martes, 24 de septiembre de 2013

North Mississippi Allstars. Polaris

Algunos discos nacen torcidos para la crítica. Son vapuleados sin miramientos habitualmente porque suponen una ruptura con el sonido clásico del grupo o artista en cuestión. Se me ocurren varios ejemplos. El Smile de los Jayhawks fue bastante machacado y aunque coincido en que la producción tal vez no sea la mejor lo cierto es que es un disco cargado de excelentes canciones. Con el Forever de Cracker jamás entendí ese ensañamiento. Me encanta ese disco. Y el Polaris de North Mississippi Allstars corrió una suerte parecida a los mencionados cuando se publicó pero con el tiempo lo he saboreado como otro gran disco de los hermanos Dickinson y Chris Chew con momentos muy brillantes.

Este álbum suponía cierta ruptura con su predecesor y añadía además la novedad de que NMA pasaban de trío a cuarteto con la llegada de Duwayne Burnside que sumaba su guitarra y voces al invento. Pero más allá de esos pequeños o grandes cambios según cada cual lo cierto es que Polaris es muy recomendable por lo de siempre: unas cuantas canciones para perderse en ellas. Y si, diantre, con unos matices diferentes pero no por ello peores que sus anteriores discos.

Confieso que es un disco al que me costó más pillarle el punto y reconozco que fue así influido por lo que leí en su día. Hoy en día es raro que lea críticas antes de hacerme con un disco prefiero buscarlo en la Red y hacerme mi propia idea. En cualquier caso en Polaris es indudable que hay elementos nuevos que añadir a su sonido. Toques pop y hip hop que siempre son rechazados por el sector más rockero pero que estos tipos insertan con soltura sumando mucho más que restando. De alguna forma este disco es en cierta forma predecesor de Electric Blue Watermeleon en cuanto a experimentación lo que ocurre es que este último es sencillamente imbatible.


Polaris se inicia con Eyes. Un comienzo como se espera de ellos pero en el camino ya introducen unos cuantos elementos diferentes: coros molones y un piano juguetón hacia el final del tema que le da un toque diferente a la canción. La siguiente canción Meet Me in the city es directamente una de mis favoritas de su amplio repertorio. Para mi hubiese encajado perfectamente en los últimos discos en solitario de Chris Robinson. Al parecer la han vuelto a grabar para su reciente World boggie is coming que todavía no he escuchado y que me cuenta un amigo está siendo acogido con división de opiniones. Ya lo cataré. Y no volveré a cometer el error de dejarme llevar por impresiones externas. Lo mejor es darle cancha al disco en cuestión a tu ritmo, sin prisa, ni tensión, a disfrutar…

Conan es una canción con la que no conecté nada la primera vez que este disco cayó en mis manos y que a día de hoy me encanta. Sobre todo tiene una parte instrumental de dos minutos más o menos intercalada entre la letra que me recuerda a los mejores Allman Brothers. All along, Otay y Kids These Daze son de los temas más rupturistas, más pop pero son canciones a las que merece la pena prestar atención. Algo que el menda  no hizo en su día pero a lo que lleva poniendo remedio buena parte del verano. Y es que Polaris es un disco que me encaja en esa estación. Es más ligero, más easy listening, algo que tal vez a priori no encaja con estos tipos pero que se acaba convirtiendo en algo pegajoso de lo que no te puedes desprender. Y muy a gusto.


One To Grow On es una canción pop y no reniego para nada de ese término. Es otra que me encajaría perfectamente en el primer disco en solitario de Chris Robinson. O si vamos a los orígenes tengo que reconocer que me suena beatleniana, lo cual es una delicia. Es otra de mis favoritas que no me puedo quitar de la cabeza con esos arreglos orquestales tan impropios de estos tipos pero que aquí encajan tan bien coronados con los punteos eléctricos y arropados por las acústicas. ¡Si!. En Never In All My Days recuperan el pulso blues con uno de esos temas que ya debería figurar en cada set list que afronten estos tipos.

Para finalizar el viaje tenemos Bab Bad Pain con aires funkys y que podría perfectamente formar parte del repertorio de Fun Lovin´Criminals, Polaris y Time For The Sun To Rise son otras dos exquisitas piezas pop, la segunda con una base electrónica que encaja a la perfección. Y cuando llega ese apoteósico final con Be So Glad estoy más que contento de tener que tragarme todas mis palabras de desaprobación que he vertido sobre este disco en los últimos años y gritar como una locaza que adoro a estos tipos y que Polaris mola y mola mucho.



3 comentarios:

ander dijo...

por alguna razon se me habia escapado este disco, no lo he escuchado, tengo un poco olvidados los discos de nma, y eso que adoro a luther y no me pierdo una oportunidad de verles en directo, a ver si con su proxima visita me pico un poco y me pongo al dia con su discografia, los temas que has puesto estan de puta madre, estoy seguro de que me molara tb
rock on

Addison de Witt dijo...

Es cierto que es un disco digamos discolo, pero con el tiempo empiezas a cogerle cariño, espero que me pase lo mismo con el último, pero creo que después de todas las escuchas que le he dado, no va a pasar de donde esta, una pena, este Polaris hoy por hoy me gusta bastante, gran entrada tío.
Saludos.

Jim Garry dijo...

Ander: Dale cancha a este artefacto. Las canciones en su línea son igual de buenas que siempre y las diferentes a mi me encantan. Con matices pop, hip-hop, Mola!!!!

Addison de Witt: Muchas veces sucede eso, determinados discos no los aprecias hasta bien pasados unos años por diversas circunstancias. El último no lo he escuchado así que de momento libro a la blogosfera de una opinión más, ja,ja

Sex, love and rock´n soul