lunes, 11 de agosto de 2008

Alice Cooper. Dirty Diamonds

Como escribió Il Cavaliere en su entrada sobre Mojo Box de Southern Culture On The Skids algunos discos puede que no sean los mejores del artista en cuestión pero por algunas razones son tu favoritos. El contexto influye mucho por supuesto. Recuerdo el verano del 2005 como uno de los mejores de mi vida. Y la banda sonora principal fue Dirty Diamonds de Alice Cooper. La lujuria, el desenfreno y el amor aunque suene cursi reinaron e iban acompañadas por estupendas canciones.

Para algunos Alice Cooper es un tío que se maquilla mucho, monta grandes shows y es muy heavy. Pero si escuchas la discografía de este hombre te das cuenta de que abarca mucho más. Sus primeros discos son un prodigio de variedad y de inventiva y pertenecen a una etapa dorada en el rock. Sin nada que envidiar a los reyes en aquella época: Stones, Zeppelin, Sabbath, quien se te pase por la mente. A su altura.

Me centro, este Dirty Diamonds es muy bueno. Ya el anterior The eyes of Alice Cooper de 2003 supuso una vuelta al sonido de los orígenes. Y éste ahonda en ese aspecto e incluso lo mejora. La trilogía inicial Woman of Mass Distraction, Perfec y You make me wanna entra a la primera y cientos de escuchas después me siguen pareciendo igual de buenas.

Le sigue Dirty Diamonds un tema con reminiscencias stoner y con una curiosa sección de viento a lo peli de James Bond. En The Saga of Jesse Jane Alice Cooper canta en un tono barítono que lo acerca a Johnny Cash. Es otra de las cumbres del disco al igual que Pretty Ballerina, Six hours o Zombie Dance canciones más pausadas pero igual de buenas. Subset Babies (All got rabies) y Steal that car son más en la onda de los tres primeros temas aunque inferiores.

En este disco hay una serie de canciones como mi favorita Perfect, Woman Woman of Mass Distraction o You make me wanna que encajan a la perfección en directo junto a sus temas más directos de la primera época. Así tuve la fortuna de comprobar aquel verano y espero hacerlo de nuevo. Todavía no he escuchado el nuevo de Alice, Along Came A Spider, parece que vuelve a una honda más heavy. Escucharemos.

4 comentarios:

ROCKLAND dijo...

Alice Cooper es muy grande. Sus primeros discos son apabullantes y como tú bien dices abarca un montón de estilos diferentes. Discos como "Love it to death", "Killer" o "Welcome to the nightmare" están en los más grande de esa gloriosa década. En los 80 y 90's esa es otra historia. Simplemente no me convence. Volvió a reinar otra vez con "The eyes of Alice Cooper" y este "Dirty Diamond" es sencillamente colosal. De lo mejor de los últimos años. Este nuevo, no llega por supuesto al Diamond, eso hubiera sido casi imposible pero se mantiene muy bien. Cierto que hay algun temilla heavy pero sigue siendo el Alice de los últimos tiempos. En directo sigue estando en plena forma. Hago una crítica del disco en mi blog.
Saludos

paulamule dijo...

Amo a este hombre. Tacharle de heavy es simplemente no tener ni pajolera idea de lo que se habla. Es cierto, que hizo algunos discos inclinados hacia ese género, pero lo primero y estos dos últimos, como bien dices, están en un pedestal y nada tiene que ver con el metal. Y por supuesto está en lo más alto con los ZEPPELIN, PURPLE, STONES, etc. Salud.

Aitor Diaz Paredes dijo...

Ni es heavy metal ni deja de serlo, es Alice Cooper (hell yeah), nunca me ha gustado tanto como Aerosmith, Deep Purple o Led Zepp y desde luego no sé a qué clínicas fueron los de esta generación pero se mantienen de maravilla, con Iggy haciendo gimnasia rítmica.

Marc Monje dijo...

Lástima que el último sea tan... ¡frío! Dirty Diamonds en cambio es genial, todavía siento ganas de escucharlo de vez en cuando.
Oye, a mi la época metalera de Raise your fist and yell, o metal popera de Hey stoopid también me encanta. Alice ha hecho muchas cosas, y la mayoría de veces, bien.