martes, 2 de octubre de 2012

Sam Cooke. The Man who invented soul


Cuando tengo la suerte de que en mi casa aterriza una de esas jugosas box sets de mis músicos favoritos pasa un tiempo hasta que le saco partido. Suelen ser cuatro o cinco cds con mucha música a la que hincarle el oído. A veces es necesario meses o años hasta que absorbes todo su contenido. Algunos de mis cofres favoritos son el Five guys walk into a bar de los Faces, la caja verde que recoge el periodo 70-77 de Lynyrd Skynyrd o la monumental Unerheart de Johnny Cash.  A no ser que estés obsesionado hasta límites insospechados y escuches todos los días desde que llega a tu casa algo de la mencionada caja. Justo lo que me ha sucedido con The man who invented soul de Sam Cooke.

Hace un par de años me introduje en el universo Cooke. Un amigo me pasó el estupendo recopilatorio Portrait of a legend que actúo de cebo para perder la chaveta por la música de este hombre. Lo quemé tanto que me interesé por su discografía. Barajé varias opciones y bien asesorado me decidí por la caja que luce ahora en mi salón y rara vez abandona el equipo de música. Además tuve la suerte de encontrarla a un muy buen precio: 16 euros. El tamaño y presentación es similar a la de los Faces. Cómoda de manejar y con un libreto en el que se repasan algunos aspectos de la trayectoria de Sam Cooke.


A pesar de que este hombre fue asesinado cuando tan solo tenía 33 años ya le había dado tiempo a grabar mucho material. Son cuatro cds que recogen varias facetas de este sujeto. Cooke no fue un tipo que se limitase a seguir los dictados de una discográfica y poner al servicio de ésta su inigualable voz. Fue mucho más. Era compositor, arreglista y el primer negro en tener el control total sobre su obra. Fue un pionero en una época chunga a más no poder para los negros. Un espejo en el que se mirarían futuras generaciones y músicos de su época como Otis Redding que le idolatraba. El carácter rompedor está ahí. Se puede tirar de hemeroteca, contrastar fechas y demás y determinar que junto a Ray Charles, Cooke es el inicio del soul. Y eso tiene su importancia. Pero palidece ante lo verdaderamente importante: unas canciones inmensas ejecutadas con la mejor voz que puedas imaginar.

Como he señalado la caja se hace eco de todas las facetas musicales que manejaba Cooke. Podía ser tan buen crooner como Frank Sinatra, cantar blues como el mejor del género o desgañitarse y poner a un auditorio a sus pies rockeando duro. Su voz se adaptaba a múltiples tesituras y podía con todo. Los dos primeros compactos recogen temas del periodo 1957-61. Lo que más me ha sorprendido de estos dos primeros discos es que hay muchas canciones con un claro toque crooner con tremendos resultados. 
Desconocía temas como Don't Get Around Much Any More, Nobody Knows You When You're Down o Baby Won't You Please Come Home con los que ahora flipo. Y por supuesto no faltan sus clásicos como You send me, Only Sixteen o What a wonderful World. Canciones pop que arrasaron. Y en el segundo además de singles se incluyen cortes de sus discos My kind of blues, Swing Low y Try a little love.



Si los dos primeros compactos son muy buenos los dos que faltan se lo llevan todo por delante y caes de rodillas ante tamaño poderío. En el tercero se incluyen temas de los discos Twistin´ the night away y Mr Soul. Un filón para pobres iniciados como yo. Lo apuntado anteriormente aquí es elevado a categoría esculpido-en- piedra. 26 temas para perder la cabeza. Todas las facetas de este tipo. Como comenta en el libreto interior Jerry Butler te puedes encontrar con cantantes que estén cómodos en un rango vocal pero que en el contrario sufran. Es raro toparse con un tipo que vuele libre en ambos. Ese es Cooke.

El compacto 4 recoge integros los discos Night Beat y Live At The Harlem Square Club. El primero está considerado una rareza en la carrera de Cooke ya que entre otras cosas tan solo tiene tres composiciones originales de Sam. El resto son versiones de gospel y blues, estilos a los que rinde tributo. Se grabó en tres días en febrero de 1963. Desde el respeto a esos géneros Sam canta mejor que nunca lo que equivale a lo mejor que hayas escuchado en tu vida. Live At The Harlem Square Club merece un post entero y sobre todo múltiples escuchas. Qué decir. Todos los directos deberían de ser así. Cooke se parte el alma para cantar esas canciones. La dulzura que conocemos sigue ahí pero también el desgarro y una energía incontrolable alejada de la perfección de los arreglos de estudio. El local donde se grabó era de un aforo pequeño (menos de mil personas). Los que vieron y oyeron aquello no lo olvidarán en la vida.



3 comentarios:

Anónimo dijo...

Amen, amen y amen chaval.

Eres el puto amo, como el tio Sam

Intuyo que has conseguido despejar la incognita para conocer quien es el mas grande entre los grandes, right?. Si asi es, me gusta y me encanta....jajaja. No se puede ser tan veleta como yo...jajaja


Felicidades por el post. Estas que lo tiras en este comienzo de curso

Love & Happiness

Jim Garry dijo...

Love & Happiness: No se si he despejado la incógnita. Lo que se es que he perdido la chaveta por completo con la música de este sujeto. Menudo subidón empezar estos días con el Live at the Harlem Square Club a todo trapo y acabar las noches abrazadito al Nightbeat, ja,ja. Y lo que me falta por descubrir... El directo del Copa, sus discos gospel, todo el material que encuentre en dvd....

Sex, love and rock´n soul

Addison de Witt dijo...

Justo, casualidad, esta mañana he salido temprano a dar un paseo antes de desayunar con mi mp3 por el pueblo e iba escuchando el primer volumen de estos discos.
Enhorabuena por el post, fantástico.
Saludos.