martes, 6 de noviembre de 2012

New York, New York


Hace unos años antes de ir a NY coincidí en un centro de internet de mi pueblo con un tipo que venía de allí. De hecho vivía en esa ciudad. Trabajaba como camarero, se buscaba la vida en más empleos, sobrevivía, según me contó ante mi insana curiosidad. Le comenté que iba a ir allí el siguiente mes y me dijo que para el turista es una ciudad muy atractiva y que me iba a llevar una buena impresión. Y así fue. Se confirmaron todas mis referencias cinematográficas y musicales y lo viví como un sueño. Sin duda era algo preestablecido, mi predisposición me llevaba a aquel resultado pero como todo en la vida se podía haber torcido. Afortunadamente no fue así.

Pero antes de ir este chico ya me había hablado del reverso de la moneda. De una sanidad publica deficiente. De una ciudad impagable e impasible, acostumbrada a los homeless al igual que a los turistas. A una malversa aceptación de que los hechos son así. De que al que le toca le toca y ahí se queda en la puta calle. No hay glamour en esa parte, esa en la que según me contó aquel chico las ratas salían a altas horas de la madrugada. Ratas de todos los tamaños. Supongo que como en todas las ciudades del mundo el txiringito está montado así. Es inevitable. Y esa percepción no es diferente de la de cualquier gran ciudad del mundo.

Me he acordado de mi viaje a NY tras ver de nuevo una película que (como no) tenía a sus calles como un reclamo más. Ni me acuerdo cuál era. NY ha sido y sigue siendo el decorado por antonomasia del cine contemporáneo. Es evidente que la fascinación que siento por esa ciudad tiene su raíz en el embrujo que han producido miles de películas en mis retinas. Y así fríamente analizado es algo frívolo. Pero hay cosas que es mejor no analizarlas. Conviene dejarse llevar.

El principal responsable de esta sublimación por esta urbe es Woody Allen. Pero claro, Allen nos muestra siempre una ciudad de postal, propia de una clase alta que se maneja por lugares chics y que dispara la imaginación de tipos vulgares como yo y millones de incautos de este mundo. Con el tiempo y una vez visitada la ciudad mi pasión tal vez haya disminuido pero mentiría si dijese que no me gustaría volver. Aunque con todo lo flipado que soy con la cultura estadounidense hoy en día reconozco que hay unas cuantas ciudades que me producen tanto o más morbo que NY: New Orleans, San Francisco, Boston, Memphis, Chicago, Nashville, Seatle o Philadelphia.


Pero aunque la puerta de entrada al universo neoyorkino viene de la mano amorosa de Allen reconozco que luego me causa igual de impresión y fascinación por otros motivos las miradas que de la ciudad tienen Spike Lee y Martin Scorsese y cómo no, Paul Auster en la literatura. Con mención especial para Lou Reed que es uno de los tipos que mejor ha contado la gran urbe. Así que con todo este batiburrillo en la cabeza he empezado a escribir sobre la cuestión. No llegaré muy lejos conociéndome pero es un inicio. De momento unos que no pueden faltar si hablamos de NY son Fun Lovin´Criminals. La banda sonora perfecta para esas calles.


2 comentarios:

Alex Palahniuk dijo...

Uno no puede entender Nueva York sin el cine de Woody, los libros de Paul Auster y cómo no, sin la deshumanizada urbe que relata Lorca en "Poeta en Nueva York"

Jim Garry dijo...

Alex Palahniuk: Esta ciudad ha inspirado a tantos artistas, músicos y demás. Eso o nos la han vendido tan bien...ja,ja

Sex, love and rock´n soul