domingo, 3 de agosto de 2008

La gata sobre el tejado de zinc

Siempre me han gustado los melodramas hollywodienses. Desde pequeño he disfrutado con un género que tiene bastante mala fama en ciertos sectores. En mi caso películas como Lo que el viento se llevó, Dulce pájaro de juventud, La loba, Con él llegó el escándalo o La gata sobre el tejado de zinc forman parte de mi aprendizaje. Esta última en concreto la habré visto sin exagerar más de 10 veces. Y todavía si en un zapping la encuentro me engancho a ella sin remisión.

La gata sobre el tejado de zinc está basada en una obra de Tennesse Williams autor cuyo universo atrae tanto como repele. Algunas de sus obras fueron llevadas al cine con tino. Una de ellas es sin duda La gata sobre el tejado de zinc. Richard Brooks adaptó, tomándose sus licencias, algunas propias y otras obligadas por la censura, con brillantez un texto rico y sugerente que contó con el respaldo de uno de los mejores actores de la historia: Paul Newman y con una Liz Taylor, bellísima e igualmente espléndida en su interpretación de Maggie La Gata.

La película se desarrolla a lo largo de una tórrida noche de calor en una población sureña de Estados Unidos. Allí se junta una familia para celebrar el cumpleaños de un patriarca al que le han dado la noticia de que no tiene un tumor y si una larga vida por delante. El hombre envalentonado se dispone a ser agasajado por su familia. Pero pronto nos damos cuenta de que no es oro todo lo que reluce. Que las apariencias, las mentiras y la hipocresía campan a sus anchas.

La película es un prodigio de diálogos llevados al límite y que cuentan con el material necesario para que no sólo te resulten creíbles sino para que te agarren por tus partes y no te suelten en toda la cinta. Paul Newman, Liz Taylor, Burl Ives o Jack Carson lo bordan como se suele decir coloquialmente. Entre mis momentos favoritos sin duda están los cara a cara de Newman y Taylor al principio de la película y los más salvajes y emotivos entre Newman e Ives al final de la misma.

Una de esas películas por las que los años no pasan, una acertada reflexión sobre el amor, las relaciones paterno filiales, la codicia, la envidia, la mendacidad, sobre la vida en definitiva con una música excelente a cargo de Charles Wolcott. Siempre me encantó el tema con el que se inicia la película, un suave piano, batería y justo cuando sale el título Cat on a Hot Tin Roof un maravilloso saxo....

4 comentarios:

Il Cavaliere dijo...

Muy teatral. Es una de mis pelis favoritas y la química Newman- Taylor funciona a la perfección. He de decir que yo soy de los que alucinan con el "gótico sureño". De hecho la propia vida de Tennessee Williams y su secretario Frank Merlo dan para escribir varios dramas sureños.Problemas mentales, Lobotomías, adicciones, amores prohibidos en la época...,La Gloria más absoluta, el desprecio de los críticos.
En fín, un crack Mr Williams.

Saludos.

Blue Monday dijo...

Maravillosa película. Y coincido plenamente contigo, Paul es uno de los más grandes. Curiosidad, un Oscar honorífico y otro por la peor película que ha hecho. Eso da para unos cuantos artículos.
Saludos desde la cueva.

paulamule dijo...

Veo que te has sacudido la pereza y te has decidido. Sólo con leer tu entrada ya me entran ganas de volver a verla.
Hablas del maravilloso principio de la película, ¿y qué me dices del final? Me entran sudores fríos con sólo pensarlo. "Cierra la puerta Maggie..." Vuelve a sonar el saxo y ¡dios, el cojín! Buff, no sigo, no sigo. ¿Y qué me dices de los monstruos cuellicortos que insertan sus cabezas en sus pequeños cuerpos? Eran odiosos.
Por otra parte tanto PAUL NEWMAN como LIZ TAYLOR nunca estuvieron tan guapos en una película. Y además, al verla, desprende un aroma sureño especial que te invade todo el cuerpo. En fin, qué te voy a contar. Ya sabes lo que significa para mí esta película. Un día de estos de verano a lo mejor me animo a volver a verla. Siempre es buen momento. Salud.

Jim Garry dijo...

Il Cavaliere: Tienes razón, la química entre Newman y Taylor funciona a las mil maravillas. A mi tb me flipan los dramas sureños. Pero desconocía toda esa ristra de desgracias en la vida de Williams. Hay algún libro en castellano con el que regocijarme en toda esa carroña, maestro?

BlueMOnday: Si que es curioso que Newman ganase con una peli normalita el oscar y no con esta por ejemplo que es muy buena y en la que el lo borda.

PaulaMule: La verdad es que la peli no tiene un minuto de desperdicio. Y ese final, es apoteosico. Y los cuellicortos son odiosos. Y la puta música que cantan horrible. Creo que esta hecho a proposito para desagradar.
Desde luego Newman y Taylor no solo actuan bien sino que coincido contigo jamás han salido tan guapos como en esta peli. Y tb me encanta el papel del padre. Burt Ilves lo borda.

Saludos.