martes, 22 de enero de 2013

Sam Cooke & The Soul Stirrers. Peace in the Valley


El paso de Sam Cooke de la música gospel al pop causó un gran revuelo en la época. Cuando Sam abandonó a los Soul Stirrers para volar en solitario era una estrella en el circuito de ese género. Había pasado seis años con los Stirrers y el amigo Sam quería volar alto, triunfar y dejar claro que era el puto amo. Siempre fue un tipo ambicioso y sabía muy bien lo que quería. No se conformaba con brillar en ese circuito por mucho que las chicas se desmayasen cuando le veían predicar sobre el escenario. Quería llegar a más gente. Más chicas. Y lo consiguió.

Pero me quiero detener en sus años con los Stirrers. Cooke entró a sustituir a R.H. Harris, quién se rumoreaba que lo dejo por que acumulaba demandas de paternidad por todos los rincones del circuito gospel y un poco más allá. Pero dejemos el momento Vanity Fair y centrémonos en la música. El mencionado Harris influyó a Sam pero este lo pulverizó dando al combo un plus a las voces con su polivalencia. Con los Stirrers Cooke tan solo estuvo seis años tiempo suficiente para grabar unas cuantas canciones. Muchas de ellas de cortar el aliento.

Este recopilatorio me lo pillé por el ridículo precio de 1´88 euros. Me arriesgué en plan cutre a ver qué tal sonaba el invento o vete tu a saber si me emplumaban a los Stirrers mexicanos no sindicados pero afortunadamente puedo escribir que el cd suena perfecto y son los auténticos. El libreto es inexistente pero a ver qué quiero por ese precio. Se incluyen 14 temas y es un buen inicio para seguir indagando en el legado de Cooke con estos tipos.

Se titula Peace in the Valley y comienza con la canción del mismo título. Si alguien quiere estudiar cómo se combinan con elegancia y poderío las voces masculinas que escuche este tema. A Cooke le secundan sus compañeros de forma milimétrica. Mientras Sam canta de forma dulce, a la vez que firme y poderosa en el minuto uno y veinte segundos irrumpe Paul Foster dándolo todo y llevándoselo todo por delante. Puedo escuchar este tema infinidad de veces seguidas. Y tengo que indagar en el trabajo de este Paul Foster si es que hizo carrera fuera de los Stirrers que no lo sé.



A continuación viene Jesus gave me water perteneciente a la primera sesión de grabación de Cooke con los Stirrers en marzo de 1951 con solo diecinueve años. Otra delicia que te arrastra sin posibilidad de escape. La recopilación incluye tres temas escritos por el propio Cooke que además de un intérprete sin rival componía canciones de escándalo. Aquí tenemos I have a friend above all others, Until Jesus calls me home o Just another day donde de nuevo alucino con la combinación de las voces solistas a cargo de Paul Foster y Sam Cooke.

El recopilatorio tiene una buena combinacion de temas pausados como Come let us go back to God o He´ll Make a way con canciones de esas en las que te imaginas al personal loco, poseído por la gracia de estos tipos como en Come and Go to that land, How far I from Canaan o It won´t be very long. He vuelto a sucumbir al poderío de Sam Cooke y quiero seguir indagando.….




2 comentarios:

Il Cavaliere dijo...

Vaya, el puto amo. Sí señor jajaja


Si todo esto que cuentas te lo han proporcionado 1, 88 eurapios, espera a ver que tiene que decir el sindicato del placer. No puede haber competencia más desleal, jajajaja, que no se pueden bajar más los precios...jajajaja jajaja.
Absolutamente orgásmico.

Tio, que me encanta como cuentas estas cosas y la pasión con lo que lo vives.

De Paul Foster, creo, que después de Los Stirrers se nos metió a hostelero y pastor de almas, raro raro rarooooo jajaja

Y a ver si nos vemos, o al menos coincidimos, ya sabes...cuando tu vas yo...jajaja.


Hablamos y te cuento de Vanity Fair y los reportajes que ya quisieran el Popu y el Ruta juntos en dieciséis vidas jajajaja y de las locuras que siguen y siguen y siguen.....sin remediooooooooo



Love & Happiness


Jim Garry dijo...

Il Cavaliere:Paul Foster acabó sus días de hostelero. Hay que joderse amigo. Qué mal está el mundo, ja,ja. Espero hablar contigo del Vanity Fair birra en mano. Iuju!!!

Sex, love and rock´n soul