jueves, 28 de abril de 2011

Nick Hornby. Juliet, desnuda


Estoy leyendo con una sonrisa permanente y ocasionales estallidos de carcajada Juliet, desnuda la última novela de Nick Hornby. Me familiaricé con este autor a raíz de ver Alta Fidelidad la película basada en su novela de mismo título. Todavía hoy en día es una película que revisito al menos una vez al año. El universo que propone Hornby me resulta muy familiar y me identifico con muchas de las situaciones que nos cuenta con un estilo desenfadado, ágil y alegre no exento de su buena dosis de ironía. Además el tipo sabe reírse de si mismo cualidad que aprecio y que oxigena en este planeta donde mucha gente se toma demasiado en serio a sí misma.

En Juliet, desnuda Hornby trata las relaciones de hombres y mujeres, la pasión por la música, la tan temida crisis de los cuarenta y lo hace de una manera creíble, real, documentando la vida actual, haciendo especial hincapié en el ciberespacio y en múltiples referencias culturales. Es especialmente jocoso el asunto de Internet porque uno de los protagonistas de la novela, Duncan es un obsesivo estudioso de la obra de un cantante que dejó la música tras un disco que no se comió mucho comercialmente pero que creó un aura sobre su autor en el ciberespacio donde circulan múltiples leyendas e interpretaciones de su vida y obra. Y leyendo esta parte me he descojonado de mi mismo y de las idas de pinza que tenemos muchos de los que nos gusta la música y tecleamos unas cuantas cosas en esto llamado Internet. De esas pajas mentales plasmadas en el blog o foro de turno.

Hornby, melómano confeso, seguidor de Marah con los que ha colaborado y atinado observador de lo que se mueve el rock´n roll está especialmente inspirado en esta novela. Escribe sobre lo que se le da bien, sobre lo que conoce. Como decía el personaje de Ed Chigliak en Doctor en Alaska hay que moverse por terreno conocido como solía hacer casi siempre Woody Allen y como habitualmente lo hace Hornby. Una vez transitado ese microcosmos hace falta talento y capacidad de seducción. Y a este chico le sobran ambas. Juliet desnuda es a Alta Fidelidad lo que Hannah y sus hermanas a Manhattan. Lo que cuento a algunos se nos va la pinza. En fin que recomiendo al que pueda leer esto que se agencie Juliet, Desnuda y no pierda el tiempo aquí.

4 comentarios:

Rafa dijo...

La leí hace unos meses (en inglés) y me gustó mucho, aunque me perdí algunos detalles, lost in (my) translation.

Muy recomendable, aunque hay que reconocer que no alcanza el nivel de Alta Fidelidad, que es insuperable.

¡Saludos!

ander dijo...

yo creo que esperare a que salga la peli jejeje
rock on

eric waits dijo...

Pues apuntado queda. Recomiendo En Picado si no lo has leido ya ...

Benmont, el rey de las teclas dijo...

Dado que comentas algo sobre la crisis de los cuarenta, entonces deduzco que este libro es muy apropiado para mí jaja. Sobre todo en un momento muuuuyyyyy chungo (más risas). Debo apartarme de las bios de músicos porque me estoy rayando a base de bien (Aún más risas).
Solo por comentar lo divertido que es, me lo apunto.

Sí, mi vida es patética.

Love & Happiness