sábado, 23 de agosto de 2014

La duración de los conciertos.

El pasado viernes estuve en el Kafe Antzoki viendo el show de Lisa & The Lips. Fue un concierto divertido, ágil y más inspirado que el ofrecido el año pasado en el WOP Festival. El show duró unos 75 minutos más o menos. Hoy en día es raro el concierto que pasa de hora y media. Supongo que jueves pasado la duración estaba mediatizada por la sala ya que era en el día grande de las fiestas de Bilbao. En cualquier caso en eso quiero incidir en la duración de los conciertos.

Los shows más largos que he visto en los últimos años corresponden a los veteranos del rock´n roll que siempre ofrecen conciertos de más de dos horas e incluso en el caso de Bruce Springsteen & E Street Band se van fácilmente a más de tres. La duración no tiene porque ir ligada a la calidad pero echo de menos sobre todo en salas pequeñas y en grupos más o menos jóvenes que se dejen la piel. Que se presenten en la sala en cuestión con ganas de arrasar. Recuerdo, por ejemplo, la primera vez que The Jayhawks pisaron la Península. En Bilbao en el Antzoki ofrecieron un increíble concierto de más de dos horas y media y porque la sala no les dejo más.

Eso es sembrar para luego recoger. O la primera vez que ví a Marah en la sala Azkena de Bilbao, más de dos horas a toda mecha. Esos conciertos que corren como la pólvora y que hacen que la siguiente visita de la banda a la ciudad en cuestión esté llena de grandes expectativas. Hace un par de años me sucedió algo similar a lo antes descrito con el concierto de The Delta Saints también en el Antzoki. Estuvo bien pero quiero más. Quiero esas noches míticas en las que nadie se quiere ir a casa. 

Claro que a veces es cuestión de ir mentalizado. Siempre será mejor ver a Social Distortion en un festival que en una gira por salas pequeñas porque la duración va a ser prácticamente similar. El amigo Mike Ness rara vez estira un show más allá de la hora y eso en una banda con semejante repertorio es un ultraje. Por otro lado y para contradecirme con todo lo anterior en ocasiones un buen concierto de hora y poco a toda pastilla como el que ofreció Michael Monroe en la Sonora de Erandio es también muy disfrutable.

Tal vez es una impresión equivocada pero creo que las bandas más jóvenes deberían ofrecer un plus. Salir a matar, a volver loca a la audiencia de modo que la siguiente vez que se pasen por tu ciudad las expectativas sean altisímas y el reto superarlas. Pero esto tan sólo son los devaneos de una tarde de sábado en la que tengo que ir a trabajar.

4 comentarios:

Oscar Martín Gilsanz dijo...

Recuerdo ver a0 "At the drive in" en Madrid y después del show hablar con Omar Rodríguez y no entendían que tuviesen que tocar mas de hora y cuarto,pues ya habían tocado casi su disco al completo y no tenían ni que hacer bises ni un par de versiones.Chocante la cara de la gente con hora y poco de concierto y se fueron tan anchos y campantes.Tambien esta la versión "Rage Against the Machine "que si tocan mas de dos horas es lo ultimo que hace De la Rocha;que energía! por Dios!

El Maquinista dijo...

Pues esto es algo que discuto yo mucho con la gente.La duración delconcierto no va ligada a su calidad.Por supuesto,cuando un tipo es jodidamente bueno,quieres más.

Me hubiese encantado que Tom Petty hubiese tocado 2 horas y media,como hacía en los 90,por ejemplo,y no me hace falta que Bruce toque más de 3 horas y media para que me guste más o menos.Ejemplo,su concierto en Barakalod en el 2007.2h 40 minutos,y fué espectacular.Sin embargo,el del Bernabeu del 2012,aunque fue una salvajada de 3 horas 50,tuvo momentos que no me gustaron y alargó canciones hasta la saciedad,pudiendo haber tocado más...Sin embargo,Howlin'Rain en su última visita tocaron apenas 80 minutos y me volaron la cabeza...En fin,tanto tocho y no se si me he explicado,jajaja

Un saludo,majete

ander dijo...

yo desde que no viene nuestro "secretario", que media el tiempo con absoluta precision, no tengo ni idea de lo que duran los conciertos, se me va la olla y solo me queda la sensacion, si se me ha hecho corto o no, siempre lo he dicho, no es lo mas importante, ni mucho menos, es solo un dato mas, y desde luego te puede bolar la cabeza un bolo de una hora o uno de 2, cuando te molan mucho siempre quieres mas, pero entiendo lo que dices, ultimamente las bandas son bastante racanas con el tiempo, nos ven mayores y no quieren que forcemos jejeje
rock on

Jim Garry dijo...

Oscar Martín Gilsanz: El amigo Omar Rodriguez no entendía por qué tenía que tocar más de hora y cuarto!!!! Y seguro que la entrada valía una pasta...

El Maquinista: Te has explicado ja ja. Pero en fin, en lo que insisto sobre todo con bandas más jóvenes es que no vengan dispuestas a comerse el mundo a ser posible en más de hora y media, ja, ja

Ander: Sabias palabras, la clave va a ser que nos ven mayores y no quieren que forcemos. Me has pillado!!!!

Sex, love and rock´n soul