesión del Premio Nobel de Literatura a Bob Dylan hace un par de años fue la más polémica de la historia. En determinados foros se puso el grito en el cielo porque tal galardón fuese concedido a un músico por sus letras. Tal vez si se diese la circunstancia de que Dylan tuviese varias novelas publicadas el debate habría sido distinto, polémico pero se hubiese afrontado de otra manera. Me hubiese gustado conocer la opinión de Lou Reed ante la concesión del premio a Dylan. ¿Tal vez lo hubiese despachado con un par de ácidos comentarios?, ¿quizá estaría muerto de envidia porque consideraría que él es merecedor de tal galardón?, ¿no hubiese dicho nada? Nunca lo sabremos. Desgraciadamente Lou abandonó este mundo hace cinco años y su desaparición no causó tanto revuelo como las de Bowie o Leonard Cohen

Vaya por delante que Reed no parecía el tipo más simpático del mundo, si no todo lo contrario. Una biografía de Howard Soundes le dejaba bastante trasquilado tachándolo de maltratador, racista y ofensivo entre otras lindezas. Según ese volumen Lou solía referirse a Dylan como ese judío pretencioso. Aunque también hay testimonios como el de su ex mujer Syvia Ramos o Patti Smith que niegan todas esas acusaciones. En cualquier caso la polémica siempre acompaño a Lou Reed, insisto no parecía un tipo fácil.

Independientemente de estas consideraciones su universo literario es uno de los más atractivos. Sus letras siempre me parecieron de las mejores en el rock con diferencia. Su me regaló este pedazo libro cuando se editó y es una gozada leer las canciones de Lou Reed, algo que no puedes hacer con muchos grupos de rock. Reed era capaz de acercarse a cualquier tema con inusitada certeza, sus primeras letras al frente de la Velvet Underground son un prodigio y su obra posterior en solitario atesora momentos brillantes y muy variados, desde el fuego transgresor de obras como Transformer o Berlin pasando por la mejor radiografía de la urbe moderna en New York, la enorme tristeza tras la pérdida de los seres queridos en Magic & Loss o las complejas relaciones de pareja en Ecstasy. Reed sabía elegir las palabras y las mezclaba con inusitada afinación. Cuando el acompañamiento sonoro estaba a la altura ahí tenías una obra de arte con la que deleitarte.




domingo, 3 de junio de 2018

North Mississippi Allstars. Prayer For Peace

Hace justo un año que se publicó Prayer For Peace hasta ahora el último disco en estudio de North Mississippi Allstars. Este álbum supuso el debut de los hermanos Dickinson bajo el auspicio de una major como Sony pero nada ha cambiado. Ellos siguen a lo suyo sin concesiones. Donde quiera que descanse Jim Dickinson puede estar tranquilo, sus hijos siguen profundizando en el acervo del Mississippi tan inspirados como cuando comenzaron hace más de veinte años. Es una pena que su prestigio sea pasto de especialistas de blues y de un pequeño reducto de seguidores. Merecen la gloria eterna. 

Prayer for peace es otra entusiasta muestra del amor de estos tipos por la música. Como le leí en una entrevista a Luther hasta los peores momentos son tolerables si la la música es tu vida, y es su vida. No tengas duda. Se empeñan en teñir el blues con su marca inigualable y consiguen insuflar toneladas de aire a un género en el que los puristas tal vez les vean como unos intrusos. Pero al que esto escribe le chiflan. No lo puedo remediar. En este Prayer For Peace apenas hay tres temas propios, abundan las versiones de sus referentes pero da igual le dan un lustre a las canciones de no te menees. 



Exquisito ese inicio gospel con la Prayer for peace con los excitantes coros de Shardé Thomas a la que le sigue la desata Need to be free donde Luther canta con vehemencia Mississippi, we all need to be free bajo una inquietante guitarra perfectamente arropada por el inconfundible estilo de Cody a las baquetas. Suenan como un cañon en varios temas, en plan power trío setentero sobrado. Y sin nada que envidiar a algunos de esos nombres míticos de esa década. Run Red Rooster, Bird Without A Feather, Long Haired Doney o 61 Highway exhiben ese asombroso poderío del que hacen gala los hermanos Dickinson.

También hay temas más reposados, con vetas soul, siempre presente en su música que cuentan con espléndidos colaboradores como en You Got To Move popularizada por los Stones y en la que los Dickinson reclutan a Danielle Nicole para que brille a las voces, lo mismo que hace Sharise Norman en Deep Ellum en la que la voz principal es de Cody Dickinson (quien también se encarga del piano en todo el disco). Maravillosas armonías vocales las que se casca aquí esa chica. Siempre echaré de menos al gran Chris Chew al bajo pero sería la hostia que estos tipos reclutasen para la banda a todas estas chicas que enriquecen con sus voces este disco.

El álbum fue grabado en varios estudios a lo largo de la gira que hicieron en 2016, ciudades que Luther cita en la inicial Prayer For Peace. Y como cuenta Luther en esta entrevista siguiendo los sabios consejos de Buddy Miller con el que hace poco colaboraron junto a Jim Lauderdale en unos conciertos en Estados Unidos. Eso si que me molaría verlo. Toda la carne en el asador por estos tipos.



domingo, 27 de mayo de 2018

Ty Segall. Freedom´s Globin

Uno de los aspectos más interesantes de trabajar en una tienda de música es poder escuchar las novedades discográficas el día de su lanzamiento. Vamos a ver esto que acabo de escribir es una soberana gilipollez. Lo sé. En un mundo en el que casi todo quisqui tiene spotify, Youtube, Emule, Torrent... El personal ha escuchado el disco antes de que llegue a la tienda. Pero yo no soy todo el mundo, ja ja. A efectos musicales vivo como si estuviésemos en 1998. Que si, que ya sé que todas esas herramientas son la hostia. No lo niego. Todo lo contrario. Lo que sucede es que no tengo tiempo para tanto, no puedo abarcar esas ingentes cantidades de música prefiero sacarle jugo a las novedades según van llegando. Escucharlas a fondo. Es mi decisión desde hace mucho tiempo. Y la gozo.

Uno de los descubrimientos más aplastantes desde que llevo en la sección ha sido Ty Segall. Lo hice sonar por primera vez el año pasado cuando editó su disco homónimo. Lo puse sin tener ni puñetera idea de quién era. Esos días en los que hay que elegir una novedad pero no te acabas de decantar por ninguna. Y no sé por qué elegí Ty Segall. Y en buena hora. Si aquel disco fue todo un chispazo, Freedom´s Globin, lo has adivinado, me ha volado la puta cabeza. Vaya discazo se ha sacado este muchacho de la manga. Un tipo que sólo tiene 31 tacos. Freedom´s Globin es su décimo trabajo a los que hay que sumar los de sus múltiples proyectos paralelos. De todo eso me enteré poco después de pinchar el álbum cuando me compré un Ruta 66 en el que fue portada. Todo un acierto.

Freedom´s Globin es un álbum jugoso, largo y variado en el que me he perdido una y otra vez desde que lo encasqueté en el mp4 a principios de abril. Son mas de 70 minutos de música. Y no hay desperdicio. No hay un hilo conductor ni rollos conceptuales. Tan sólo un tipo dando rienda suelta a todas sus obsesiones, cargado con inmensas canciones y armado con una más que interesante ristra de instrumentos. Los temas se suceden a borbotones, sin patrón, en ocasiones sin que uno tenga que ven con el otro, de estilos diferentes pero con con mucho mojo y mucho groove. Y aunque parezca una locura conviven con inusitada fuerza pop, rock, trazos metálicos y garajeros, derramas funkys... Y funciona.


Abre el disco como un cañon Fanny Dog donde ya brillan los metales y ese acojonante ritmo de batería. Y donde las guitarras tiene su espacio justo, brillante. Hacia el minuto 2 toma las riendas una pletórica guitarra que ya no te suelta hasta el final de la canción. Le sigue Rain que se abre con un toque suave de piano y va avanzando poco a poco hasta tenerte bien agarrado con los metales de nuevo proporcionando ese sonido grueso. Explosivo es el tercer corte, Every 1´s a Winner, cover de Hot Chocolate. Una pieza de la que es imposible despegarse. A reinar en la pista con ella y su encantador falsete. Y sigue su estela de forma inmejorable Despoiler of Cadaver. Bajen la bola de discoteca por unos instantes y gocen con la propulsión funky del amigo Ty. 

Como es una constante a lo largo del disco Segall vuelve a virar de estilo y retorna al garaje más habitual con la desquiciante When Mommys Kill You a la que le sigue una de mis canciones favoritas de los últimos años: My Lady´s on Fire. Maravillosamente construida el tema comienza con Segall cantando bajo una secuencia irresistible de acústica y el asunto se va elevando hacia una coda final la mar de excitante conducida por el saxo sazonado a la perfección con guitarras acústicas, sugerentes punteos eléctricos, subrayados con el teclado. Irresistible. La misma eufórica sensación que me causó hace años Hear the Hills de North Mississippi Allstars. Es que me vuelve loco. Cuando termina no quiero que lo hago y la pongo otra vez, irremediablemente.



Claro que todavía falta mucho material sabroso, condenadamente bueno. A My Lady´s on Fire le sigue Alta y qué puedo contar, otro tema absorbente con un sonidazo abrasador, las guitarras te aplastan en una canción emotiva, que no es que sea muy cañera pero que se erige en otra de las cumbres del álbum. De Meaning me chifla ese minuto inicial en el que parece que los instrumentos se están peleando para tomar la carretera a todas hostia en plan L7, un trallazo punkarra y vacilón con el que el pogo puede ser de ordago.

Además de guitarras saturadas, saxos poderosos y una sección rítmica a todo trapo Segall se casca unos cuantos temas melódicos, pop-rock exquisito en los que también la clava como son Cry cry cry, You Say All The Nice Things o I´m Free. Ninguna desentona, todas de un nivel similar a los temas más tralleros. Es curioso como Segall se mueve con soltura en diferentes registros y estilos sin que nada parezca forzado. 

Dejo para el final otras dos favoritas: The Main Pretender con ese rompedor inicio con el saxo al que le siguen unos coros ensamblados de la forma más cool que uno se pueda imaginar. Otra que la tengo en la cabeza a a todas horas. El saxo lleva las riendas buena parte pero la guitarra no le pierde la pista en ningún momento. And, Goodnight es el cierre perfecto. Un abrasador tema cargado de guitarrazos, de partes más sutiles y con ese aura de canción que desde ya promete ser un clásico en su repertorio. La sitúo en la onda de esos temas largos e imperecederos de Neil Young, palabras mayores. And, Goodnight. Pues eso.


jueves, 24 de mayo de 2018

Mike Farris. Golden Wings

En mi casa no pasa mucho tiempo sin que suene la música de Mike Farris. Ayer mismo pusimos por millonésima vez Goodnight Sun, el debut en solitario de Farris por el que Su y yo tenemos devoción. Esta mañana un par de amigos mandan por whatsapp la noticia de que el bueno de Mike nos visitará de nuevo el 12 de octubre. La cita de nuevo en el Kafe Antzoki. Y esta vez presentará su nuevo disco Silver & Stone previsto para septiembre. Parece que se ha rodeado de buenas piezas como Reese Wymans o Doug Lancio aunque me da un poco de grima ver ahí al plasta de Joe Bonamassa. En cualquier caso atento siempre a lo que pueda ofrecer este tipo, un cantante singular, capaz de ofrecer shows muy divertidos con una banda potente detrás o de marcarse un concierto en acústico que alucinas.


domingo, 20 de mayo de 2018

Bruce Springsteen . Spirit in the night

26 de Julio de 2009. Asisto en San Mamés a uno de los mejores conciertos que he tenido la suerte de presenciar. Bruce Springsteen & E Street Band nos ofrecen un show vitamínico, esplendoroso con un repaso exhaustivo a una carrera que tiene mucho donde rascar. Salgo en volandas del show y toda la semana estoy mascullando ir la en cinco días a Pucela. Finalmente un amigo me lleva y presencio otro concierto mayúsculo con el amigo Springsteen cambiando hasta doce temas respecto al set list de Bilbao. Antes de que empiece el concierto comentó con unos colegas de mi amigo que me volaría cabeza que sonase Spirit in the Night, uno de ellos me dice que es casi imposible, que no la suele ejecutar nunca. Nunca digas eso en un concierto de Springsteen. Para mi chaladura suena. Lucky man.





martes, 15 de mayo de 2018

sábado, 12 de mayo de 2018

Monster Magnet. Sala Santana 11/05/2018

Wyndorff dirigiéndose a la chusma
Todavía me pitan los oídos tras la poderosa descarga que ayer ofrecieron Monster Magnet en la Sala Santana de Bilbao. Todas las semanas deberían terminar con un concierto así, a todo trapo, sin concesiones, directos a la yugular los encabezados por Wyndorff plasmaron un vitamínico show que se me hizo corto. Esa es la única pega que le puedo poner al concierto. Una banda como Monster Magnet con la cantidad de jugosos discos que atesora debería estar sobre el escenario por lo menos hora y media. Es un mínimo exigible. Desconozco si es cosa de la sala porque luego tienen que dar cabida a los Dj de turno o si es la banda la que ofrece estos conciertos de apenas 75 minutos. Aspecto a mejorar. 

En cualquier caso Monster Magnet sonaron arrolladores, como una apisonadora, dando cancha a unos cuantos temas de su último disco Mindfucker ( que me acuerde Soul, Ejection o When the hammer comes down)  y en consonancia con ese álbum decantándose más por la vertiente hard rockera que por la lisérgica aunque en ocasiones ambas se cruzaron de forma sublime como en ese espectacular inicio con Dopes to Infinity o en otras de las gemas de ese disco: Look To Your Orb For the Warning. Tampoco se olvidaron afortunadamente de la pegajosa Negasonic Teenage Warhead, la clase de canción que creo no puede faltar nunca en su show. Igual que Powertrip, un cierre perfecto.

Insistiendo con la plebe
El concierto no tuvo altibajos y toda la banda brilló a gran altura. Phil Caivano sigue siendo un tipo fiable a más no poder, otro de esos guitarristas con una importancia vital en el sonido del grupo, igual de brillante que cuando les vi Rock Star en 2008 o en el Festimad de 1999, en ambas citas todavía estaba Ed Mundel pero mentiría si escribiese el guitarrista de ayer lo hizo mal, Garret Sweeny la clavó desde un segundo plano al igual que la sección rítmica, bajo y batería condimentaron la grasa a la perfección. 

Como he mencionado el concierto podría haber durado media hora más tranquilamente y de esa forma habríamos escuchado más temas de cualquiera de sus discos porque la verdad la trayectoria de esta banda es prácticamente perfecta sin álbum chusco que haya que echarles en cara. En cualquier caso gocé cual cochinillo en el lodazal. Y repetiría mañana mismo. Por cierto, en el puesto de merchan entre otras golosinas vendían un set list plastificado, firmado y con cuatro púas. ¿Dónde ha quedado esa lucha por pillar el set list, púas, baquetas y demás?. Cagüen.


martes, 8 de mayo de 2018

Small Town Rock Fest. Centro Artis Portillo 05/05/2018

Este fin de semana he acudido invitado por mi primo al Small Town Rock Fest que se celebra en Portillo (Valladolid). La segunda edición de este evento ha tenido lugar en el Centro Artis, una ubicación perfecta para rockear sin parar durante unas cuantas horas seguidas. Lo que viene a continuación no es una crónica exhaustiva sobre los conciertos. Vaya por delante que a excepción de Los Deltonos, una de las bandas que más he escuchado en los últimos años, no conocía a los demás participantes pero dada mi afinidad con Alex G, uno de los organizadores del evento y sujeto con el que comparto mi pasión por la música, acudí convencido de que lo que iba a escuchar merecería la pena como así fue. 

La fiesta comenzó el sábado a la mañana en el patio de armas del castillo de Portillo. Me informa un parroquiano de que se han realizado conciertos de corte clásico o jazz. En en esta ocasión iba a sucumbir al encanto del rock´n roll. Rubia fueron los encargados de desplegar sus melodías entre las piedras del castillo. Su me recordó que a Sara Iñiguez cantante de Rubia la habíamos visto en el escenario con Diamond Dogs un par de veces. El sábado en el castillo se les vio sueltos y pasándoselo pipa en plena solana. 

En el centro Artis con el sol de Castilla reinando a las seis de la tarde más o menos comenzaron Empty Bottles. Tenía buenas referencias sobre ellos pero como he escrito antes no les había escuchado. Iban con muchas ganas y propulsados por la rotunda voz de Toni se marcaron una sugerente actuación plagada de rock blues y entre trago va, trago viene de un artefacto que compartieron con el público se vinieron arriba. Se les veía pletóricos, contentos, disfrutando del rock´n roll en las distancias cortas. Suenan así de bien.



A eso de las ocho el cantante de Uncle Sal nos hace saber que cree tiene una papeleta por eso de que les han puesto entre Empty Bottles y Los Deltonos y la solventan con mucha clase. De esta banda de Ibiza es que no tenía ni una referencia y me encantaron. Tal y como sonaban me dio la impresión de  que tienen que tener el culo pelado de dar conciertos. Desde luego el sábado sonaron rotundos. Comenzaron con un tema pausado que se va calentando de forma elegante y que captó toda mi atención, Hard Life. Temarral. Así es como me gusta que suenen las guitarras. Si antes he mencionado la voz de Toni de Empty Bottles, hostia con la de Sandro Soulman Sal. Me ganaron por completo con las versiones de Whipping Post de Allman Brothers y Cortez the Killer de Neil Young.


El plato fuerte por horario eran Los Deltonos. Cuando saltaron al escenario pasadas las diez de la noche hacía un frío del carajo y les costó un rato entrar en calor. En plena faena se fue la luz unos minutos pero a la vuelta dieron buena grasa. Un de esos conciertos que van de menos a mas y que cuando el percal se calienta del todo se acaba. Engancharon de forma muy chula Muy bien y Discoteque Breakdown y cayeron los clásicos de rigor (Repartiendo, No por nada, Elvis, Gasolina o la inevitable Soy un hombre enfermo para cerrar). También dieron cancha a los temas de su último disco. El mejor momento esa cruda San Martin. Disfruté mucho más de la última media hora. Me sitúe un poco más atrás donde la voz de Hendrik Rover se escuchaba mucho mejor que en la primera fila donde estuve al inicio de su actuación. 

La traca final la pusieron The Riff Truckers. El personal botaba de lo lindo con estos tipos de Gernika que tenían unas ganas de fiesta descomunales. El menda observaba la algarabía desde la barra a lo lejos, repostando un poco mientras compartía impresiones con colegas que hacía que no veía lustros. Un gran fin de semana. A repetir sin duda. Confianza total en Alex G, un puto crack. Animarle a que lo siga haciendo. Barrunto un futuro más que interesante. Y encantado de conocer por esta vía bandas de las que apenas tengo referencias. Salud!

lunes, 30 de abril de 2018

Iggy Pop. Post Pop Depression. Live At The Royal Albert Hall

Una de las ventajas que tiene trabajar en la sección de discos es el acceso a golosinas que se deprecian. De repente llegas un día al curro y te encuentras con una lista que incluye un vinilo de Blue Valentine de Tom Waits por cuatro euros, otro de The Clash por nueve, la edición deluxe del documental Super Duve de Alice Cooper por diez o este potente directo de Iggy que me he pillado por seis. Qué alegría! Mamma mía! Y eso que últimamente llevo a rajatabla una regla imperturbable: No me compro nada que no vaya a disfrutar en los tres días siguientes a la compra. Nada de acumular a lo loco. Y me va bien. Saco un partido del copón a mis adquisiciones y cuando se que no voy a tener tiempo de disfrutarlas cuando el compañero me da la lista de depreciados ni la miro. Ojos que no ven corazón que no siente. Aunque al final siempre acabo viéndolo por la tienda.


En un principio este de Iggy Pop se me escapó pero un compañero me había guardado una copia. Me conoce y sabe que la cabra tira al monte. Y lo estoy disfrutando de lo lindo. Se trata de un concierto que Iggy Pop dio en el Royal Albert Hall de Londres el 13 de mayo de 2016 acompañado de Josh Homme y los músicos que intervinieron en su último disco de estudio Post Pop Depression una rodaja jugosa, con momentos buenísimos y que en el caso de que sea el último álbum de Iggy va a ser una despedida cojonuda. De hecho se cascan el disco entero a excepción de Vulture y he de escribir que visto así en el dvd me gusta más todavía que cuando lo escuché en su versión de estudio precisamente cuando inicié mi andadura en la sección de discos. 

Si a los temas de un buen disco como Post Pop Depressión le añades una ristra de clásicos de la Iguana pues el resultado es lo que uno espera de este tipo en directo: explosivo. Ya desde el molón comienzo con Lust For Life (que mejor tema para abrir un concierto) ves al Iggy que te esperas, contoneándose, con su peculiar forma de caminar, ataviado con una chaqueta que pronto se quitará para quedar con el torso desnudo, una de las imágenes icónicas del rock´n roll.  Un Iggy Pop mundano, con la arruga y la vejez reinando, sin esconder nada y con esa voz inconfundible y a la que todavía le queda cuerda para rato.

Pronto empieza a hacer de las suyas. Durante la envolvente Funtime se lanza al público, se da una hostia en la cabeza, un pequeño coscorrón del que brota sangre, que Iggy se quita y se limpia en su pecho. Esta desaliñado, con el rostro de un tipo duro de casi setenta palos que las ha visto de todos los colores en contraste con la elegancia de la banda integrada por Josh Homme, Tron Van Leeuwen y Dean Fertita a las guitarras (y Fertita también le da a los teclados), Matt Sweeney al bajo y Matt Helders a la batería.

Lo cierto es que todos estos músicos liderados por Josh-vivo en un continúo egotrip- Homme lo bordan con esos clásicos imperecederos que no me cansan jamás: Sixteen, Some Weird Sin, Tonight (con una chica que se sube al finalizar el tema a agasajar a Iggy) The Passanger, China Girl... Van cayendo todos maravillosamente ejecutados y pienso lo obvio, joder como me gustaría haber estado esa noche allí. La puta bomba. Impagable la sensación de euforia que te deja la colosal interpretación de Success con Iggy dejándose agasajar por la chusma. Larga vida a la Iguana.