miércoles, 25 de julio de 2007

Alta fidelidad para el insomnio

Anoche no podía dormir. Acidez estomacal. Insomnio veraniego. Una potente combinación de ambas. De modo que a eso de las tres de la madrugada decidí levantarme y dejar de dar vueltas en la cama.

Llevaba un rato leyendo cuando decidí ver de nuevo Alta fidelidad, la película de Stephen Frears basada en la novela de Nick Hornby. Recuerdo que en su día la vi en el Serantes Kultur Aretoa de Santurtzi y me encantó. Y desde ese día le tengo un cariño especial. Puede que no sea una gran película, que sea algo irregular pero como los discos de los Faces tiene un encanto especial y momentos muy divertidos.

John Cusack es el verdadero artífice de la película. Colabora en el guión, coproduce y protagoniza el film ubicándolo en su ciudad natal, Chicago. Se rodea de varios amigos y rinde tributo a los viejos discos LP de música pop de los años '60 y '70. Cualquier melómano asiduo de las tiendas de discos (las pocas que quedan) se sentirá identificado con el personaje de Cusack. Por supuesto la banda sonora está a la altura: The Velvet Underground, Marvin Gaye, Stevie Wonder, Bob Dylan, The Kinks...

El protagonista es un treinteañero que tiene una tienda de discos y hace repaso a su vida a raíz del último y más fuerte desengaño amoroso. Su novia le ha dejado. A partir de ahí la película se construye sobre recuerdos ligados ineludiblemente a la música. Rob (John Cusack) ordena sus discos de forma autobiográfica y continuamente hace listas de canciones y Lps con sus compinches de la tienda encarnados por Jack Black y Todd Louiso.

Los momentos más conseguidos de la película son los que reúnen en la tienda de discos a los personajes encarnados por John Cusack, Todd Louiso y Jack Black. Este último es el típico actor que adoras u odias. No hay término medio. Estoy en el primer grupo, algunos de los momentos más hilarantes los protagoniza él. Como ese en el que le suelta a un cliente ¿Cómo puede ser que no tengas el Blonde on Blonde? El cliente se queda estupefacto y Jack Black continúa diciendo: Tranquilo todo está bien, aqui lo tienes, mientras le abraza haciéndole ver lo importante que es ese disco.

Además de Cusack, Black y Louiso aparecen en papeles secundarios Lisa Bonet, Catherine Zeta Jones, Lili Taylor, Joan Cusack y el gran Tim Robbins en un papel muy cachondo. Pues eso, cualquier momento es bueno para volver a deleitarse con una película que muestra de forma entrañable la pasión que unos cuantos sentimos por la música. Al fin y al cabo ¿quién no le ha grabado una cinta con unas cuantas canciones especiales para una chica?

7 comentarios:

educhinaski dijo...

Grandísima película. mi favorita, sin duda....puede que me vea demasiado reflejado....

Man In Black dijo...

Yo tb me siento identificado con muchas cosas del personaje de Cusack...

Anónimo dijo...

Me gusta la peli, tiene momentos muy buenos, ese buen rollo que tienen los amiguetes en la tienda de discos. Yo también trabajo en un tienda del ramo y tenía un compañero con el que pasaba momentos igual de buenos. Ahora es amigo y va a ser padre en breve.

Il Cavaliere

Man In Black dijo...

Il Cavaliere, tu también eres de los que hacen listas tipo las cinco mejores canciones de Tom Petty?

Bienvenido al club.

educhinaski dijo...

Yo sí lo soy....Hace poco un amigo me preguntaba los cinco conciertos en los que me gustaría haber estado y hice como Cusack...Empecé teniéndolos muy claros y luego me vinieron los cambios, je,je....

Anónimo dijo...

Pues no suelo hacer ese tipo de cosas, mas bien se las dejo para Kepa de Sestao
Il Cavaliere

Sorel dijo...

Sabéis que Nick Hornby, autor de la novela, no es un gran fan de Dylan?
Es algo que me sorprendió, pues para mí, no sé muy bien por qué, tenía que serlo.
Si no lo habéis leído, "31 songs", de Nick Hornby es de lo mejor para leer sobre la pasión que la música puede hacer sentir.
saludos