jueves, 11 de septiembre de 2014

La hora de los valientes

Un colega de trabajo que frecuenta la prensa deportiva estadounidense me comenta siempre que en aquel país ante un resultado inesperado en el que el pez chico se come al grande los periodistas suelen hacer mucho hincapié en el mérito del supuestamente inferior antes que subrayar los fallos del teóricamente superior. No sé si será cierto pero la prensa de aquí generalmente va a degüello con los favoritos cuando pierden y empieza a salpicar la mierda para todos los lados. 

Esta reflexión me viene tras el partido de ayer en el que la selección española de baloncesto fue un juguete roto en manos de Francia. No he leído ningún titular de la prensa deportiva española, entre otras cosas porque no la sigo nunca, pero es fácil imaginarse los titulares y adivinar quiénes serán las cabezas de turco. Pero yo siguiendo lo que me dice mi colega me voy a quedar con los que ayer supieron jugar el partido de la única forma en que podía ganarlo: la selección francesa.

Días antes del encuentro escuché a Daimiel (para mí uno de los mejores comentaristas y analistas de basket) que le costaba imaginarse un escenario en el que Francia le ganase a España. Dijo literalmente que le costaba imaginarse pero no afirmó tajante que no existiese. Y la prueba de que existe es lo de ayer. Francia llevó el partido a donde le interesaba. Posesiones largas y defensa extenuante valiéndose de un físico muy superior. Y les salió perfecto. Pero a mi Francia me parece más que músculo bien empleado. Ayer hubo jugadores que dieron una lección. Uno de ellos fue Boris Diaw. Otro Batum que aunque no estuvo acertado en el tiro de tres siempre suma en otras facetas y por último Thomas Heurtel un base con mucho talento aunque no tenga muy buena fama por estos lares.

En España siniestro total con casi nadie salvándose de la quema. El partido tuvo mala pinta desde el principio. Y excepto Pau Gasol que fue dándose cuenta del embolado y reacciono y algún fogonazo de Navarro nada de nada. Comentaba Daimiel en la Ser esta tarde que el de anoche fue de los peores partidos de España en los últimos veinte años y desde luego el peor de esta generación de jugadores. Algunos estuvieron irreconocibles caso de Marc Gasol e Ibaka. Y otros perdidisimos como Rudy Fernández

El campeonato continúa con partidos muy interesantes. Acabo de ver como Estados Unidos se deshace de Lituania con una facilidad pasmosa y mañana hay un interesante Serbia - Francia. Los serbios están haciendo un campeonato de menos a más espectacular, cepillándose primero a Grecia en octavos y luego a Brasil en cuartos de forma más que solvente y les sobra talento y valentía pero no creo que Francia se lo ponga fácil. Veremos.

5 comentarios:

Gonzalo Ramos dijo...

En el deporte, por fortuna, no siempre ganan los favoritos. No sólo hay que ser mejores sobre el papel, hay que hacerlo muy bien, y eso pasa por estar en buena forma, concentrado, convencido, bien dirigido y contar con algo de suerte. Si algo o mucho de todo eso falla, pues pasa como ayer, bofetada y para casa, otra vez será.
De todas formas también tienen derecho a disfrutar los cafres que despotrican siempre que se pierde y hasta cuando se gana algunas veces. Y lo que es entrar a depurar responsabilidades ante un fracaso, me hace mucha gracia tanta gente pidiendo la cabeza del seleccionador o entrenador de turno. Los que somos simples aficionados no tenemos ni pajolera idea de lo que pasa en un equipo. Ni sobre el estado físico, anímico y tantas otras cosas que influyen en el rendimiento deportivo de un equipo.
Saludos.

Addison de Witt dijo...

solo pude ver el primer cuarto porque entraba a currar de noche, pero el 15-15 presagiaba lo peor, en basket el que domina el tempo gana el partido, de toda la puta vida.
Saludos.
Apuesto final Francia USA

Orlando dijo...

Cuando ganaban todo era -joder que buenos son - y ahora -Orenga que se vaya- , que injusto es todo .

Jim Garry dijo...

Gonzalo Ramos: Cierto, en el deporte no siempre ganan los mejores. De hecho lo que mas me gusta son las sorpresas. Y es verdad los aficionados el 99.9% de las veces no tenemos ni idea de lo que sucede entre bambalinas para opinar tan a la ligera.

Addison de Witt: Se jugó a lo que quiso Francia. Dominaron por completo el tempo y les salió perfecto.

Orlando: Vamos, lo de siempre ja, ja

Sex, love and rock´n soul

El Maquinista dijo...

El baloncesto es un deporte maravilloso.Yo,la verdad,estaba convencido de que Francia era incapaz de hacerle sombra a España,y lo mantengo.Lo que se vió en ese partido nopodría estar más lejos de la selección que nos ha hecho disfrutar tanto durante más de 10 años,que se dice pronto.Creo que es la mayor decepción baloncestística de mi vida.

Creo que algunos no volverán,pero a otros elorgullo les hará volver el próximo Eurobasket para clasificar a España a las Olimpiadas