viernes, 7 de octubre de 2011

Primera Plana


Es probable que tras escuchar a Fernando Trueba agradecer de aquella forma tan original su oscar a Billy Wilder muchas personas se acercasen a la obra de este pequeño (de estatura) director. Y desde luego es una filmografía en la que perderse porque el amigo Wilder dominaba el medio cinematográfico como pocos. Se curtió como guionista a lado de Lubitsch y supo coger lo mejor de éste y poner mucho de su parte para hablar de las miserias humanas consiguiendo hacernos reír en el camino. Cultivó como pocos la comedia (un género a reivindicar hasta el fin de los días) y cuando picoteo en otros también lo bordó. Ahí están Perdición, El crepúsculo de los dioses, Traidor en el infierno, Testigo de cargo… Muchas y muy buenas. El cine de Wilder sigue tan vigente como cuando se estrenó.

Hoy me apetece escribir sobre Primera plana una punzante comedia que arrasa con todo. Esta película está basada en un texto del gran Ben Hetch, The Front Page y antes de que Wilder la dirigiese ya se habían hecho dos versiones, una de Lewis Milestone (que no he visto) y otra de Howard Hawks. Esta última es una maravilla interpretada por Cary Grant y Rosalind Russell. No se queda ni un centímetro atrás la de Wilder. Uno de los muchos cambios de Wilder respecto a la de Hawks es que aquí los protagonistas son dos hombres encarnados por Walter Matthau y Jack Lemmon. Si hay que enviar al espacio exterior unas escenas en las que se explique eso tan intangible que llamamos “química” entre actores se puede mandar cualquiera de este film. Lemmon con su aspecto corriente, su rostro vulnerable, el típico hombre que no puede sortear las desdichas y Matthau con su careto de cabroncete y esas maneras medio mafiosas que se gasta en este film. Por separado, brilllantes. Juntos, insuperables. 



Una baza tremenda en Primera plana son los diálogos. Rápidos e hilarantes. La velocidad con la que habla Walter Matthau le da un toque invencible a sus intervenciones. La ironía y el sarcasmo reinan por todo lo alto. El tema elegido da juego, mucho juego. Y la película puede verse como un canto a la libertad de expresión, una defensa del periodismo a pesar de que ataca a la profesión de lo lindo. Pero eso es como la vida misma, un poco de amor duro, es mejor criticar lo que amas que dejarte llevar y ser pasivo. El argumento es sencillo: Walter Burns (Walter Matthau) el director del periódico local (repleto de ineptos y tipos acomodados que piensan más en las partidas de cartas que en ejercer su profesión) recurre al único tipo con talento Hildy Johnson (Jack Lemmon) para cubrir la ejecución de la pena de muerte de un pobre diablo. Pero Hildy tiene otros planes. Casarse con una corista de Philadelphia y dedicarse a la publicidad. Esa línea argumental nos proporciona desternillantes tiras-aflojas entre Lemmon y Matthau que son la Biblia de la comedia. Pero por debajo de esta trama hay mucho mas. Siempre me viene a la mente una frase de Wilder que afirmaba que si no podía aseverar que todo el mundo estaba corrupto es porque no conocía a todo el mundo. Aquí todos se llevan hostias. Dadas con clase eso sí. Como casi siempre en las pelis de Wilder las que mejor paradas salen son las putas. Los políticos, la policía y demás estamentos de la sociedad a la hoguera.

5 comentarios:

TSI-NA-PAH dijo...

Curiosamente es mi pelicula menos favorita del tandem Lemmmon/Mathau.Y de Wilder tambien es la que menos veces he viso.Eso si un 1o como la copa de un pino, indiscutiblemente una obra maestra!
Un abrazo

Mansion On The Hill. dijo...

Gran entrada Jim.

Wilder es imbatible. El Apartamento es mi pelicula favorita de todos los tiempos. Conseguir hacer reir mientras una lagrima te cae por la mejilla es milagroso.

Me gusta Primer Plana. Aunque yo reivindico En bandeja de Plata, de estos dos grandes.

Wilder ademas era el gran todoterreno de su tiempo. Tiene obras maestras en casi todos los generos. Solo Hawks podría competir en eso.

Incluuso, obras menores, como la Vida Privada de Shlerlock Holmes me encantan.

Lemmon es de mis actores favoritos.

Anónimo dijo...

Que esperas si metes en una misma peli a Billy Wilder,Walter Matthau y Jack Lemmon.
Pues una obra maestra.Como todas las de Wilder .
Lo que pasa,es que cada uno tenemos nuestra favorita.
Y con esta,recuerdo que la primera vez que la vi,me descojone vivo.

GRUSHECKY

Jim Garry dijo...

TSI-NA-PAH: A mi es la que mas me gusta del tándem Lemmon Matthau en dura competencia con En bandeja de plata

Mansion On The Hill: Gracias Mansion. El apartamento tambien es de mis favoritas de todos los tiempos y cae un par de veces al año, mínimo. Estamos de acuerdo Wilder cultivo casi todos los generos con maestría, solo le falta el western. Coincidimos, a mi tambien me encanta la Vida Privada de Shlerlock Holmes y por supuesto Jack Lemmon es uno de mis actores favoritos.

GRUSHECKY: Tienes razón si juntas a Billy Wilder,Walter Matthau y Jack Lemmon, de ahí solo puede salir algo bueno. Yo todavía cuando veo esta me parto la caja,je, je

Sex, love and rock´n soul

Anónimo dijo...

Para mí, casi cualquier película en la que salga Matthau merece la pena, incluida Daniel el travieso. Su mejor interpretación quizás sea la de En bandeja de plata, y eso que la hizo tras un infarto. Intentaban ocultar su delgadez vistiendole con grandes abrigos. Wilder-Lemmon-Matthau: un lujo.

Por cierto, menudo cambio al blog!! Un saludo.


Flanagan