lunes, 12 de agosto de 2013

Screaming Trees. Dust

Me acabo de calzar Sweet Oblivion y Dust así seguiditos. Dos de los discos que más he pinchado en mi vida pero que hacía un tiempo que no escuchaba. En realidad no demasiado tiempo porque Screaming Trees son una de esas bandas en cuyo legado los años no han hecho mella. Todo lo contrario. Les han engrandecido. Por lo menos a mis oídos. Son una banda fundamental, sobre todo esos dos discos. Hace años tal vez mi favorito era Dust. Hoy en día no puedo hacer distinciones, los adoro por igual. Mientras los escuchábamos Susana no hacía más que decirme qué bueno es este tema,es mi favorito, llegaba la siguiente y decía que era esa y luego el otro y el otro. Brutal.

Mientras sonaba Dust estaba leyendo la entrevista con Gary Lee Conner (tramposamente indicada como Screaming Trees) en Popular 1. Está muy interesante y en ella Gary señala que la época en la que grabaron Dust fue la más conflictiva para el grupo. Tardaron mucho en finalizar el disco y prácticamente estaban todo el día a la gresca. Pero madre mía lo que salió de todo aquel caos. Es gracioso lo que cuenta Gary sobre el mellotron que suena en varios temas (por cierto ejecutado por Benmont Tench). En un primer momento a Gary se le llevaban los demonios cuando escuchaba el mencionado instrumento en las mezclas pero al final acabo reconociendo que el productor Drakoulias sabía muy bien lo que se hacía y todos los arreglos que se le ocurrieron no hicieron más que beneficiar al disco.

Dust despierta en mí la poderosa nostalgia y cierta melancolía ligada a momentos muy concretos de mi vida pero por encima de todo es una imponente colección de canciones que el tiempo no ha hecho otra cosa que glorificar más.Le comentaba a Susana el otro día medio en broma medio en serio para polemizar que los discos de los Screaming Trees aguantaban mucho mejor el paso del tiempo que algunas otras obras de grupos más famosos de su generación. Todos sabemos quiénes son. Es una percepción y como siempre cuestión de gustos al fin y al cabo. Pero a ver quién es capaz de resistirse a este álbum. Las diez canciones son excelente y la producción de George Drakoulias digna de mención.




Aunque todos los temas sean buenos, de hecho como he escrito antes es la clase de álbum que según van sonando todas te van pareciendo tus favoritas, algunas canciones directamente te traspasan: Sworn and broken, Look at you, Traveler… Difícil igualar eso. Vale, he elegido tres medios tiempos. Ok, no problem. Te puedes dejar llevar igualmente por las intensas Halo of Ashes, All I know o Make my mind. Y para finalizar hay que subir el volumen y escuchar atentamente la despedida con esa Gospel Plow. Por cierto, alguna vez he mencionado que Barrett Martin es uno de mis baterías favoritos del mundo mundial. Pues eso.

9 comentarios:

ander dijo...

amen hermano, igual si lanegan se hubiera muerto de sobredosis o se hubiera volado la cabeza esta banda habria conseguido el reconocimiento que merece,, no? rock on

Jim Garry dijo...

Ander: Ja,ja, Ander. Tienes razón si hubiese pasado eso que cuentas seguro que la banda habría obtenido más reconocimiento. Pero afortunadamente el amigo sigue vivo, grabó unos cuantos discos en solitario de traca y todavía hace cosas interesantes, así que le deseamos larga vida......

New Orleans-Nashville-Memphis RULES!!!!!!!!!

Y gloria eterna a STAX,ja,ja

Sex, love and rock´n soul

eric waits dijo...

Los dos son asombrosos aunque hoy me quedria con Dust seguramente por esas razones nostalgicas que dices. Como diria el tonto de Mourinho, por qué lo dejaron ahi?. Por qué? ....

The Incredible E.G.O´Reilly dijo...

Lo clavaste Mr DJ. Pocos discos sobre la faz de la tierra son tan duraderos como Dust. Nunca pasará de moda porque todo en él es de otra galaxia.
Yo no me corto y lo digo claramente:
Es mi disco favorito de todos los que pertenecen a eso que llamaron "Generación X".
Sí, para la historia quedan Superunknown, Dirt, Ten, Nevermind.... todos favoritos antes que este pero gana el que aguanta. Y 17 años despues a mi este me la sigue poniendo dura como ya no hacen ninguno de los mencionados.

Confieso que el dia que el Lanegan estampó un garabato en mis discos, Dust era prioridad absoluta y no hago más que enseñarlo por todas partes...jajaja.


Molan esos videos que nos pones, en el que sale Homme con cara de niño es la p............!!!!! jajaja


New Orleans-Nashville-Memphis RULES!!!!!!!!! jajaja


A sus pies Señoría


Love & Happiness

Jim Garry dijo...

EW: Si, fue una pena que lo dejasen entonces porque con que el nivel fuese como el que editaron hace un par de años posterior al Dust yo ya estaría en la gloria....

The Incredible E.G.O´Reilly: Estoy de acuerdo, hijo mío. Amen. Tanto Sweet Oblivion como Dust son impresionantes y yo tb los sitúo por encima de los que nombras... De los que citas mi favorito es el Superunknown para mi sigue aguantando bien el paso del tiempo pero me gustan más Sweet Oblivion y Dust...

Sex, love and rock´n soul

rocknrollmf dijo...

Amé Dust sobre muchas cosas durante aquella época.

Jim Garry dijo...

Rocknrolmf: Esa si que es una declaración de amor en toda regla. Me encanta, Yeah!!!!!!!!!!!!!!!

Sex, love and rock´n soul

Kar dijo...

Una maravilla de disco. Y la entrevista en P1, una sorpresa muy agradable. Me quedo con la irritación de Gay Lee con un Lanegan a quien acusa de "guardarse" sus canciones para su material en solitario. Me sorprende, no más.

Jim Garry dijo...

Kar: A mi tb me sorprende lo de que Lanegan se guardase temas para sus discos en solitario. En fin que estos no vuelven y tal vez sea mejor así, no???

Sex, love and rock´n soul