domingo, 7 de enero de 2007

The Last DJ Refugee


Pretende ser un blog no sometido a la dictadura de la actualidad, ni musical, ni cinematográfica, ni literaria. Esa que establece que los discos son viejos cuando apenas llevan un mes en las tiendas de discos (las pocas que quedan), los libros pasan de primera línea de exposición a los últimos recovecos de la estanterías en cuestión de días y ciertas películas a duras penas aguantan un par de semanas en la cartelera. Y es que en nuestra humilde opinión hay discos que requieren más de una escucha antes de lanzarse a una crítica precipitada, determinadas películas se aprecian mejor con un segundo visionado y unos pocos libros merecen paciencia más allá de las 30 primeras páginas.
Hemos tomado el nombre de un disco y una canción de Tom Petty. El disco se titula The last Dj, editado en el 2002 y la canción, Refugee, es de su primera época, concretamente del Damn the torpedos (1977). La elección del nombre, además de un homenaje a uno de nuestros intérpretes favoritos, esta motivada por las reflexiones que de la industria discográfica y de la sociedad en general realizo Tom Petty en ese maravilloso disco.
Situémonos, pues en el 2002. Tom Petty lleva tres años sin editar material nuevo y hay expectación por escuchar lo que tiene que ofrecer el rubio de California. A pesar de que en su momento fue considerado como un bajón creativo lo cierto es que The last Dj es de esa clase de trabajos que mejora con las escuchas. Además de contener un punto de vista muy lúcido sobre la situación de la industria discográfica, ya sabéis, lo importante es vender el producto con una buena imagen, el álbum esta repleto de maravillosas melodías y de intensos momentos rockeros marca de la casa. Y es que se me ocurren pocos artistas con el talento de Petty para crear melodías a la altura de unos Beatles o Jayhawks, a la par que es capaz de rockear sin complejos en la onda del rock americano de siempre, al ladito del omnipresente Springsteen o del cada vez más distanciado de este mundo John Mellencamp.
El disco se abre precisamente con la canción que le da titulo: The last Dj, un tema dedicado a todo un héroe solitario en la radio fórmula actual, alguien que pone la música que le apetece, cuando quiere, que no esta perseguido por la alargada sombra de la actualidad. Valgan unas estrofas de Petty para rendir ese merecido homenaje a esas personas: There goes the last dj, who plays what he wants to play and says what he wants to say. Una declaración inicial emotiva a la que le sigue una de las mejores canciones del catalogo de Petty: Money becomes king, emocionante relato de la vida de un paria que empieza tocando para la gente que siente su música y acaba engullido por la esponsorización actuando frente a una serie de VIPs que son los que manejan el cotarro. Algunas de las mas certeras estrofas del músico californiano se encuentran aquí: Johnny rock that goleen circles and all tose vip´s and that music that freed us became a tired rutine…Aunque tal vez el músico americano tenga una visión muy deprimente sobre la situación de la industria musical y de la sociedad en general es difícil rebatirla. Echemos un vistazo al mundo actual y pensemos en la canción Joe donde nos habla de un ejecutivo que se pavonea de crear un icono entre los jóvenes, una cara bonita con la que él se hará rico: Go get me a kid with a good – looking face, bring me a kid can remember his place some hungry poet son of a bitch he gets to be famous i get to be ridh. Desgraciadamente basta observar MTV o los 40 para percatarse de que ese es el modelo dominante: bonitos rostros, mucha coreografía, bailoteo y poca o nula esencia. En cualquier caso, aunque a Tom Petty no le guste el panorama actual, no cabe duda de que es un romántico, el eterno adolescente, el Peter Pan del rock´n roll, alguien que todavía cree que hay cosas que no se pueden comprar: well you may take my money, you may turn off my microphone but you can´t steal what you can´t feel can´t stop the sun from shining…Afortunadamente como en la propia vida también hay momentos llenos de magia, cosas que merece la pena vivir, canciones como Blue Sunday o Dreamville son el contrapunto esperanzador ante un panorama cada vez más vacío.
Tan solo nos resta aconsejaros la adquisición de este cd, The last Dj.. Tal vez en una primera escucha consideréis que estáis ante un disco menor pero con el tiempo canciones como, Like a diamond o Have love will travel, más las citadas anteriormente se apoderaran de vosotros para no abandonaros jamás. El álbum cuenta con unos arreglos orquestales precisos que lejos de embadurnar innecesariamente el contenido lo mejoran para situarlo en una de las obras cumbre de este genio de la melodía. Además de la edición en cd existe un dvd en directo que recoge la presentación del disco en el Grand Olympic Auditórium de Los Angeles. En el 2006 Tom Petty ha publicado un nuevo disco: Highway companion, otra delicia que le ha reunido de nuevo con el productor Jeff Lynne, pero eso lo dejamos para otro día.

6 comentarios:

Emilio Pedrini dijo...

Aúpa gente...abro los comentarios para daros la enhorabuena por...la publicación de este blog y desearos lo mejor de lo mejor que os lo merecéis...¡ya tenéis un lector!

prewitt dijo...

muy buen comentario, sí señor, desde la butaca aplaudimos tu postura ante el arte y ante la vida, un saludo de aquí a la eternidad.

Pedro Diaz dijo...

Pedrini, sabía que no me ibas a fallar, como persona inquieta que eres. En cuanto a Prewitt en su línea, un tío original con uno de los mejores blogs de cine y no es peloteo. A ambos gracias por vuestra participacion

koala dijo...

Bienvenido a la blogsfera y a darle caña a las listas y otras modas, otro blog para mis favoritos, pero... ¿tener un blog hoy en día no es algo muy actual? jeje

Man In Black dijo...

Efectivamente, Koala, tener un blog puede ser actual pero lo que importa es cómo se utiliza... A partir de ahi todo es posible.

grace dijo...

¿Cuando podremos disfrutar de Petty por aquí? Esperemos que algún día se anime. Tom Petty es uno de los grandes sin duda y sería todo un acontecimiento que muchos llevan tiempo esperando.