jueves, 10 de abril de 2008

Tom Waits contra gigantes y molinos de viento

Ni los Rolling Stones, ni Bob Dylan, ni siquiera John Mellencamp. Nadie ha sido capaz de no sucumbir a los cantos de sirena de la publicidad. Casi nadie en el mundo de la música se ha resistido a que una canción suya aparezca en un anuncio. Muy pocos se han negado a la sponsorización de los conciertos. Todo el mundo ve un pastel inmenso y quiere su trozo. ¿Todos? Definitivamente no.

En un pueblo perdido de Estados Unidos vive un hombre que a veces parece un vagabundo, que aúlla como un lobo a la luna y que grita como un loco. Si te dicen que se ha escapado de una institución mental te lo crees. Pero resulta que ese tipo goza del respaldo unánime de la crítica, de la admiración de sus compañeros de profesión y de un número cada vez mayor de seguidores. Jamás ha vendido su alma y dudo mucho que lo haga. Me estoy refiriendo por supuesto a Tom Waits, único, inimitable (pese a quien pese) y auténtico. El último forajido.

En el año 92 y tras cuatro de litigio una sentencia obligó a la firma Frito Lay a pagarle 2,6 millones de dólares. La marca había tentado a Waits para usar la canción Step Right Up en un anuncio y la respuesta de Tom fue clara y concisa: No. Como declaró el publicista que intentó convencerle: “Nunca has escuchado a nadie en tu vida decir que no tan rápido”. Pero los publicistas no se dieron por vencidos y contrataron a un tipo, Stephen Carter, capaz de ofrecer una imitación muy buena de Waits.

Carter era de hecho un admirador de Waits y le hicieron dos pruebas para el anuncio. En la primera, la que le hicieron creer que emplearían, Carter hacía un homenaje a la música de Waits, algo con claras influencias pero sin ser una pura imitación. Cosa que si que era lo siguiente que grabó y que los de Frito Lay utilizarían para su anuncio. Harían creer al mundo que Tom Waits cantaba para vender una mierda de salsa para sus patatas fritas. Ni en el mejor de sus sueños.

El litigio comenzó en 1988 y finalizó en 1992 y afortunadamente la sentencia fue favorable a Waits. No se puede utilizar la música de nadie sin su permiso. Ni siquiera mediante subterfugios enrevesados. Nadie tiene derecho a profanar la música. Pero los publicistas no espabilaron. Y después de Frito Lay, vinieron Audi y luego Opel. ¿Habrá alguno más que se atreva a retar al último forajido?. Lo dudo. Probablemente estará descojonándose en el porche de su casa mientras por su mente bulle un nuevo sonido, una nueva melodía que sabe que le pertenece a él y sólo a él. Chapeu.

18 comentarios:

Manurhill dijo...

Ciertamente la música no debería prostituirse en anuncios de "mierda", al menos cierta música es arte, no toda claro. Algo que en su día créo entendió Jim Morrison, no los otros miembros de la banda. Y que a día de hoy es más una utopía en la que Tom Waits, es de los últimos en creer.

bitxuverinosa dijo...

lo de tom waits y las agencias de publicidad es surrealista. a mí este tema me divierte mucho. me lo imagino como elvis, viendo siete canales a la vez, con un rifle en la mano ja ja

eric waits dijo...

Pues si. Tom Waits es un tipo celoso de su legado. En esa época arremetió duramente contra colegas de profesión tan intocables y elevados como Lou Reed que no dudaron en anunciar tarjetas de crédito y cosas similares en TV. Tom no ... o tal vez debería decir Kathleen no?.

san free bird 72 dijo...

Neil Young tampoco se ha prostituido nunca. De eso habla su tema This Notes for you del disco del mismo título
saludos

san free bird 72 dijo...

Neil Young tampoco se ha prostituido nunca. De eso habla su tema This Notes for you del disco del mismo título
saludos

lORbADA dijo...

Creo que The Doors tampoco han prostituido su música en publicidad. Quizás no porque no quieran actualmente sino porque los actuales miembros respetan que esa era la voluntad de Jim Morrison en su dia.
Creo que Motorhead tampoco.
Saludos.

Jim Garry dijo...

Manurhill: A mi me gusta la postura de Tom Waits por lo que tiene de outsider, por ser fiel a sus principios, que se pueden o no compartir y por sus grandes respuestas a por qué no cede sus canciones a los anunciantes. Lo que es sangrante es la falta de respeto. Si un artista quiere que su música sirva para vender bragas, tabaco o chicle allá el pero al que no quiera que lo dejen en paz, no crees?

bitxuverinosa: Je, je, buen apunte, Tom Waits viendo siete canales a la vez con un rifle en la mano...

Eric Waits: No sabía que había arremetido contra colegas de profesión con nombres y apellidos, pensaba que tan solo había dicho que èl pasaba y que allá los otros con su historia.

San Free Bird 72: Gran tema de Neil Young de un disco que me gusta mucho y que esta un poco olvidado.

Ain't singin' for Pepsi
Ain't singin' for Coke
I don't sing for nobody
Makes me look like a joke
This note's for you.... cantaba Neil Young aunque luego hizo una gira patrocinada por Budweisser. Dice que le engañaron. Y yo por supuesto le creo. Nos ha jodido. Grande Neil.

Lorbada: Si no pudieses confiar en Lemmy iriamos apañados.

Saludos.

kar dijo...

hombre, pues chapeau para él... en cierto sentido, si lo comparamos con ese Iggy Pop que ha anunciado (no ya su música, sino él mismo posando) zapatillas deportivas, ropa de modelo y otras, la cosa salta a la vista. Y ojo, que adoro a Iggy y que considero que cada cuál es libre de hacer con su música lo que considere, que suficiente tiene con regalarnos esos buenos momentos, pero un poco de integridad para variar, se agradece. Aunque luego Scarlett Johansson graba un disco con versiones de Waits para gafapastas y se le ríe la gracia.

saludos, Jim garry

TONI dijo...

Tom Waits no es musicalmente santo de mi devoción pero le reconozco una integridad al tío fuera de toda duda.

Mi amigo Alberto lo ha intentado en innumerables ocasiones pero nunca he conseguido que me entre su música... sorry Mr. Waits...

Bitxuverinosa: coincido con Jim Gurry, muy buena la imagen de Waits con el rifle... me he reído!

ander dijo...

bien por tom, pero has dicho bien, la clave esta en que respeten los deseos del autor, hay muchos musicos que viven de vender su musica para anuncios o que han conseguido notoriedad gracias a ello, y no por eso son menos dignos que tom o neil.

Jim Garry dijo...

Estamos de acuerdo Ander de hecho aunque tenga admiración por lo que hace Waits yo haría justo lo contrario vendería todo. A mercader judio a mi no me gana ni Dylan, je, je. Contradicciones de la vida.

Anónimo dijo...

Waits es la integridad en persona, como Young. Errores han podido cometer como todo el mundo pero a mo su genialidad y rectitud. Y por su puesto su música. Y sí, "This note´s for you" del viejo Neil, suena muy bien, aunque tenga ya 20 años.
CESARPELOPO

Anónimo dijo...

Hay tíos que yo adoro y a los que los compro los discos pero que sin embargo personalmente me caen fatal, uno es Nick Cave y otro Tom Waits.
De íntegro nada, es un pesetero. Es un tipo que no tiene en absoluto que ver con su imagen underground, es un puto niño bien, con una voz de borrachuzo de puta madre pero que en su vida personal se parece más a Rajoy que a Bukowski, una pena pero es así.

Jim Garry dijo...

Cesarpelopo: Estoy de acuerdo, tanto Waits como Young son de los tipos más integros de la industria.

Anonimo, eso de que Waits es un niño bien... Ahora tiene un status que es la envidia de la mayoría de sus colegas de profesion pero al tío vender un millon de discos le costó 25 años de carrera y hace lo que le sale del nabo....

Saludos.

eric waits dijo...

¿Niño bien con voz de borrachuzo que se parece a Rajoy?.
Desde luego el no niega que es un autentico family man, que vive bien y que le fastidia salir de gira. Su tiempo le costó.
El tema está en que Waits abandonó la pose beatnick allá por 1983. Repito ¡1983!. De esa época data lo del humo, los bares, las putas y el rollo Bukowski (que por otro lado a mi me resulta tremendamente atractivo). Desde entonces es una imagen que, al menos él, no utiliza. Si lo hacen los que con total desconocimiento se acercan a un disco de Tom Waits (o juzgan su status actual) basándose en comentarios desfasados de ignorantes que no tienen una idea clara de qué es Tom Waits hoy.
Tom hoy tiene más que ver con Jim Jarmusch, Gavin Bryars o Robert Wilson que con Kerouac o Ginsberg. Musicalmente más con Zappa o Captain Beefheart que con Keith Richards. Pero para mi eso no le hace un falso. Simplemente un tipo extremadamente libre a la hora de crear con la suerte de que la crítica le alaba de modo masivo. Me gustaria saber cuantos de esos criticos han escuchado mas de dos veces Orphans ... por ejemplo.

Jim Garry dijo...

Amen, Eric Waits. Coincido contigo. Todo cambió para Waits en el 83 cuando empezó a investigar con todo tipo de sonidos. Y es curioso que cuanto más arriesgaba en el terreno artistico más convencional era su vida privada. Justo lo contrario que en los primeros años cuando hacía una música más standar, aunque igual de maravillosa y en su vida privada era un tarambana que se aplicaba a fondo en el concepto Bukowski. Yo adoro aquella época. Aunque me inicie en la música de Waits con Rain dogs, Franks Wild years y Swordfishtrombones y me gusta todo lo que ha hecho este tipo a excepcion de The Black ryder creo que la primera etapa de Waits está un poco olvidada tanto por los criticos como por buena parte del público. Hoy en día mi disco favorito de Waits es The heart of Saturday night. Incluso parece que el mismo reniega de esa época, de ese personaje que representaba todo el tiempo porque en realidad él era así. A mi esa etapa me resulta fascinante, tanto como la que le siguió. Y si, creo que tiene más que ver con Captain Beefheart que con Richards. Lo que está claro es que el tipo hace lo que quiere y tiene la suerte de gozar de respaldo por parte de la critica cosa que se ha ganado en su larga trayectoria. ¿Con qué nos sorprenderá en el futuro este tío?

Anónimo dijo...

"Orphans", que grande es ese disco. Para mi, es su obra definitiva, lo tiene TODO, es lo más completo que ha editado nunca

CESARPELOPO

bitxuverinosa dijo...

tienes razón eric waits, a mí también me llama mucho la atención lo presente que tiene muchísima gente la imagen bohemia borrachuza que waits daba en los años 70, cuando eso es algo que quedó atrás hace muchísimo tiempo y entonces ni siquiera era especialmente conocido.