domingo, 4 de marzo de 2007

Marah, historias de Philadelphia

Desde la segunda canción un amigo me comentó al oido: "Estos tios hoy se salen" Y así fue. Cuando Marah salen a un escenario inician un ritual sencillo pero dificil de conseguir: Transmitir con una pasión desbordante y grandes canciones lo que sienten por el rock n´roll, cómo les va en la vida, qué películas les gustan, qué libros leen, toda esa experiencia vital condensada en una escasa hora y media que a todas luces se nos hacen cortisimas. Lo de ayer fue una celebración del rock n´roll, una fiesta en la que te sentias protagonista porque ellos te hacen participe de todo este ritual como si formaras parte de ellos. Y tal vez sea así. Pocas veces he visto una comunión tan increible entre banda-público. Las dos útimas canciones se subieron al escenario a bailar y a agasajar a estos chicos de Philadelphia afincados en Nueva York no menos de 15 personas. Los hermanos Bielanko, Kirk Henderson, Adam Garbinski, Dave Peterson y Christine Smith respondían con sonrisas y verdadera devoción a ese huracán humano que les invadió. El final perfecto, con una adrenalitica versión del Do you wanna dance? ramoniano.
¿Qué más se puede pedir? Que vuelvan pronto, así de claro, porque no importa las veces que hayas visto a Marah en directo. Cada vez que pasan cerca de tu ciudad tienes la obligación de acudir a la cita. He leido en varias entrevistas al grupo que cuando actuan frente a una audiencia se lo plantean como una batalla, "Nosotros vs Vosotros" para que al final sea un rotundo "Todos juntos" . Así sucedió ayer en Bilbao, ocurrirá hoy en Santoña, al día siguiente donde sea... Supongo que hay muy buenos músicos por ahí, grandes talentos, virtuosos con sus instrumentos, capaces de ofrecer recitales tecnicamente perfectos, pero pocos muy pocos son capaces de llevarte a donde te llevan estos chicos. Marah forever!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Que gran periodista eres

Pedro Diaz dijo...

Ni que lo digas, y esa foto, eh?

grace dijo...

Marah, que más puedo añadir, creo que lo has dejado bastante claro. Nadie como los hermanos Bielanko y Cia para asegurar una noche de magia y rock and roll. Pero es que además consiguen que te sientas entre amigos y eso es sólo privilegio de unos pocos. En su última visita no pude acudir a la cita por razones de peso pero confío en que haya otras ocasiones, espero que para presentar su próximo disco.